Una nueva voz de coach es lo que Nadal necesita en esta etapa

Durante años, uno podía ver crecer a aquel muchacho robusto de Mallorca, pero fue en 2003 cuando realmente llegó.

En el evento de Hamburgo, de la Serie Masters, Rafael Nadal venció a Carlos Moya, que ocupaba el puesto N° 4 del ranking, por 7-5, 6-4. Él tenía a Moya, un mallorquín igual que él, como ídolo, y se le caían las lágrimas cuando se acercó a la red para estrechar su mano.

“Hombre, lamento haberte ganado”, le dijo Nadal a Moya.

“Es normal, será la primera de muchas veces que lo hagas”, respondió Moya, vislumbrando el futuro.

Casi 15 años más tarde, por primera vez desde que era un niño de 4 años, Nadal tendrá una nueva voz de entrenamiento y una segunda opinión. Será la de Moya, que ganó el Abierto de Francia en 1998 y el año pasado ayudó a entrenar a Milos Raonic para llegar al puesto N° 3 del ranking.

Previamente, Toni, el tío de Rafa había sido el único entrenador de Nadal pero, después de ganar 14 títulos de Grand Slam en singles, los últimos dos años han estado llenos de lesiones y decepciones.

¿Podrá Moya ayudar a Nadal a recuperar su estilo de juego personal, masivo y muscular? ¿Será posible verlo ganar un increíble décimo título en Roland Garros?

Ninguno de nuestros expertos quiso aventurarse tanto, pero todos creen que Moya tiene la habilidad necesaria para ayudar a que Nadal vuelva a ser competitivo.

Desde luego, es difícil que tenga peores resultados que los que obtuvo recientemente. Los últimos seis resultados de Nadal: 2a ronda, 3a ronda, 1a ronda, 3a ronda, no jugó, 4a ronda.

Paul Annacone, analista de Tennis Channel, ha tenido una habilidad especial para acompañar a los campeones veteranos en su tramo final. Estuvo con Pete Sampras cuando ganó su 14º y último torneo máximo en el Abierto de los Estados Unidos de 2002. Annacone fue entrenador de Roger Federer durante tres años, desde 2010 a 2013 y llevó al veterano de 30 años a ganar dos títulos de fin de año del Circuito Mundial de la ATP, a retornar al puesto N° 1 del ranking y a ganar un séptimo campeonato de Wimbledon.

“Me gusta la decisión que tomó”,dijo Annacone a ESPN.com. “Ellos han sido amigos durante mucho tiempo, y Carlos ha sido su modelo. Pero una de las cosas más difíciles de medir es el impacto de un entrenador, particularmente con los grandes jugadores.

“El aporte más importante de un entrenador que ha estado en ese entorno es una mejora del tres o cuatro por ciento en algo -- en el momento más importante. Esa es la diferencia entre jugar para ganar un título importante y quedar eliminado en la cuarta ronda”.

Nadal se mantuvo relativamente sano durante 2015, pero lo mejor que pudo hacer en los Grand Slams fue lograr un par de lugares en los cuartos de final, en el Abierto de Australia y en el Abierto de Francia. La temporada 2016 sobre canchas de arcilla comenzó bastante bien, con títulos consecutivos en Montecarlo y Barcelona, pero luego de ganar sus primeros dos partidos en París, Nadal se retiró antes de la tercera ronda. Fue su estadía más breve en Roland Garros y la culpable, una lesión en su muñeca derecha, lo obligó a renunciar a Wimbledon.

Las desalentadoras exigencias físicas de su juego de golpes intensos han forzado ahora a Rafa a dejar de lado por lo menos un torneo de Grand Slam de los cuatro, en las últimas cinco temporadas. La fastidiosa lesión de la muñeca lo forzó a dar por terminada su temporada en octubre último.

