¿Red Sox, listos para hacer un movimiento en el Este? Rays se interponen en su camino

BOSTON – La primera ocasión en la cual los Boston Red Sox se enfrentaron a los Tampa Bay Rays esta temporada demostró ser el punto de partida desde el cual Boston pudo sacudirse su mal momento de principios de campaña.

Incluyendo esa barrida de tres partidos a mediados de abril en St. Petersburg, los Red Sox (que habían comenzado la temporada con récord 6-13) han logrado desde entonces tener marca 27-16.

A pesar de ello, Tampa Bay llegó a Boston una semana después y devolvió el golpe, barriendo a los Red Sox en una serie reducida a dos partidos debido a la lluvia que cayó sobre el Fenway Park.

¿Tendremos otra serie definitoria este fin de semana? Antes de que los Red Sox y Rays jueguen cuatro encuentros en un lapso de tres días en Boston, revisamos la situación actual de ambos equipos.

1- Los Red Sox tienen trabajo pendiente

En cinco partidos contra los Rays, ningún otro pitcher abridor de los Red Sox ha permitido más de tres carreras limpias. Incluso, en sus dos derrotas, los abridores de Boston se mostraron sólidos: David Price permitió dos carreras en seis entradas, un gran esfuerzo por parte del lanzador mientras que la ofensiva tuvo dificultades para terminar con una derrota 2-1 y por su parte, Chris Sale pudo sobrevivir dos innings difíciles para alcanzar siete entradas de actuación en un triunfo de los Rays 5-2.

No obstante, los abridores de los Red Sox han logrado remontar. El cuerpo de lanzadores de Boston, colectivamente hablando, comenzó el mes pasado con efectividad de 5.00, pero sumó 3.99 de promedio de carreras limpias permitidas en mayo, pasando del puesto 25 al 12 en las Grandes Ligas. Sale ha pasado de ser motivo de preocupación reciente a mostrar nuevamente su nivel de otrora, ponchando a 66 bateadores en 38 1/3 innings lanzados, con efectividad de 2.82. Price ha sido el pitcher más consistente del staff durante toda la temporada, con efectividad de 2.83 y WHIP de 1.04, cargando con su equipo durante un complicado mes de abril.

Sin embargo, los Red Sox han confrontado problemas en otros aspectos del juego.

“En lo que respecta al pitcheo, estamos muy cerca de lo que siempre somos, aunque los resultados mostrados en los primeros 10 u 11 días de la temporada no eran los que nosotros podemos alcanzar”, expresó el manager Alex Cora después de la serie del pasado fin de semana contra los New York Yankees, en la cual Boston perdió dos de tres compromisos. “Defensivamente hablando, hemos mejorado mucho a principios de temporada. En el corrido de bases, hemos sido descuidados. A la ofensiva, si bien la gente no lo ve de esa forma, allí es dónde necesitamos mejorar”.

La defensiva ha hecho progresos en el terreno, siendo los más notables los avances hechos por Rafael Devers en la tercera base. El pelotero de 22 años falló con varios roletazos de rutina en el mes de abril y a partir de ello, dio grandes pasos adelante durante mayo pasado, mejorando su trabajo con los pies de manera considerable mientras hizo varias jugadas espectaculares en dirección a la izquierda.

En lo que a la ofensiva se refiere, después de la barrida a los Kansas City Royals esta semana, Cora dijo que los Red Sox estaban haciendo progresos, aunque no se encontraban aún en la posición donde necesitaban estar. Cora busca conseguir mayor equilibrio entre zurdos y diestros en su alineación bateadora.

“Cuando decidimos colocar a Mookie (Betts), Benny (Andrew Benintendi) como primer y segundo bates y luego a Raffy (Devers) como cuarto, Brock (Holt) sexto y JBJ (Jackie Bradley Jr.) en el octavo puesto, el equilibrio es evidente. Es algo bueno para nosotros”.

“(Los rivales) tienen que pensar a la hora de decidir si tienen que traer a su especialista contra el zurdo o el diestro porque el zurdo batea justo detrás de él”.

La producción ofensiva mostró buen aspecto contra los Royals: Boston sumó 23 carreras en tres encuentros en Kansas City; aunque siendo honestos, hay que recalcar que eso ocurrió contra los Royals, equipo con la segunda efectividad colectiva más alta de todo el béisbol.

Boston se enfrentará a los Rays, equipo que cuenta con el actual defensor del premio Cy Young, Blake Snell, aparte del mejor staff de pitcheo de las Mayores en lo que va de la presente zafra. Si bien los Red Sox no verán en la loma a Charlie Morton, que ostenta efectividad de 2.30 en 13 aperturas esta temporada, se enfrentarán a Snell en el partido final de la serie. El zurdo de 23 años tiene efectividad de 3.22 en ocho aperturas contra Boston en su carrera, aunque aún no ha lanzado contra ese equipo en la actual campaña.

