Habitantes de Calgary rechazan Juegos Olímpicos de Invierno 2026

Alexander Hassenstein/Getty Images

Toronto - Los habitantes de Calgary han rechazado en un plebiscito presentar la candidatura de la ciudad canadiense para organizar los Juegos Olímpicos de Invierno 2026.

Según los datos provisionales de la votación dados a conocer hoy, de las 304.774 personas que participaron en el plebiscito, 171.750 votaron en contra de la propuesta, un 56,4 %, y 132.832 a favor.

En las elecciones municipales del año pasado, votaron un total de 387.582 personas, el 58 % del censo.

Aunque la votación no es vinculante, tanto el Gobierno canadiense como el de la provincia de Alberta habían condicionado proporcionar apoyo financiero para la celebración de los Juegos Olímpicos a que los habitantes de Calgary apoyasen de forma mayoritaria la candidatura.

Tras conocerse el resultado de la votación, Scott Hutchenson, presidente de Calgary 2026, el comité que ha presentado la candidatura de la ciudad, declaró estar "decepcionado con el resultado" pero dijo que "por supuesto" respetará el proceso democrático.

El alcalde de Calgary, Naheed Nenshi, que había expresado su apoyo a la candidatura olímpica de la ciudad, también aceptó el resultado.

"El pueblo ha hablado, y lo ha hecho en grandes números. La gente ha hablado de forma clara. Y es muy evidente la dirección que tenemos que tomar", declaró.

El grupo NoCalgaryOlympics, opuesto a la candidatura de la ciudad, había expresado su rechazo a los Juegos Olímpicos por el elevado coste de celebrar la competición internacional.

Calgary 2026 ha estimado que la organización de la competición costaría 5.100 millones de dólares canadienses (unos 3.900 millones de dólares estadounidenses).

De esta cifra, algo más de la mitad, unos 2.875 millones de dólares canadienses (2.185 millones de dólares estadounidenses) procederían de fondos públicos del Gobierno federal, el Gobierno de la provincia de Alberta y la ciudad de Calgary.

Pero NoCalgaryOlympics cree que las cifras reales serían mucho más altas y dejarían a Calgary con una sustancial deuda.