NBA playoffs: Desde lejos, viendo Lakers-Nuggets con el 'Barkley de Serbia'

play
Nuggets no bajan los brazos (2:08)

Los Nuggets saltaron a la duela con sentido de urgencia y Sebastián Martínez-Christensen nos relata cómo Denver logró cerrarles la puerta a Lakers en el último periodo para acercarse en la serie de las Finales del Oeste. (2:08)

Apenas cuatro minutos y 38 segundos en el segundo cuarto del Juego 1 de las finales de la Conferencia Oeste, la estrella de los Denver Nuggets, Nikola Jokic, se fue al banco después de haber cometido su tercera falta. Inmediatamente el equipo supo que sin su sabio de 7 pies en cancha, estaba en problemas.

A más de 5,000 millas de distancia, Dejan Milojevic, el entrenador serbio de Jokic, ya había llegado a esa conclusión concluido eso, mucho antes del cobro del árbitro. Milojevic había rastreado cuidadosamente a su antiguo alumno en su televisor de pantalla grande mientras Jokic realizaba el calentamiento previo al juego y notó, con algo de consternación, que los gestos del grandulón, mostraban signos inusuales de nerviosismo.

"Estaba nervioso", dijo Milojevic. "Es por eso que cometió tantas faltas. Lo vi pasar y pensé, 'Espero que no importe que vaya mal en la cancha, él se mantendrá tranquilo".

La aprensión de Jokic se palpaba en el salón del técnico serbio.

"Conozco su cara", dijo su entrenador. "Puedo decir lo que está pensando. Observé a estos tipos varias horas al día durante muchos, muchos años. Cuando veo su mirada, sé lo que significa".

Significó una paliza en el Juego 1 en el que Jokic registró solo 25 minutos plagados de faltas, seguido de una derrota desgarradora en el Juego 2 en el que Anthony Davis apagó las intenciones molestas de los Nuggets con un triple en el último lanzamiento. Aunque hubo mucho dolor por la falta de comunicación que le dio a Davis una apariencia limpia, las lamentables habilidades de Denver en el 'box out' y los tiros libres fallidos, Milojevic se sintió animado por lo que era tendencia en los minutos finales.

Jokic anotó los últimos 11 puntos del juego para su equipo y si no fuera por el triple ganador del juego de Davis, el centro poco ortodoxo habría sido la causa principal del triunfo.

"Sé que la gente está enojada por haber perdido", dijo Milojevic, "pero demostraron que pueden jugar contra estos Lakers. Su defensa fue excelente. Deberían tener mucha más confianza a este equipo".

Milojevic entrenó a Jokic desde el 2012 hasta el 2015 en Belgrado para Mega Basket (ahora Mega Soccerbet) y fue una gran influencia en perfeccionar las habilidades del centro para que pudiera cumplir su sueño de la NBA. Aunque el técnico tenía la certeza de que Jokic tenía el talento para triunfar, hubo muchos que se mostraron escépticos de que tuviera la disciplina personal para lograrlo.

"Escuché demasiado sobre 'No, Jokic, no puede hacerlo'", dijo Milojevic. "Dijeron: 'Mírenlo'. Lo hice y vi a alguien especial".

El célebre entrenador de Serbia habló con esta reportera de ESPN el martes, pero debido a que Serbia está seis horas por delante de Orlando, Florida (el Juego 3 comenzó a las 3 a.m. en la tierra natal de Jokic), Milojevic recibió una excusa especial para omitir el análisis del juego. Intentó permanecer despierto antes en los playoffs, pero cuando llegó el medio tiempo alrededor de las 4:30 a.m., dijo que inevitablemente se quedaría dormido durante el descanso. Ahora se acuesta a una hora normal y mira a primera hora de la mañana sin conocer los resultados, libre de comerciales.

Al igual que Jokic, Milojevic fue una vez un pívot serbio, un hombre robusto y de tamaño insuficiente cuyas hábiles habilidades y tenacidad en el cristal le valieron el sobrenombre de "El Barkley serbio". Era un jugador robusto que levantaba pesas en su cocina. No era reacio a salir a la cancha si se requería una presencia física. "Solo comencé a pelear si estaba defendiendo a alguien más", dijo.

Milojevic era conocido por su excepcional juego de pies, una habilidad que le pasó a Jokic. "Le mostré algunas cosas", dijo su entrenador, "y después de una semana, ya me había superado en habilidad".

El inusual conjunto de habilidades de Jokic es un testimonio de su creatividad. Sin embargo, Tim Connelly, jefe de operaciones de baloncesto de Denver, insiste en que las huellas digitales de Milojevic están por todo el juego de Jokic.

"He pasado tanto tiempo en innumerables gimnasios de todo el mundo, pero Dejan rápidamente se destaca como un entrenador completamente diferente", dijo Connelly. "No le está enseñando a Nikola a 'driblar, driblar, hacia el hombro izquierdo'. Es "regatear, regatear y alcanzar bajo el codo para disparar con la mano izquierda". No es un aprendizaje sencillo. Él está enseñando a sus muchachos a convertirse en jugadores únicos".

Jokic mostró paciencia en la cancha desde el momento en que tomó una pelota de baloncesto y prefirió compartir el balón en lugar de dominarlo. Nunca fue un espécimen cincelado, y Milojevic descubrió que podía soltarse fácilmente durante el acondicionamiento a menos que hubiera algo en juego.

"Todos nuestros ejercicios de acondicionamiento tuvieron ganadores y perdedores", dijo Milojevic. "Los hice lo más competitivos posible. Obtuve el mejor esfuerzo de Nikola cuando lo hice de esa manera.

