Pasa a cobrar, Juan

espn

Juan Toscano Anderson, de abuelos michoacanos, ha logrado el objetivo que persiguió diariamente por casi 3 años.

En 2018, a Juan Toscano Anderson le llegó la oportunidad que tanto estaba esperando. Una prueba con la filial de los Golden State Warriors en la Liga de Desarrollo de la NBA.

Tan dulce como sonaba, ese chance acarreaba un riesgo. Durante cuatro años, Juan ya había probado las mieles del profesionalismo en México y con bastante éxito deportivo y económico. Consolidado como jugador de la Fuerza Regia de la LNBP, campeón en el baloncesto mexicano, la disyuntiva era la siguiente: irse por el camino seguro, tomar alguna de los ofertas en México o Europa, o bien, a sus 26 años, volver a comenzar desde cero.

Y es que si lograba quedarse, la paga sería solo 35 mil dólares, menos de un tercio de lo que podía aspirar a ganar si tomaba alguna de esas ofertas.

Sin garantías de nada, Juan Toscano apostó por ir al try out. Apostó por sí mismo. Entre 29 jugadores, fue uno de dos elegidos para tener un lugar en el equipo de Santa Cruz, localidad ubicada a una hora de San Francisco. Contento, pero no satisfecho, Toscano preguntaba diario a su gerente general y a su coach qué se necesitaba para llegar a jugar con los Warriors de la NBA, junto a Stephen Curry. Bueno, le dijeron, tienes que jugar tan bien como para que te inviten a la Liga de verano. Ese sería el siguiente paso.

Juan lo logró, y acudió a la Summer League con los Warriors, un segundo filtro de prueba. Volvió a distinguirse, pero no por los puntos, que es la estadística que deslumbra. Lo hizo con esfuerzo, garra, defensa, entrega total. Le volvieron a poner la misma cifra en la mesa, mientras del otro lado estaba la tentación de las ofertas en México y Europa.

A sus 26 años, con la madurez de su carrera en puerta, volvió a declinarlas. Toscano Anderson volvió a apostar por él y su sueño con las siglas N.B.A.

En 31 partidos llamó la atención de los Warriors, que por fin le ofrecieron un contrato de dos vías, es decir, poder ser llamado igualmente al roster NBA que al de la G League, justo en la temporada que fue sacudida por la pandemia.

Tal vez esa temporada de transición de Golden State, en que la franquicia se convirtió en una de las peores de la Liga, jugó a favor de Juan. Con la salida de Kevin Durant, y las lesiones de Curry, Klay Thompson y Draymond Green, el reflector mediático se fue a otros equipos. Los Warriors entraron en modo reconstrucción, y Toscano Anderson se empezó a convertir en una de las sólidas varillas que, si bien no se notan a primera vista, son fundamentales para sostener todo lo demás.

Golden State no entró a la burbuja, quedó eliminado y los Warriors cortaron a Juan, pero solo para firmarlo poco después en un contrato similar de dos vías, para la prematura campaña 2020-21, ésta que sigue en curso. Y es aquí donde Juan pisó el acelerador.

Toscano Anderson promedia 5.5 puntos por partido, pero lidera a Golden State en porcentaje de tiros de campo y es segundo en rating defensivo del equipo. Y sobre todo, se encarga de desbordarse en esfuerzo, en rescatar balones que todos los demás dan por perdidos, en dar el extra pase para encontrar al compañero sólo, en custodiar a los jugadores más peligrosos del equipo rival.

En esas categorías, Juan Toscano es el MVP no solo de los Warriors, sino de toda la NBA.

Este miércoles Juan firmó un contrato NBA que tiene como base 1.7 millones de dólares por año, vigente por dos temporadas. En redes sociales se viralizó un video del momento de la firma en que Juan habla con su madre y suelta en llanto cuando le recuerda todo lo que vivieron juntos en el hogar de la calle 95 del Este de Oakland, enclavado en una colonia de clase trabajadora de la ciudad.

Juan Toscano Anderson, de abuelos michoacanos, ha logrado el objetivo que persiguió diariamente por casi 3 años. Apostó por sí mismo y al fin puede pasar a cobrar a la caja.