Después de una larga recuperación y seis semanas de trabajo de acondicionamiento físico en su casa de Mallorca, Nadal reapareció hace unas semanas en Abu Dhabi. El Campeonato Mundial de Tenis de Mubadala no es un evento oficial reconocido por la ATP, pero usualmente presenta un conjunto de fuertes jugadores. De manera impresionante, Nadal derrotó a Raonic, ubicado en el puesto Nº 3 del ranking, al Nº 10 Tomas Berdych y al Nº 11 Goffin para ganar su cuarto título en esa sede.

Unos pocos días después, Nadal apareció en Brisbane, abrazando a un oso koala.

“Estoy feliz de haber vuelto a la competición nuevamente”, dijo Nadal a la prensa en Brisbane. “Me preparé tanto como fue posible en términos de rendimiento físico en la cancha. Muy entusiasmado por haber vuelto a competir. Abu Dahbi ha sido un buen comienzo. Necesito seguir así”.

Y eso fue lo que hizo en su primer evento formal de la temporada en Brisbane, al avanzar a los cuartos de final antes de perder contra Raonic en tres sets.

Brad Gilbert, quien será parte de la cobertura de ESPN del próximo Abierto de Australia (enero 16-29), fue entrenador de Andre Agassi, Andy Roddick y Andy Murray. El reservado ex profesional insiste en que Moya será de extraordinaria ayuda en lo que respecta a estrategia.

“Lo fue con Raonic, que jugó contra todos estos jugadores y estará allí todo el tiempo, dijo Gilbert. “Creo que lo ayudará en lo que respecta al servicio y a la precisión en su derecha. Y también en su segundo servicio.

“Probablemente mezcle algunos de los patrones que ha estado empleando a lo largo de los años”.

Mary Carillo, también ex profesional y analista de Tennis Channel, predice de manera similar cambios apenas modestos.

“Desde que Rafa era un niño, lo ha estado observando y se ha estado entrenando con él. Creo que Moya siempre ha estado en su equipo, así que no me parece que este sea un cambio grandioso o épico. Moya reconoció de manera temprana que el profesor había sido superado por su propio alumno”.

También Annacone predice que no habrá importantes cambios filosóficos.

“Carlos no le va a enseñar a Rafa a servir y a pegar voleas”, dijo Annacone. “Lo que puede decirle, en base a su gran experiencia es ‘Esta es la razón por la que creo que esto te serviría’. Esos son valores de experiencia que Rafa puede aceptar e incorporar. Hay que imaginarse cómo vendérselos. Los grandes jugadores son tan grandes. Uno tiene que estar muy seguro de que les está vendiendo algo que realmente funciona.

“Les atribuyo a Rafa y a su tío Toni un gran mérito por haber incorporado a Carlos. Escuchar las opiniones de una voz diferente, como la de Carlos Moya, o algún otro, es enormemente beneficioso”.

Cinco jugadores de ambos sexos -- Pete Sampras, Roger Federer, Chris Evert, Steffi Graf y Serena Williams -- han ganado un solo torneo de Grand Slam siete veces en la era del Abierto. Nadal ya ha reunido nueve títulos en Roland Garros, equiparándose al récord de Martina Navratilova en Wimbledon, en la era abierta.

¿Podrá llevar ese total a una cifra de dos dígitos?

“Él puede rendir mucho todavía en arcilla”, opinó Carillo. “A tenido una malísima experiencia en Wimbledon y después en el Abierto de Estados Unidos. Me anticipo a predecir que armará un programa de competición inteligente y tratará de colocarse en buena posición para lograr un 10º título en Roland Garros”.

Tal vez, cabría hacerse la pregunta más importante, ¿Rafa todavía cree que puede disputar un título en los Grand Slam?

“No puedo decirlo, porque como dije antes, no puedo predecir el futuro”, dijo Nadal. Así que no quiero decir cosas que no puedo decir -- porque no lo sé.

“Lo único que puedo decir es que si estoy sano, creo que puedo hacerlo. Si no, me quedaré en casa pescando”.