2- Los Rays tienen nuevo aspecto… otra vez

Los Rays cambian las bases de su roster de forma frecuente y en modos que a menudo son sorprendentes. En lo que va de la presente temporada, los dos colaboradores más importantes a la ofensiva para Tampa Bay han sido los jardineros Austin Meadows y Tommy Pham. Ambos jugaban con equipos diferentes a estas alturas en la campaña anterior.

Meadows, quien llegó a los Rays proveniente de los Pittsburgh Pirates en el canje que involucró a Chris Archer, fue elegido por Pittsburgh en el noveno puesto de selección del draft 2013, dos cupos después que Boston eligió al zurdo Trey Ball, proveniente de la secundaria, quien tiene efectividad de 7.58 en 34 apariciones como relevista en el Portland Doble-A esta temporada.

El joven de 24 años jugó bien en su debut con Pittsburgh en la pasada zafra, bateando para .292/.327/.468 en 49 partidos con los bucaneros antes de su canje; sin embargo, Meadows realmente ha despegado al plato este año, ligando para .349/.424/.646 con 12 cuadrangulares (mejor registro del equipo), 38 empujadas y WAR de 2.04, que lo empata en el puesto 16 de la categoría en el béisbol mayor.

Por su parte, Pham ha proseguido su gran actuación con Tampa Bay, aprovechando el impulso obtenido después del canje con los St. Louis Cardinals en julio pasado que lo llevó a jugar a Tampa Bay. Pham ligó para .343/.448/.622 con siete cuadrangulares en 39 compromisos con los Rays. Esta temporada, hemos visto más de lo mismo, bateando para .293/.406/.471 con ocho jonrones, 25 impulsadas, nueve dobletes y par de triples.

También vale la pena mantener presente al camarero novato Brandon Lowe, quien ha causado grata impresión en lo que va de temporada, con promedio al bate de .272 y 11 cuadrangulares en 54 partidos, ligando de 10-3 con un jonrón contra Boston.

En el caso de los Red Sox, el tercera base novato Michael Chavis se enfrenta a los Rays por tercera ocasión después de su debut el pasado 20 de abril en Tampa Bay, en el cual conectó un doble contra Jose Alvarado en su primer turno al bate en Grandes Ligas, colocando en circulación la carrera de la victoria. Chavis, designado Novato del Mes de mayo de la Liga Americana luego de sumar siete cuadrangulares, está sufriendo su primer slump prolongado en el Big Show, ligando para .107 en sus siete partidos más recientes.

3- Este fin de semana podría alterar la carrera por el título en el Este de la Americana

Para los optimistas que creen que los Red Sox han jugado por debajo de su nivel en lo que va del presente torneo, una barrida contra los Rays podría ser un paso importante para que Boston logre, eventualmente, ubicarse a la vanguardia de la División Este de la Liga Americana.

Los Red Sox se aprestan a disputar esta serie a cinco juegos de desventaja de los Rays, quienes están a juego y medio por debajo de los Yankees, actuales dueños del primer puesto.

Además, este fin de semana le da a Tampa Bay la oportunidad de recobrar el liderato divisional, mientras logran detener el ascenso de Boston en busca de recobrar un puesto como contendores.

Si bien ninguno de estos clubes puede alcanzar a los Yankees, Boston y Tampa Bay también podrían enrumbarse hasta terminar viéndose las caras en el partido decisivo por el comodín.

En el caso de los Red Sox, un cupo por el comodín podría elevar significativamente el grado de dificultad en sus intenciones de defender su corona de la Serie Mundial; aunque, dirían los pesimistas, que no hay garantía de que puedan llegar a ese punto. Los Red Sox comenzarán la serie con un empate virtual (están a un punto porcentual por debajo) en el segundo puesto del comodín con los Texas Rangers, equipo que iniciará este lunes una serie de tres partidos en Fenway Park.

En la última ocasión en la cual Boston jugó contra Tampa Bay, a finales de abril, los Red Sox terminaron la serie a seis juegos por debajo de .500 y a 7.5 juegos detrás del primer lugar. Adelantamos la película casi un mes y medio después y Boston ha ascendido sobre los .500. A pesar de ello, se encuentran prácticamente en la misma posición en la carrera divisional.

Frecuentemente, Cora y sus jugadores repetirán, especialmente después de una derrota, que todos los triunfos y derrotas pesan lo mismo, incluso si los enfrentamientos directos con rivales divisionales llevan una carga emotiva significativamente mayor. Aunque, mientras nos acercamos a la fecha límite para hacer cambios, los Red Sox necesitarán decidir quiénes serán los jugadores de su actual núcleo que permanecerán en Boston y cuánto necesitarán obtener en el mercado. Por ejemplo, cerradores de la talla de Will Smith de los San Francisco Giants, Sean Doolittle de los Washington Nationals o Ken Giles de los Toronto Blue Jays podrían ser opciones para agregar un brazo que sirva de candado en el actual grupo de su bullpen, después de la partida de Craig Kimbrel como agente libre el invierno pasado.

Cora ya ha empezado a hacer ajustes a su alineación y los resultados este fin de semana (contra un tentativo rival por el comodín y rival clave en la lucha por el banderín de la División) podría dictar el tono de los cambios que podrían producirse.