Oklahoma City Thunder recibe de Indiana Pacers histórica derrota en casa

play
Indiana le dio una paliza al Thunder pese al buen aporte de Gabriel Deck (1:46)

Los Pacers se impusieron por un categórico 152-95 con Domantas Sabonis en un nivel superlativo: 26 puntos, 19 rebotes y 14 asistencias. El Tortu sumó 24 minutos en la cancha, en los que totalizó 8 puntos, 10 rebotes, 2 asistencias y 1 robo. (1:46)

OKLAHOMA CITY - Detrás de un récord de franquicia de 152 puntos, los Indiana Pacers le dieron al Oklahoma City Thunder la mayor derrota en casa en la historia de la NBA el sábado, 152-95.

El margen de 57 puntos supera la marca anterior de 56, establecida por los Boston Celtics sobre los Chicago Bulls en el 2018 y los SuperSonics sobre los Houston Rockets en 1986.

Los Pacers tuvieron una ventaja de hasta 67, la mayor en un juego en 25 temporadas. El mayor margen de victoria en un juego es 68, establecido por los Cleveland Cavaliers sobre el Miami Heat en 1991.

"Es vergonzoso. No intentaré darle vueltas a eso", dijo el entrenador del Thunder, Mark Daigneault. "Todavía estamos agradecidos de jugar baloncesto. La adversidad pone a prueba la conexión del equipo. Prueba todo. Te aprieta. Te muestra quién eres".

Los Pacers aplastaron al Thunder a pesar de no tener varios jugadores de rotación, incluidos Malcolm Brogdan, Jeremy Lamb, Myles Turner y JaKarr Sampson.

Domantas Sabonis, quien regresó de una lesión en la espalda, tuvo un triple-doble al medio tiempo, terminando con 26 puntos, 19 rebotes y 14 asistencias en 30 minutos. Es el cuarto jugador en las últimas 25 temporadas en registrar un triple-doble en la primera mitad.

"Fue un tiempo muerto en el segundo cuarto y Myles dijo, '¡Necesitas dos más!' y yo estaba como '¿Qué?' y luego me dijo ", dijo Sabonis. "Seguimos jugando. Los muchachos se estaban abriendo y yo estaba tratando de encontrarlos y ellos hicieron los tiros".

Cuando se le preguntó si había experimentado un juego como este antes en el que las cosas fueran tan fáciles, Sabonis dijo que era la primera vez.

"No, no especialmente a nivel profesional", dijo.

Los Pacers salieron calientes y mantuvieron un ritmo de tiro ridículo durante todo el juego, registrando un 65.5% desde el campo y 63.6% desde 3, acertando 21 de 33 desde lo profundo. "Ese fue un uppercut limpio", dijo Daigneault. "Es desmoralizante".

El Thunder, que tiene una mentalidad de reconstrucción y desarrollo, jugó con una lista compuesta en gran parte por novatos, jugadores con salario mínimo y contratos de 10 días. Recientemente rompieron una racha de 14 derrotas consecutivas en Boston y ahora han perdido 16 de sus últimos 17.

Sin embargo, el Thunder no tiene mucho tiempo para meditar la derrota. El domingo, jugarán contra el mejor equipo actual del Oeste, los Phoenix Suns.

"Les dije a los muchachos después del partido, deben levantarse, ponerse mental, física y emocionalmente a cero y cero mañana por la mañana", dijo Daigneault. "Se trata de pasar página y mantener a los muchachos conectados. Y hacer que vuelvan al siguiente momento y al próximo juego. Ese es uno que tenemos que limpiar".