Los Golden State Warriors, muy superiores a los Mavs, se encaminan a su sexta Final en ocho temporadas

play
Warriors se acercan a las Finales de la NBA (2:29)

Golden State se impuso de visita a Mavericks y quedó a un triunfo de coronarse en el Oeste. (2:29)

DALLAS - Los Golden State Warriors vencieron 109-100 a los Dallas Mavericks y parecen más cerca que nunca de volver a las Finales, donde estuvieron cinco años consecutivos antes de que llegara la pandemia.

Los Warriors parece que juegan sueltos y sin presión en casa o como visitantes; en este caso en una repleta arena del American Airlines Center de Dallas, que recibió 20,813 aficionados, que en su mayoría al final parecían ya resignados a despertar del sueño de Finales NBA, con sólo el objetivo de evitar la barrida el martes.

Ningún equipo en la historia de la postemporada NBA se ha levantado para ganar una serie en la que estuvieron abajo 3-0.

"Un juego a la vez", dijo el guardia de Dallas Jalen Brunson. "Plano y simple, un juego a la vez, es todo lo que tenemos. Debemos levantar nuestro juego en el tercer periodo, agarrar nuestros rebotes y cuando las cosas se ponen difíciles tenemos que seguir juntos, como hemos hecho todo el año".

GOLDEN STATE WARRIORS

1.- Hay momentos en que los Warriors parecen imparables y hasta cuando atraviesan por sus momentos más complicados han parecido superiores a los Mavericks en la mayoría de los aspectos trascendentes del juego; estadísticos e intangibles.

Stephen Curry lideró el domingo a los Warriors con 31 puntos y 11 asistencias. Klay Thompson anotó 19 puntos, pero su defensa fue casi impenetrable a lo largo de toda la duela.

Golden State de nuevo se despegó en el tercer periodo, como ha sido toda la serie. En el Juego 3, ganaron 30-21 ese cuarto para convertir una desventaja de un punto en 10 sobre Dallas al comenzar el último periodo.

2.- Los jugadores de rol, los de la rotación habitual de juego, que distan de ser las estrellas, se están comportando como tales para los Warriors. Andrew Wiggins tuvo otra gran noche, que incluyó 27 puntos y 11 rebotes. Como si fuera poco, clavó un balón en el aro sobre Luka Doncic, que se convertirá en un clásico y terminó por prender a su equipo.

Kevon Looney hizo de nuevo lo que quiso abajo del tablero con 12 rebotes, ya sea contra Dwight Powell, Maxi Kleber o Davis Bertan. Además anotó 9 unidades.

Jordan Poole salió del American Airlines Center con otros 10 puntos, de los cinco Warriors que estuvieron en dobles dígitos ofensivos y seis que ganaron al menos cinco rebotes.

play
1:56

Andrew Wiggins y su enorme aporte en el juego 3

Mas allá de la volcada espectacular sobre Luka Donkic. El canadiense promedia ante Dallas 20.7 puntos, 7.0 rebotes y 3.7 asistencias por juego. Aquí te mostramos sus mejores jugadas en el último partido.

3.- Los Warriors son los mejores cerradores de series que ha habido en la NBA bajo el mando de Steve Kerr, quien es el segundo entrenador que suma 11 series de postemporada con ventaja de 3-0 y está a un triunfo probable el martes de avanzar a sus sextas Finales en las últimas ocho temporadas.

Además, la marca de los equipos que estuvieron 3-0 en playoffs es 146-0. Así que el panorama luce bastante positivo para Golden State, en especial si siguen dominando la segunda mitad de los juegos como han hecho.

Los Warriors tienen +332 puntos en el tercer periodo bajo el mando de Kerr en el tercer periodo de postemporada; el cuarto mayor diferencial para cualquier equipo con un solo entrenador y son quintos en el último cuarto.

LOS DALLAS MAVERICKS

play
2:25

NBA Finales del Oeste - Las mejores clavadas del juego 3

Repasamos las 8 volcadas más espectaculares que nos regalaron Warriors y Mavericks en el partido disputado en Dallas.

1.- Los Mavericks olvidan el juego de equipo: Doncic igualó el domingo la desafortunada marca de más juegos con al menos 40 puntos, pero que resultaron en derrotas (3) en postemporada.

Doncic anotó 21 de sus puntos en el último periodo de una segunda mitad que perdieron 63-51. Sin embargo, los Warriors superaron a Dallas por 19 puntos cuando el esloveno estuvo en la cancha.

Spencer Dinwiddie (26) y Brunson (20) fueron los únicos que en realidad cooperaron en el marcador para Dallas. Salvo Brunson, el resto de la alineación titular anotó 12 puntos. Y más allá de Dinwiddie, la banca marcó otros dos puntos. Así es imposible derrotar a los Warriors.

2.- Falta presencia y físico: Abajo del tablero Powell y Kleber siguieron inexistentes como toda la serie para los Mavericks. Los dos se combinaron para tres puntos y cuatro faltas en tres minutos sobre la duela entre ambos.

Los Mavericks fueron superados por 14 rebotes, 12 puntos sobre la pintura y, peor aún, 14 puntos en segundas oportunidades porque falta agresividad y físico en Dallas. Ya sea con alineación "grande" o "pequeña", los locales nunca encontraron, el domingo, igual que toda la serie, de imponerse en los momentos trascendentes.

Reggie Bullock terminó si puntos en 10 disparos al aro.

3.- A jugar sueltos el que puede ser el final: Si Dallas pretende evitar la barrida, tiene que aprovechar los momentos bajos de los Warriors para sacar ventaja, defenderla y aprovechar todo lo que tengan a su alcance, sin regalar nada.

El domingo, por ejemplo, los Mavericks enviaron 34 veces a la línea de tiros libres a Golden State, que resultaron en 27 de sus 109 puntos... En el segundo cuarto, hubo un punto en el que Warriors sólo encestaba el 12 por ciento de sus triples y Dallas nunca sacó una ventaja de dobles dígitos a la ofensiva, para hacer "colchón" porque en algún momento los tiradores rivales van a comenzar su ritmo.

Los Mavericks tienen que jugar sueltos y sin presiones el martes en su arena en su serie que ya parece definida, incluso hasta para ellos mismos.

"Esta es una gran lección para nosotros", dijo Doncic al final del partido. "Este no es el final. Este es apenas el principio".