Lakers no caen en excesos de confianza pese a sacar ventaja de 3-1 ante Nuggets

play
Los Lakers tuvieron una victoria de altura (1:55)

La estrategia del equipo fue exitosa gracias a la eficacia de sus estrellas. Sebastián Martínez Christensen con el análisis. (1:55)

Los Angeles Lakers vencieron 114-108 a Denver Nuggets en el Juego 4 de las Finales de la Conferencia Oeste y están a un triunfo de volver a las Finales de la NBA.

Anthony Davis inició dominante a la ofensiva con 14 puntos en el primer cuarto, mientras que LeBron James ayudó a afianzar la victoria a la defensiva en la recta final. Ambos se combinaron para 60 puntos.

Antes de las finales de conferenca, una serie a favor 3-1 daba una sensación de confianza. De hecho, en las dos series pasadas ante los Portland Trailblazers y Houston Rockets, los angelinos ganaron tras irse arriba 3-1, pero ante los Nuggets, tienen a un rival que hizo historia tras recuperarse de ir abajo 3-1 en sus series ante el Utah Jazz y los LA Clippers.

“Lo han hecho dos veces este año y son un equipo extremadamente difícil, son dominantes en ambos lados del balón por su velocidad y manera física de jugar”, dijo Frank Vogel, coach de Lakers. “Jamal Murray y Nikola Jokic están jugando de manera extraordinaria, así como los compañeros viniendo desde la banca. Tenemos mucho trabajo de cara a cerrar la serie”.

En el Juego 3, un punto clave para la victoria de Denver fueron los rebotes al superar a Lakers 44-25 en ese rubro. En el cuarto duelo, el guion fue al revés, los angelinos se impusieron 41-33.

“Los puntos (que cedimos) en segundas oportunidades fueron prácticamente la razón por la que perdimos. Dwight Howard hizo lo que quiso en el primer cuarto, nadie lo tocó”, dijo Michael Malone, coach de Denver, sobre los ocho rebotes de Howard en el primer episodio.

Uno de los ajustes fue precisamente que Vogel mandó a Howard en la quinteta titular por primera vez en esta Postemporada y dio resultado.

“Dwight nos aporta energía, personifica lo que pretendemos como equipo, el jugar físico y agresivo, con intensidad cada noche”, indicó Vogel.

Murray tuvo otra gran noche con 32 puntos para Denver. Entregó destacadas jugadas, pero no alcanzó para un resultado positivo. Incluso, LeBron James decidió hacerle marca personal en la recta final del juego.

“Sabía que era momento de cerrar el juego para ganar y Jamal estaba enrachado. El muchacho es especial, estaba concretando todos los tiros por todo el piso”, dijo James, anotó 26 puntos y registró nueve asistencias y ocho rebotes enel Juego 4. “Les dije a mis compañeros que me encargaría de marcarlo y hubo un par de paradas que nos dieron rebotes y eso fue lo más importante”.

En el último cuarto se encendieron las alarmas cuando Davis cayó al suelo por una torcedura de tobillo. Con clara expresión de dolor, Davis no soltaba su pierna, pero, para fortuna de los angelinos, la lesión no le impidió seguir en el juego.

“Siempre hay preocupación (de alguna lesión). Fue positivo que (Anthony) pudiera seguir jugando, pero veremos la repercusión ya que se enfríe, ver cómo pasa la noche y monitorear mañana”, dijo Vogel.

Seis jugadores de Lakers aportaron dobles dígitos para el triunfo angelino, Davis con otra dominante actuación de 34 puntos, James con 26, Howard con 12, Kentavious Caldwell-Pope con 13, Kyle Kuzma con 10 y Rajon Rondo con 11.

“Es el Juego 4 de las Finales de la Conferencia Oeste, si no puedes aportar en la parte defensiva, deberías reconsiderar estar en la duela”, dijo Malone. “Tuvimos muchas posesiones vacías esta noche”.

Los Lakers buscarán asegurar su pase a las Finales de NBA en el quinto duelo de la serie el sábado y pelear por el Trofeo Larry O’Brien 10 años después de haber ganado el mas reciente.