Vistazo a la emoción e incertidumbre cuando los jugadores de la NBA regresan a las instalaciones

play
Lo mejor de la temporada de Damian Lillard (1:53)

Un repaso a las jugadas más destacadas del base de los Blazers en lo que va de temporada en la NBA. (1:53)

DAMIAN LILLARD nunca ha ingresado al centro de entrenamiento de los Portland Trail Blazers a través de la entrada de los medios, pero no hay nada natural este 8 de mayo, la primera vez que ingresa a las instalaciones desde que la NBA cerró el 20 de marzo debido a la pandemia de coronavirus.

Con una máscara, Lillard entra en un área de registro improvisada, donde un miembro del personal de salud y rendimiento apunta un termómetro infrarrojo sin contacto para controlar su temperatura. A continuación, Lillard vacía sus bolsillos (teléfono, llaves del auto, billetera) y los guarda en una bolsa ziplock. Luego se lava las manos en el baño de los medios, después de lo cual se le presentan un par de guantes. Todo el proceso se siente más como prepararse para una cirugía en vez de una sesión de entrenamiento de 90 minutos.

Lillard normalmente iría al vestuario, pero el santuario interior de los jugadores está fuera de límite por el futuro previsible. En esta nueva rutina, Lillard camina inmediatamente a la cancha asignada, donde su equipo lo espera junto con un estante que contiene solo dos pelotas de baloncesto, una toalla, agua y Gatorade.

Geoff Clark, el principal entrenador físico de los Blazers, diseñó este programa estricto y reglamentado para cumplir con el protocolo de reapertura de la NBA. Cuatro jugadores pasarán 90 minutos cada uno en el centro de prácticas a una hora determinada, cada uno de los cuales tendrá una rotación para asegurarse de que no entren en contacto entre sí. Por ejemplo, solo un jugador puede estar en la sala de pesas o en el área de terapia a la vez.

Los Blazers estuvieron entre los primeros dos equipos de la NBA en regresar a las instalaciones hace tres semanas, cuando aparecieron ocho de sus jugadores en la lista. Desde entonces, la mayoría de la liga ha seguido su ejemplo: los Dallas Mavericks abrirán su gimnasio el jueves, dejando solo a los Boston Celtics, Chicago Bulls, Detroit Pistons, Golden State Warriors, New York Knicks, San Antonio Spurs y Washington Wizards sin abrir. Los desafíos y las alegrías que los Blazers han estado experimentando podrían ser guías para el resto.

En el día 1 de la reapertura, Lillard obtiene el espacio de las 10:30 a.m. y comienza su sesión con el entrenador asistente de los Blazers, Nate Tibbetts. Lillard ha trabajado con Tibbetts más de 1,000 veces en los últimos siete años, pero nunca antes Tibbetts había usado una máscara y guantes en la cancha.

Lillard ve a su compañero de equipo CJ McCollum pasar por su rutina con el entrenador de desarrollo de jugadores de los Blazers, Jon Yim, pero los compañeros de cancha trasera no tendrán la oportunidad de ponerse al día, al menos no cara a cara. Existe una regla cardinal: un jugador, un entrenador, una canasta.

Luego, por primera vez en lo que parece una eternidad, Lillard comienza a recitar sus grandes éxitos: los tiros a larga distancia, las flotadoras, en fin, el repertorio que lo convierte en Damian Lillard.

"Toda la primera semana fue como un soplo de aire fresco", dice Lillard. "En cierto nivel, fue emocionante. Finalmente volviste a la cancha y volviste a ver las caras de todos".

En un día típico sin juego, Lillard podría quedarse después de su entrenamiento, pasar el rato con sus compañeros de equipo, disfrutar de la sala de vapor, comer algo en la cafetería, tal vez hacer algo de cardio en la trotadora Alter G anti-gravedad. Pero no hoy. La bocina suena al mediodía para que pueda ingresar el siguiente grupo, porque solo cuatro jugadores pueden estar en las instalaciones a la vez. Además, las áreas húmedas de la instalación están prohibidas durante el periodo de reapertura, por lo que ni siquiera se le permite ducharse.

Con la ropa sudada pegada a su cuerpo, Lillard sale al mediodía por la puerta principal para evitar al siguiente grupo mientras se dirige a su auto. El estacionamiento es un lugar popular para que los jugadores y el personal conversen. Para desalentar eso, ahora se debe dejar un espacio vacío entre cada vehículo.

Aunque el entrenamiento de Lillard es abreviado y restringido, finalmente puede liberar la energía acumulada mientras estuvo fuera del gimnasio durante casi dos meses. El regreso para Lillard y sus compañeros de equipo viene con la anticipación de lo que él espera que sea más baloncesto por delante, pero también con cierta desorientación.

