Lakers, obligados a vencer a los Clippers para aspirar al campeonato

play
La batalla de los MVP liderada por 'El Rey' que llegó a los 34.000 puntos (1:22)

LeBron James en su duelo contra Giannis Antetokounmpo, registró 37 tantos y pasó la barrera de los 34.000 tantos en su carrera NBA. Giannis quedó con 32 unidades en la derrota de los Bucks ante Lakers. (1:22)

No existe un juego de la NBA que se deba ganar en marzo, pero si Los Angeles Lakers van a alcanzar sus objetivos de campeonato esta temporada, tendrán que comenzar a vencer a LA Clippers.

Es por eso que el juego estelar del domingo en el Staples Center (3:30 pm ET en ABC), oficialmente un juego en casa de los Clippers, pero los Lakers han tenido pocos juegos verdaderos de visitante en cualquier lugar, es uno de los más atractivos que quedan en el calendario de la temporada regular. Los coinquilinos vuelven a jugar el 9 de abril en un juego reprogramado, pero es la tercera noche de una raro ‘back-to-back-to-back’ de los Lakers, así que no cuentes con que sea representativo.

Con eso en mente, es importante tener en cuenta que los Clippers han estado compilando victorias de un tipo u otro sobre los Lakers desde julio. La lista incluye: Kawhi Leonard eligiendo a los Clippers en la agencia libre, una victoria de 112-102 en la noche inaugural con Leonard anotando 30 puntos y superando a LeBron James y Anthony Davis sin Paul George, y un triunfo de los Clippers 111-106 el Día de Navidad cuando George sí jugó. Leonard anotó 35 puntos en ese juego, nuevamente superando a James y Davis.

En la fecha límite de cambios en febrero, los Clippers adquirieron a Marcus Morris cuando ambos equipos de Los Ángeles presentaron ofertas a los New York Knicks. Eso fue seguido rápidamente por Reggie Jackson asegurando un ‘buyout’ de los Detroit Pistons. Ambos equipos de Los Ángeles volvieron a competir por los servicios de Jackson, y los Clippers fueron nuevamente los ganadores. Estas victorias no le ganan nada a los Clippers en el marcador real. No se trasladan a una posible serie de playoffs en mayo.

"Una victoria no significa un campeonato de Los Ángeles", dijo Leonard en Navidad. "Ambos equipos tienen sus ojos en el premio más grande".

Pero decir que no importa tampoco es exacto

Por ejemplo, hay una historia que ha ganado cierta notoriedad en los círculos de la liga. A última hora de la noche del 5 de julio, cuando el agitador principal de los Clippers, Patrick Beverley, descubrió durante el Las Vegas Summer League que su equipo había conseguido a Leonard y George, fue a un comedor privado donde James estaba comiendo. A regodearse.

"Ya casi se acabó para ustedes", dijo Beverley a James, volviendo a contar la historia en The Woj Pod el mes pasado. "Me divertí con eso. Y lo dije en serio desde el fondo de mi corazón".

Leonard y George no hablan ese tipo de charla, pero no se puede confundir la animosidad en desarrollo. Se volvió un poco más salado cuando los Clippers superaron una ventaja de 15 puntos sobre los Lakers en Navidad para ganar el último enfrentamiento, coronado por el robo de Beverley al final del juego cuando golpeó la bola fuera de las manos de James y aseguró la victoria.

Ha habido rivalidades mucho más intensas en la larga carrera de James; durante mucho tiempo ha dicho que se desarrollan en los playoffs. Y los Clippers y los Lakers nunca se han visto en la postemporada. Como miembro del Heat, James jugó contra Leonard y los San Antonio Spurs dos veces en las finales, ganando una cada uno. Jugó y venció a los Indiana Pacers de George tres veces. En estos días, ha tenido enfrentamientos más intensos con los miembros de su propia plantilla: Rajon Rondo con los Boston Celtics y Dwight Howard con el Orlando Magic.

Hay un respeto saludable por las estrellas de los Clippers, pero no mucho vinagre.

Entonces, si bien esto es más una rivalidad proyectada que una real, pasa tiempo en el vestuario de cualquiera de los equipos y no hay ningún error en el deseo de ganar estos juegos. El Día de Navidad tuvo una gran elaboración. Y la rigidez y la intensidad mostradas en el juego contaron la historia. Ambas plantillas están llenas de veteranos que saben que, independientemente de dónde esté una rivalidad de franquicia, existe una gran posibilidad de que el representante del Oeste en las Finales de la NBA se decida por este enfrentamiento.

O, como dijo James: "Esto es a lo que se reducirá, creo, al final del día".

Desde el punto de vista de los Lakers, en la noche de apertura, James y Davis todavía estaban trabajando en su química. Se evidenció cuando James buscó alimentar a Davis con fuerza en el poste y detuvo la ofensiva. Luego, el Día de Navidad, a James le molestó una ingle adolorida que pudo haber limitado su capacidad para conducir al canasto. No jugó su típico juego en ataque y no pudo conseguir cestas de alivio cuando los Clippers rugieron.

Las dos estrellas de los Lakers no mostraron lo mejor de sí en ninguno de los dos juegos, combinándose para disparar solo 39%. Con la suposición de que Leonard y George jugarían cerca de 40 minutos por partido en una posible serie de playoffs, los Lakers necesitan ganar la carrera de dos estrellas. Especialmente porque los Clippers tienen la banca de mayor puntuación en la NBA y superan las bancas de los oponentes por un promedio de 18 puntos por juego.

"Sabemos que nos comparamos con los mejores de la liga sin importar quién sea: gane, pierda o empate", dijo James. "Será una buena competencia".

play
0:30

Kawhi Leonard despacha a la defensa y consigue el doble

NBA: Los Angeles Clippers vs. Houston Rockets

Desde el punto de vista de los Clippers, apenas han tenido una plantilla completa y saludable durante toda la temporada. Su grupo actual a toda fuerza tiene marca de 10-0 y tiene gran impulso con Beverley y George recuperándose de problemas de lesiones a mitad de temporada. Traerán una racha ganadora de seis juegos el domingo, recién salidos de una gran victoria sobre los Rockets en Houston el jueves.

También han intentado posibles estrategias de playoffs contra los Lakers, encontrado cierto éxito, incluyendo jugar a Leonard como ala-pívot. Tienen marca de 2-0 y no creo que le hayan dado a los Lakers su mejor actuación todavía.

Quizás eso llegue el domingo.

Todo esto es una historia que los Lakers necesitarán revertir. Tal vez estén preparados para hacerlo con James en medio de su mejor tramo de la temporada: está disparando 56.8% y ha aumentado su promedio de puntuación en cuatro puntos por juego desde el All-Star Break, a medida que los Lakers llegan al juego del domingo con siete victorias en sus último ocho juegos.

Los próximos años en la NBA podrían estar definidos por quién controla Los Ángeles, y este promete ser el capítulo más interesante hasta el momento.