Joel Embiid cumple con su palabra: se divierte, domina y fija marca personal

PHILADELPHIA -- Luego de un triple de Trae Young con un segundo por jugar en el tercer periodo, los Atlanta Hawks vencían 92-91 a los 76ers, que perdieron una ventaja de 21 puntos y comenzaron a ser abucheados mientras se dirigían a la banca.

Fue entonces que Joel Embiid tomó el control y restableció el orden.

Gracias a un brillante cuarto periodo en el que anotó 22 puntos por sólo 20 de los Hawks, Embiid fijó una marca personal con 49 puntos, además de registrar 14 rebotes, tres asistencias, tres robos de balón y un bloqueo en 36 minutos en la duela para guiar a los Sixers a vencer 129-112 a Atlanta.

“Todos vamos a ver los números y esto y aquello, pero el asunto aquí es este: cuando (Joel) sale a jugar con esa energía, esa mentalidad, hace trabajar a quienes recopilan estadísticas y ganaremos muchos juegos”, dijo Brett Brown, coach de los Sixers.

Mientras Philadelphia no cuenta con Ben Simmons, quien, indicó el equipo, estará fuera de acción indefinidamente, los Sixers necesitarán más actuaciones como la del lunes por la noche de Embiid.

Desde que anunció que volvería a “hacer y decir lo que deseara” tras una victoria sobre los LA Clippers en el último juego de los Sixers antes del Juego de Estrellas, Embiid ha registrado tres actuaciones importantes en fila en Philadelphia.

Embiid registró 26 puntos y nueve rebotes en aquél duelo ante Clippers, sumó 39 puntos, 16 rebotes, dos asistencias, dos bloqueos y dos robos en el triunfo en tiempo extra sobre los Brooklyn Nets el pasado jueves y tuvo su dominante actuación ante Atlanta.

Mientras Embiid destruía a los Hawks, lo hizo con la misma actitud a la que ha acostumbrado a la NBA desde hace tres temporadas, antes de bajar un poco el perfil en la primera mitad de la actual campaña.

Ante Atlanta, Embiid solicitó varias veces a la afición que se pusiera de pie. Luego de una importante clavada en el cuarto periodo, flexionó el brazo y mantuvo la pose mientras regresaba de espaldas a su lado de la duela y luego de encestar un triple con 32.2. puntos por jugar, hizo el gesto de querer escuchar a la afición, que ya lo ovacionaba.

“Dije que regresaría a divertirme y la diversión viene en distintas formas. No siempre tengo que estar sonriendo o riendo. Puedo divertirme sólo dominando el partido”, recalcó Embiid.