"Hay tantas cosas que nunca nos damos cuenta o apreciamos hasta que nos quedamos sin ellas", confesó Lillard. "Pero aún así, fue bueno estar de regreso".

MÁS: ¿Podría la NBA regresar esta temporada? Qué saber sobre el concepto de burbuja

play
1:14

Doris Burke aboga para que la NBA reanude temporada solo con equipos de 'playoffs'

La analista de básquetbol de ESPN manifestó que la liga debería evitar exponer a las menos personas posibles.

PARA LOS JUGADORES que trabajan en una instalación de la NBA, es una oficina, un club de salud, un refugio del resplandor de la atención pública, incluso un centro de servicio social donde se abordan sus necesidades diarias, materiales, físicas y emocionales. Para los Blazers, también es una casa club donde un equipo que ha logrado una cohesión particularmente fuerte durante la era de Lillard desarrolla ese espíritu de cuerpo.

"La instalación de práctica es un hogar lejos del hogar", comenta McCollum. "Probablemente pases más tiempo allí que en cualquier otro lugar. Para muchos de nosotros, es realmente terapéutico. Es donde encuentras tu equilibrio general en la vida. Mucha gente carecía de eso y tuvo que encontrar ese equilibrio de otra manera".

Para todas las formas en que la reapertura de mayo ha permitido a los jugadores volver a armar la estructura que perdieron cuando se suspendió la temporada, las restricciones limitan el verdadero beneficio de la instalación: la formación de equipos.

"[La instalación] es el lugar donde se construye la cultura", explica Lillard. "Es gratificante estar en ese entorno. Es parte del equilibrio de nuestras vidas y uno cuenta con eso. Pero en este momento, eso no está disponible, por lo que es difícil".

En algunos aspectos, el distanciamiento social coloca a un equipo cuyo capital social es su fortaleza en desventaja competitiva. Es difícil abrazar a los compañeros de equipo cuando deben pararse a cierta distancia.

"No veo cómo puedes hacerlo", dice Lillard, lamentando que la alegría de sentarse a comer con los compañeros de equipo después de la práctica todavía esté ausente. Ahora, a los jugadores se les ofrece un box lunch al salir por la puerta.

Mientras que los jugadores de los Blazers disparan al canasto, nunca más cerca de 6 pies uno del otro, Terry Stotts solo puede mirar a través de la pared de vidrio que separa su oficina de la cancha. Stotts, el cuarto entrenador en jefe con más tiempo en la NBA actualmente, no tiene permitido asociarse con sus jugadores en este momento. La liga ha determinado que las interacciones cara a cara entre un entrenador en jefe y jugadores en un centro de entrenamiento, o incluso hacer que un entrenador en jefe observe los entrenamientos, proporcionaría a un equipo una ventaja competitiva sobre los rivales cuyas instalaciones aún están cerradas.

"Una de las mejores cosas como entrenador es cuando tienes una relación con los jugadores", admite Stotts. "Pero esa relación se construye en la cancha".

Por ahora, Stotts se mantiene ocupado en su oficina. Aunque es muy poco lo que puede hacer específicamente por sus jugadores a medida que ingresan a las instalaciones, siente que es importante estar cerca.

Los 10 Blazers que viven cerca participan en los entrenamientos voluntarios en la semana después de la reapertura. Aunque no pueden sumergirse en una tina fría o molestarse entre sí en la sala de pesas, una nueva estructura se ha establecido en Portland.

PARA EL 15 DE MAYO, una semana después de la reapertura de los Blazers, la novedad de regresar a las instalaciones se ha desvanecido para Lillard. Si bien aún valora la oportunidad de obtener una parte de su trabajo, las restricciones se están volviendo onerosas y, sinceramente, simplemente extrañas.

"La segunda semana todos dicen: ‘Ok, esto es un poco extraño'", indica Lillard. "La emoción se fue y ahora es, '¿qué está pasando?'"

Nadie sabe exactamente qué está sucediendo, excepto que las muertes atribuidas a COVID-19 continúan aumentando - se informaron más de 1,500 por día del 12 al 14 de mayo en los Estados Unidos. Independientemente de las frustraciones que Lillard pueda tener sobre las restricciones impuestas a su entrenamiento, no tiene objeciones.

"No he tenido una experiencia personal con [COVID-19], pero sé lo real que es", dice Lillard. "No hay nada excesivo cuando ves el número de víctimas alrededor del mundo".

El día anterior, a todos los que trabajan diariamente en el centro de entrenamiento, incluyendo los jugadores, se les extrajo sangre para enviarla a los Laboratorios de la Clínica Mayo para el Estudio de Anticuerpos contra el Coronavirus. Los miembros del equipo de transmisión hicieron lo mismo.

