NBA Playoffs: La importancia del juego 4 en las Finales del Oeste

play
Hay que apreciar a Jamal Murray como se debe (1:50)

La forma en que la estrella de los Denver Nuggets ha impactado para tener a su quinteta en la búsqueda del pase a las Finales de la NBA, es motivo de análisis para Sebastián Martínez. (1:50)

Los playoffs de la NBA continúan su marcha para definir a los dos equipos que tengan el honor de definir el nuevo campeón. Mientras en la conferencia del Este, Miami Heat dio ante Boston Celtics un golpe que pudiera ser definitivo a la hora de encaminarse a las Finales de la NBA, en el Oeste, Denver Nuggets y Los Angeles Lakers comienzan con la cuenta regresiva para el trascendente cuarto juego de la serie.

Lakers lidera el enfrentamiento 2-1 pero no sin sufrir bastante para lograrlo. Solo en el primer juego se vio un claro dominio de parte de LeBron y Cía, pero en el segundo necesito un triple milagroso de Anthony Davis para solidificar la ventaja y las posibilidades de controlar la serie a voluntad. En el tercer encuentro cambió algo más que el resultado final. Las tareas de Jamal Murray, Nikola Jokic y, especialmente, Jerami Grant, le permitieron a Denver convencerse de que pueden dar batalla y enviarles un mensaje a sus rivales: “no tan rápido, que estamos dispuestos a todo”.

En una serie al mejor de 7 partidos, el juego 4 suele ser decisivo. Puede significar el golpe que deje en mal estado a quien trata de recuperarse, pero también un cambio en el “momentum” del enfrentamiento si la serie termina empatándose.

Si bien no hay garantías de que el cuarto juego sea el definitivo o el que termine decidiendo una serie, la historia reciente nos trae casos que merecen ser tenidos en cuenta. Por ejemplo, Nuggets y Lakers están disputando su séptimo enfrentamiento histórico en playoffs y los libros marcan que siempre fueron los Lakers quienes terminaron eliminando sus aspiraciones.

Esa cifra se reduce a solo 3 enfrentamientos en Finales de Conferencia contando el actual, pero con idénticos resultados: en 1985, en plena era del Showtime angelino, Magic Johnson y Kareem Abdul-Jabbar fueron demasiado para Denver y los eliminaron con un cómodo 4-1. La segunda fue en el 2009, la temporada en la que Kobe Bryant terminaría ganando su primer título sin Shaquille O’Neal. Fue una serie pareja, pero los Lakers estamparon el 4-2 final tras ganar 2 de los tres juegos que jugaron como visitantes.

La información provista por el departamento de ESPN Datos no se termina, sino que por el contrario, se acrecientaa. ¿Cómo les fue a estos dos equipos en un cuarto partido de una serie? Veamos.

Los Lakers han conseguido una marca de 8 victorias y 4 derrotas cuando han llegado al cuarto partido de las Finales de Conferencia con ventaja de 2-1. Los Nuggets, en cambio, tienen marca de 5 y 12 cuando llegan a esa instancia en una serie de playoffs con desventaja 1-2 y han perdido 13 de las 17 series en las que se vieron en dichas circunstancias. Sin embargo en 2 de las últimas 3 series que estuvieron en dicha situación, terminaron avanzando a la próxima ronda. Utah Jazz y Los Angeles Clippers lo certifican.

De acuerdo a la historia, parecería que los dioses del baloncesto, y los apostadores de Las Vegas también, tienen a los Lakers como favoritos para ganar la serie. Sin embargo, existen casos bien registrados en los que el equipo que entraba al cuarto juego de las Finales del Oeste en desventaja, pudo remontar la serie y avanzar a las Finales.

En los últimos 10 años se dieron 6 casos de llegar al cuarto juego con marcador de 2-1 y cuatro de ellos, terminaron siendo ganados por quienes lideraban la serie. Los Lakers lo hicieron en el 2010 sobre Phoenix, Dallas sobre OKC en el 2011, San Antonio sobre OKC en el 2014 y Golden State sobre Houston hace dos temporadas atrás.

play
1:43

Lakers ha mejorado su mayor deficiencia: los triples

Sebastián Martínez Christensen analiza cómo fue mejorando el equipo angelino desde la larga distancia.

Pero en el 2012, los Spurs tomaron ventaja de 2-0 en los primeros dos encuentros ante OKC Thunder para terminar perdiendo 4 seguidos y quedar eliminados. Mientras que cuatro temporadas después, el Thunder sufrió en carne propia el dolor de ser eliminados tras tener ventaja de 2-1. El verdugo fue Golden State Warriors, que venían de conseguir el record de más victorias en una temporada regular con marca de 73-9.

Si bien toda esta numerología no alcanza, ni debería alcanzar, para garantizar un resultado, claramente sirve para darnos cuenta de la importancia que puede tener el juego de esta noche entre Nuggets y Lakers.

En la cancha se han visto ajustes, dominios claros de un equipo u otro, remontadas impensadas y dos de tres finales cerrados. Tanto Nuggets como Lakers han estado jugando bajo presión y ejecutando bien como para ganar partidos cerrados.

Hasta el momento, la serie ha sido cambiante y más que entretenida. Y de gran calidad también. Ante estas circunstancias, ganar el cuarto juego puede resultar vital para el future de la serie. Los Lakers saben perfectamente que de ganar esta noche, estarían a un solo paso de llegar a las Finales y que tendrían un envión anímico importante, más allá de que Nuggets haya demostrado que es capaz de volver de una desventaja de 1-3. No una vez, sino dos.

Por el lado de Denver, también se entiende la importancia de empatar la serie esta noche. No importa que el dicho sostenga que no hay dos sin 3. Lograr la hazaña de levantar por tercera vez en una misma temporada una desventaja de 1-3 parece una montaña más difícil de escalar que si la serie se empata a 2.

Si las Finales del Oeste han estado apasionantes hasta el momento, solo cabe prepararse para un cuarto juego intenso, disputado, con cambios y ajustes tácticos. Todos los ingredientes necesarios para difrutar de un partidazo. Eso está garantizado.

Lo único que no se puede garantizar, por el momento, es quien lo va a ganar.