"La gente siempre habla de Nikola y de si está en buena forma. Yo digo, 'Depende a lo que le llames buena forma'. Nikola es mucho más fuerte de lo que la gente piensa. Su cuerpo es ... ves lo que ves. La gente lo mira como si fuera un gordito, como si fuera un tipo gordo que no puede correr. Pero no es así. Si piensas eso, te golpeará".

Aunque Milojevic admite que no tenía idea de que Jokic se convertiría en un talento All-NBA, dice que siempre creyó que Jokic tenía una oportunidad debido a su voluntad de intentar casi cualquier cosa en la cancha de baloncesto. Naturalmente, eso vino con algunos ataques de indigestión. Al principio de su carrera, Jokic lanzó balas cruzadas sin mirar y trató de enhebrar la aguja con pases de rebote casi imposibles, con efecto retroceso. Su oferta de pases era variada: entre las piernas, detrás de la espalda e incluso hacia atrás sobre su cabeza, una maravillosa versión de la cual se dio a conocer en la victoria del Juego 7 de los Nuggets sobre los Clippers en las semifinales de la Conferencia Oeste.

Poco después de que los Nuggets reclutasen a Jokic, Connelly le expresó al gran hombre su decepción porque Jokic estaba siendo tan conservador. "Le pregunté a Nikola las razones por las que estaba pasando la bola como alguien común y me dijo: 'En Mega, hacía un pase sobre mi cabeza y de espaldas y podía seguir jugando. Si lo hago aquí y se traduce en pérdida de balón, me sientan en la banca".

Ese primer enfoque, confirma Milojevic, fue completamente acertado. "Cometió muchos errores cuando era más joven", dijo. "Tuve que corregirle muchas cosas. Estaba lanzando todos estos pases ridículos, y eso me volvía loco.

"Pero vi algo maravilloso, así que no quería enfocar su mente en los errores. Dejé pasar estas cosas para que pudiera crecer y aprender de ellas".

"Y ahora se destaca. Hay muchos grandes jugadores en la NBA, superestrellas, pero no muchos están mejorando a sus compañeros de equipo. Eso es todo lo que Nikola siempre quiso hacer. Disfruta de los pases más que de anotar. Eso es lo que lo distingue: la creatividad. Por eso cuando estaba lanzando la pelota por todos lados, no le dije, '¡No!' No muchos jugadores pueden hacer lo que él hace. Entonces, ¿por qué detenerlo?".

Las capacidades ofensivas de Jokic incluyen flotadoras, que utilizó para anotar la canasta inicial de Denver en el Juego 3, posteos de espalda al aro e incluso un tiro en una pierna (a menudo con el pie izquierdo), como la que hundió sobre Davis en el último minuto de la primera mitad el martes, lo que ayudó a que Denver sacara ventajas 63-53.

Últimamente, Jokic también ha lanzado algunas bombas de 3 puntos precisas y letales. Está lanzando casi 12 puntos porcentuales mejor desde 3 en estos playoffs (42,9%) que durante la temporada regular (31,4%). Sus acciones de pick-and-roll con su compañero de equipo Jamal Murray son pura poesía.
"Es muy difícil de marcar porque juega de una manera diferente a una velocidad diferente", dijo Milojevic. "Dispara desde el suelo, lo que significa que la defensa no tiene tiempo para reaccionar. La gente lo ve y dice: 'No puede saltar'". Pero lo que deberían estar diciendo es: 'Mira eso. Cuando juegas con los dos pies en el suelo, puedes soltar el balón más rápido y la defensa no tiene tiempo para reaccionar".

Milojevic está observando de cerca todos los partidos de los playoffs de la NBA, ya que espera unirse a las filas de entrenadores de la liga ahora que su hijo, también Nikola (que no lleva el nombre de Jokic, que tenía 7 años cuando nació el hijo de Milojevic), terminó la escuela secundaria y aspira para jugar béisbol universitario en los Estados Unidos. Milojevic disfrutó de una temporada en la liga de verano de 2018 con los Houston Rockets y se ha ganado un gran respeto en toda la liga.

"En tiempos normales, estaría con nosotros", dijo Connelly, "pero con la pandemia, hay desafíos únicos en términos de viajes y finanzas".

Mientras contempla su próximo movimiento, Milojevic intercambia regularmente mensajes de texto con Jokic después y, a veces, antes de cada juego. Durante la pandemia, Jokic asistió a una fiesta en Serbia para celebrar la carrera de Milojevic, quien había anunciado un año antes que dimitiría de Mega en 2020. Fue allí donde contrajo COVID-19. Su entrenador dio negativo en la prueba, pero todavía tiene un poco de culpa por el hecho de que otros se infectaron durante una noche para brindar por su éxito.

Jokic, que estaba asintomático, está en plena forma de playoffs, ansioso por poner una victoria en el libro mayor de los Nuggets. Los nervios, dice su antiguo entrenador, se han evaporado.

Antes de irse a dormir el martes, Milojevic predijo una victoria de los Nuggets en el Juego 3. La clave, dijo, era que Jokic siguiera siendo impredecible en cuanto a hacia dónde y a quién va la pelota.

Como anticipó el mentor de Jokic, Denver ganó 114-106. Los triples finales de Murray y una noche notable de Jerami Grant (26 puntos) frenaron una furiosa recuperación de los Lakers en el último cuarto. Jokic hizo su parte, aportando 22 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias. Milojevic dice que cree que lo mejor del gigante está por venir.

"Es el mejor pasador que he visto", dijo Milojevic, "así que por supuesto que estoy orgulloso. Sí, le mostramos ejercicios para mejorar su visión, pero no puedes practicar las cosas que él hace. Son diferentes, como él".