Draymond Green siente 'mucho respeto' por jugadores de las Finales de NBA que cumplieron su palabra

TOKIO - Devin Booker, Khris Middleton y Jrue Holiday llegaron a Japón en un jet privado justo antes de las 11 p.m. el sábado, menos de 24 horas antes de que el equipo de EE. UU. inicie los Juegos Olímpicos contra Francia.

Fue un día de viaje brutal después de un tramo agotador de playoffs, y la combinación pondrá a prueba su resistencia física y mental. También se ganó el respeto de sus compañeros de equipo.

"Tengo mucho respeto por esos muchachos no solo por comprometerse a hacer esto, sino por cumplir su palabra", dijo el alero Draymond Green. "Estás hablando de tres verdaderos profesionales, tres tipos extremadamente competitivos que no estarían aquí si esto no significara algo".

Cuando el equipo estadounidense se reunió para ver los partidos de las Finales de la NBA durante el campo de entrenamiento en Las Vegas y después de volar a Japón, especularon sobre la posibilidad de que uno o más de los tres pudieran desistir de Tokio después de una Final agotadora. Pero los tres repetidamente mantuvieron su compromiso. El viernes por la tarde, Booker tomó un avión desde Phoenix y Middleton y Holiday, menos de un día después de su desfile por el campeonato, tomaron uno desde Milwaukee.

Se encontraron en el Aeropuerto Internacional de Seattle-Tacoma, no como los competidores que fueron durante las dos semanas anteriores, sino como compañeros de equipo. Subieron al avión de largo alcance para un viaje de nueve horas a través del Pacífico durante la noche.

"Podríamos haber llegado muy fácilmente al séptimo juego ... y Devin Booker pudiera haber dicho algo como: 'Hombre, perdimos, estoy cabreado, estoy fuera de Tokio', o Khris Middleton y Jrue Holiday diciendo: 'Acabamos de ganar'. Vamos a quedarnos en casa con nuestras familias'", prosiguió Green. "Es†ea en nuestras manos ganar la medalla de oro", añadió.

No está claro cuánto puede confiar el entrenador Gregg Popovich en los tres para jugar, pero indicó que su plan es usarlos contra los franceses, quienes proyectan ser el duelo más difícil que enfrentarán los estadounidenses en la primera fase, en donde también se medirán contra Irán y la República Checa.

"Obviamente sabemos que están en forma. Están cansados. Simplemente pasaron por una montaña rusa de emociones", dijo el escolta del equipo de EE. UU. Zach LaVine. "Creo que estarán listos para jugar, y veremos qué pasa. Pero en cuanto al equipo, creo que tenemos que estar preparados para todo. Si no están preparados, entonces tenemos que salir y actuar", apuntó.