Breanna Stewart entiende su cuerpo

play
Breanna Stewart: cuerpo que narra una historia (1:56)

Entender la proporción de sus extremidades, ayudó a la carrera colegial y profesional de la hoy integrante del Seattle Storm. (1:56)

BREANNA STEWART
Delantera, Seattle Storm
Cuatro veces campeona de la NCAA
All-Star de la WNBA en 2017

Edad: 23
Estatura: 6-4
Peso: 185 libras (83,9 kg)

Como cuatro veces campeona de la NCAA y MOP de los Final Four en el torneo de la NCAA, medallista de oro en los Juegos Olímpicos y ahora integrante del equipo All-Star de la WNBA, Breanna Stewart ha estado fijando nuevos estándares de grandeza desde hace años. Ahora, ella agrega su presencia al Body Issue a su lista de logros. Todo forma parte de su esfuerzo por reclamar su voz – y su cuerpo – después de haber dado a conocer su potente historia de abuso sexual en octubre de 2017. Aquí está lo que tenía para decir sobre su trayectoria.

Realmente me abrí al mundo en lo que respecta a las cosas por las que he pasado en mi vida. [Posar en el Body Issue] es otra parte – ¡simplemente te quitas la bata y compartes todo lo demás! Parece ser el momento adecuado.

Cuando realmente me enamoré del básquetbol, me di cuenta que era capaz de hacer muchas de las cosas que requiere este deporte. Y comprendí que no había muchas jugadoras que pudieran hacerlo. Quería ser la mejor. Quería ganar y ser la mejor jugadora que pudiera ser.

Mi envergadura es 7-1 (2.12 m). Cuando estaba en la secundaria, en un evento de básquetbol nacional, midieron mi envergadura..Generalmente, se supone que debes tener la misma longitud que tu estatura. Pero en mi caso no es así. Yo mido 6-4 (1.90 m) ¡y eso es 9 pulgadas (23 cm) más!

Mis brazos son tan largos, que conseguir ropa es muy difícil. Ahora me las arreglo mucho mejor, pero muchas veces debí usar mangas de tres cuartos. Compras prendas con mangas tres cuartos, las arremangas y lo haces aparecer como si fuera normal.

Cuando estaba en octavo grado, me pusieron el apodo de 'Bean'. Lo hizo una de las mayores del equipo. Me llamó 'Bean' porque dijo que parecía una habichuela verde. Y ciertamente me definía – yo era realmente delgada en ese entonces.

Cuando estaba en tercer año, ya medía 6-4 (1.90 m) y había dejado de crecer. Allí fue cuando me adapté a mi cuerpo. Se trataba de comprender cómo usar mi longitud, cómo hacer que todo funcionara al mismo tiempo en el campo de juego. Al mismo tiempo, mejoré mi 'dribeo', y los lanzamientos. Así que eso hizo que fuera más fácil encontrar mi actual manera de lanzar con tanta puntería.

Cuando crecí, quería ir a la universidad de North Carolina. Yo veía principalmente juegos de básquetbol masculino, y ellos ganaron el torneo de la NCAA y me encantaban sus colores. Pero cuando comencé a hacer visitas, y conocí a UConn, sabía que allí era donde debía estar. Cuando hice la visita, comprendí que no había otro lugar como ese – y yo quería ser la mejor. Quería ser la mejor y allí iba a ser motivada y presionada más intensamente. Y resultó bastante bien.

El éxito que tuve en UConn – no se podría pedir algo mejor. Perdimos solo cinco juegos y ganamos cuatro campeonatos nacionales. Al ingresar a la WNBA, las cosas se pusieron mucho más difíciles porque nuestra franquicia todavía está tratando de volver a la senda correcta. En mi primera temporada, nosotros perdimos unos 19 juegos, y yo pensaba, "Guauu. Esto no puede estar sucediendo". Se trataba de aclimatarme a otro nivel de juego. El nivel profesional es diferente al universitario. No hay muchos equipos, pero el talento está presente y todas las noches son muy duras.

Es mucho jugar dos temporadas por año. Esa fue la razón por la que fui a China, porque terminamos antes que cualquier otro. Tengo dos meses antes de que comience la temporada de la WNBA. Se necesita ese tiempo para que tu cuerpo se relaje, y tu mente el descanso y la recreación que necesita. Ya sea que dispongas de ese tiempo entre una temporada y otra o que tengas que creártelo, es muy importante.

He invertido mucho en mi cuerpo porque quiero aprovechar mi tiempo como jugadora profesional de básquetbol al máximo. Invertí mucho tiempo y cuidado en mi cuerpo, porque sé que si mi cuerpo está bien preparado, voy a salir a jugar bien.

Haber pasado por todo lo que pasé en mi vida – te hace más fuerte, sin duda. Creces muchísimo. Me ayudó a comprender qué es lo que quiero hacer con mi vida y el hecho de que no dejaré que ninguna cosa me afecte en lo que trato de conseguir.

Espero que lo que las personas perciban en estas fotos sea solo el hecho de que realmente he crecido. Me he abrazado a mi misma, por ser alta, comprendiendo a mi cuerpo y a la historia que tu cuerpo refleja. Tengo una historia y espero que las personas puedan apreciarla.