Noche histórica y sin puntería para los Brooklyn Nets

play
Knicks vencieron fácilmente a unos erráticos Nets (1:14)

Julius Randle totalizó 33 puntos y ocho rebotes en el duelo que los de Nueva York ganaron 94-82 a los de Brooklyn, quienes tuvieron el peor desempeño con el disparo que se haya visto durante esta temporada en la NBA. (1:14)

NUEVA YORK - Hubo momentos, después de la derrota, en que Spencer Dinwiddie se metió en medio de una multitud de reporteros y diseccionó cada error que cometieron los Brooklyn Nets. Hubo momentos en los que frunció el ceño, suspiró decepcionado y respondió cortante preguntas.

Sin embargo, después de la derrota del jueves por 94-82 ante los New York Knicks, Dinwiddie no pudo evitar sonreír.

"Estábamos muy, muy mal", dijo Dinwiddie. "Ridículamente mal. Jugamos muy mal. Probablemente históricamente mal".

De hecho, los Nets habían disparado históricamente mal. No solo fueron 82 puntos, los Nets terminaron disparando sólo 26.9 por ciento desde el campo, el peor porcentaje de tiro de cualquier equipo desde enero de 2012. El único otro equipo que disparó menos del 30 por ciento en un juego esta temporada fueron los Chicago Bulls cuando tuvieron 29.9 por ciento en una derrota ante los Toronto Raptors el 26 de octubre.

Y se pone peor...

Según Elias Sports Bureau, los ocho tiros de campo de 2 puntos de Brooklyn fueron los menos marcados por un equipo en cualquier juego desde 1950, cuando los Fort Wayne Pistons y Minneapolis Lakers acertaron cuatro tiros de campo. Ese juego entre Lakers y Pistons se hizo famoso por su puntaje final de 19-18.

"Todos estábamos buscando nuestra oportunidad", dijo Jarrett Allen. "Podríamos haber movido más la pelota, pero al final del día estamos todos frustrados".

El juego se puso feo desde el principio. Brooklyn construyó una pequeña ventaja, pero luego los Knicks tuvieron una carrera de 15-2 y rápidamente construyeron una diferencia de dos dígitos sobre los Nets. Al medio tiempo, Brooklyn estaba abajo por cuatro. Los Knicks salieron del descanso en una carrera de 16-4. Para el tercer cuarto, los de New York habían construido una diferencia de 20 unidades.

New York lideraró hasta por 23 puntos. Cuando se le preguntó cómo era posible que los Nets permitieran que un equipo que habitaba en el fondo apagara cualquier flujo ofensivo, Dinwiddie se encogió de hombros.

"Jugamos con demasiado ponche de huevo", dijo. "No sé qué más decirte".

Quizás el óxido jugó un factor. Después de todo, los Nets no habían jugado desde el 21 de diciembre. El único punto brillante para Brooklyn fue que mantuvieron a los Knicks en 94 puntos, el tercer número más bajo que Brooklyn ha permitido en un partido de esta temporada. Julius Randle lideró a los Knicks con 33 puntos. La derrota rompe una racha perdedora de tres juegos para los de la Gran Manzana.

"Simplemente nos superaron, simple y llanamente", dijo Atkinson.

Los Nets están a punto de embarcarse en un duro viaje por carretera en la Conferencia Oeste, frente a los Houston Rockets, Dallas Mavericks y Minnesota Timberwolves antes de regresar al Barclays Center.