Una mañana, Lillard realiza un conjunto de sus disparos de larga distancia, deslizándose desde la mitad de la cancha, atrapando un pase de las manos enguantadas de Tibbetts y luego lanzando la pelota con un movimiento fluido. Después de cada intento, Lillard retrocede a media cancha para comenzar la secuencia nuevamente, pero en una ocasión, él se desplaza detrás de la línea al espacio reservado para el joven grande Zach Collins.

"¡Ponte de tu lado de la cancha!" grita Collins, como todo un maestro de escuela. Es un momento raro de camaradería durante un periodo en que los compañeros de equipo, por diseño, están aislados unos de otros. Lillard sonríe y le dice a Tibbetts: "Si sigues el libro al pie de la letra, tiene razón".

Solo la tarea mundana de recuperar una pelota de baloncesto mientras se aleja se ha convertido en una comedia física en Portland. Gritando "¡BOLA! ¡BOLA!" es típicamente cómo un tirador garantiza la recuperación del balón en un gimnasio de práctica con varias canastas y más de una docena de compañeros de equipo y personal dispersos en dos canchas. Quien esté más cerca de la pelota la agarra y luego la arroja al tirador.

Pero en la era del coronavirus, todos en el gimnasio tratan el balón como si fuera una granada de mano. Puede rodar a pocos centímetros de los pies de un compañero de equipo, pero solo el jugador o entrenador a quien se le asigna la pelota puede tocarlo. Así es como un candidato a MVP, que gana casi $30 millones esta temporada, se encuentra corriendo detrás de una pelota rodante mientras esquiva cuidadosamente a cualquier persona en su camino.

Mientras tanto, Tibbetts y sus asistentes están aprendiendo el arte del payaso de rodeo. A medida que los jugadores trabajan en tiros y penetraciones al aro, un entrenador debe alejarse de su posición debajo de la canasta para mantener una distancia de seis pies. Y cada vez que un jugador toca el borde o el tablero, un miembro del personal del equipo debe subir por una escalera y limpiarlo después del entrenamiento.

Por esta razón, los Blazers se animan juguetonamente a disparar tiros a larga distancia.

LOS JUGADORES DE LA NBA son criaturas de hábitos, que siguen un estricto calendario de estaciones. En la era de la ciencia y el rendimiento deportivo, los jugadores adaptan su preparación para que su estado físico aumente en el momento oportuno. Cuando regresa a las instalaciones la semana después de Labor Day, un jugador sabe que el campo de entrenamiento comienza en tres semanas, con el primer juego de exhibición programado para dos semanas después. Prepararse para los playoffs requiere algo diferente.

A medida que los Blazers entran en su tercera semana de entrenamientos restringidos, están en el purgatorio, posiblemente más que cualquier otro equipo de la NBA. Cuando se suspendió la temporada el 11 de marzo, Portland estaba noveno en la Conferencia Oeste, tres juegos y medio detrás del No. 8 Memphis, que tenía uno de los calendarios restantes más difíciles.

Si se reanuda la temporada regular, los Blazers esperan tener su delantera titular de Jusuf Nurkic y Collins saludables por primera vez en más de un año. En efecto, el núcleo de un finalista de la Conferencia Oeste tomaría la cancha con la postemporada al alcance. Pero si la NBA finalmente decide programar solo un puñado de juegos para ajustar los equipos de playoffs rumbo a la postemporada, los Blazers probablemente serían una improbabilidad matemática para calificar.

Sin ningún tipo de certeza, los entrenamientos se han vuelto cada vez más difíciles. ¿Las sesiones no son más que entrenamientos fuera de temporada diseñados para mantener a los que se mueven a través de ellos en forma y en ritmo? ¿O son los preámbulos de un intenso campo de entrenamiento que está a solo unas semanas?

"En algún momento, sería bueno saber para qué estamos entrenando y cómo deberíamos estar entrenando", dice McCollum. "¿Estoy entrenando para enfrentar equipos de playoffs o estoy entrenando para una temporada que comienza en diciembre?".

Los Blazers están esperando ansiosamente el día en que puedan participar en un entrenamiento de contacto completo, cuando los compañeros de equipo y los entrenadores puedan encarar a un jugador en una penetración o poner una mano en la cara mientras retrocede para tirar. Esperan poder pasar el rato en un almuerzo, sacando teléfonos en el vestuario, compartiendo con un compañero de equipo en el estacionamiento y, más que nada, redescubrir la estructura que faculta a los jugadores de baloncesto de clase mundial.

"Veo el baloncesto como un escape", dice McCollum, "y es bueno escaparse de nuevo".