La actualización de los mejores prospectos de las Grandes Ligas

El ranking de mitad de temporada de principales prospectos en Ligas Menores de este año cuenta con más cambios de lo usual con respecto al Top 100 de la temporada baja, debido a que muchos prospectos se graduaron durante esta primavera. Los jugadores que catalogué en aquel entonces en los puestos 1, 2, 5, 6 y 10 se fueron todos para quedarse en Grandes Ligas y a primera vista, ubico por lo menos a otros 10 que no son elegibles para formar parte de la presente lista.

Excluyo a cualquier pelotero que se encuentre en Grandes Ligas a los fines de elaborar el Top 50 de mitad de temporada, en vez de intentar sumar días en el roster para así calcular su estatus de novato; por ello, Dylan Cease salió del listado, pero Brendan McKay (puesto en opción por Tampa Bay después de su última salida) ha ingresado. Tomando en cuenta que nadie lee estas introducciones, recuerde entonces que su equipo se encuentra poco representado aquí, simplemente porque lo detesto.


1- Wander Franco, SS, Tampa Bay Rays

Franco comenzó el año como número 3, por debajo de Fernando Tatis Jr. (1) y Vladimir Guerrero Jr. (2), ambos ya graduados por mí, con Tatis sumando cifras de súper estrella en una tercera parte de la temporada y Guerrero dándole al mundo un vistazo de su poder durante el pasado lunes. No obstante, Franco no solo toma el principal puesto por descarte; cumplió 18 años en marzo pasado y a pesar de ello, bateó para .318/.390/.506 en Clase A baja para luego ascender a Clase A alta hace dos semanas, donde aún no ha sumado su primer ponche tras 40 apariciones al plato. Durante la temporada, se ubica en 36 boletos y 20 ponches, producto de un gran reconocimiento de pitcheos y sobresaliente velocidad con sus manos al plato, que genera fuerte contacto y poder.

La única interrogante que he escuchado por parte de los scouts con respecto a Franco es si éste permanecerá en el campocorto o meramente se convertirá en defensor a nivel plus en la segunda base. Independientemente de ello, cuenta con una serie de condiciones de súper estrella sobre el plato y terminará jugando en una posición a la mitad del cuadro.


2- MacKenzie Gore, PZ, San Diego Padres

Ni siquiera creo que hayamos visto lo mejor de Gore el pasado domingo en el Juego de Estrellas del Futuro. Lo he visto lanzar más fuerte en el pasado, incluso haciendo largas apariciones y su dominio quizás se encontró a un grado por debajo de lo normal. No obstante, pudimos ver la hechura de tres pitcheos entre encima del promedio y plus y eso que ni siquiera mostró su slider, la cual representa su cuarto pitcheo, pero creo que por lo menos ésta se ubica por encima del promedio. Es uno de los mejores atletas sobre la lomita en Ligas Menores y repite ese envío preciso con alto alzamiento de piernas tan bien que es capaz de dominar su recta y lanzar muchísimos strikes. Se encuentra enrumbado a ascender a Doble-A después de sumar efectividad de 1.02 en la Cal League, paraíso de bateadores, en la primera mitad de la temporada, con 110 ponches en 79 2/3 innings (promedio de ponches del 39%). Los Padres no tienen afán en ascender a Gore, pero no le falta demasiado para estar presto a enfrentarse a bateadores de Grandes Ligas en algún rol determinado, con un techo concreto para convertirse en abridor número 1, gracias a su estelar combinación de cuatro pitcheos, alta capacidad de engaño y un dominio que potencialmente puede alcanzar el nivel plus.


3- Jo Adell, OF, Los Angeles Angels

Los Angels han sido agresivos con Adell desde su primera temporada completa en la pelota profesional, como una especie de recompensa por el trabajo que hizo durante el otoño e invierno anteriores para pulir cierto movimiento extra en su setup y swing; sin embargo, cada vez que ha sido ascendido, ha respondido desempeñándose por encima de las expectativas. Lo único que le ha mantenido retenido hasta ahora ha sido las lesiones: desde su regreso a Doble-A a principios de junio, ha bateado para .360/.430/.607 con un promedio de ponches de apenas el 19% a sus 20 años, enfrentándose a lanzadores de mayor edad. Su aptitud sobre el plato es excepcional, considerando que su contextura es tan grande que su swing podría alargarse con demasía fácilmente y, por ende, producir altos promedios de ponches. Supongo que podría permanecer en el jardín central, pero creo que se hará tan grande y fuerte que terminará siendo un defensor a nivel plus en el right field capaz de lugar 30 jonrones con alto OBP.

4- Bo Bichette, SS, Toronto Blue Jays

Bichette se ausentó durante aproximadamente seis semanas debido a lesiones, regresó a Triple-A el 13 de junio (después de haber jugado unos pocos partidos como parte de su proceso de rehabilitación) y ha ligado para .361/.415/.588 desde entonces, incluso llegando a estafar 9 bases en 10 intentos como buen indicador de sus condiciones. Bichette probablemente se convierta en segunda base a largo plazo; aunque sin nadie que le bloquee en Toronto, los Blue Jays no tienen un motivo legítimo que les frene para ascender a Bichette hoy en día. Quizás sigue en Triple-A para que trabaje en la defensiva de Vlad Jr.


5- Gavin Lux, SS, Los Angeles Dodgers

Lux se ha hecho más veloz de lo que yo esperaba; creo que más velo de lo que la mayoría esperaba, o se habría convertido entonces en el elegido en el puesto 20 del draft de 2016. Ha sumado OBP de .390 desde inicios de 2018, con varias pasantías en Clase A alta, Doble-A y 7 partidos en Triple-A, con 29 jonrones en dicho periodo, todo ello mientras jugaba una defensiva entre sólida y por encima del promedio en el campocorto. Aún tiene 21 años y cuenta con áreas a mejorar; es un corredor a nivel plus, aunque su corrido de bases no se ha hecho tan valioso aún y considero que continuará creciendo a la defensiva hasta convertirse en jugador regular en el short con puntuación de 55. Incluso si se mantiene allí a un nivel adecuado, siendo éste un pronóstico pesimista, cuenta con una combinación de elementos de poder/OBP/velocidad que pocos pueden igualar en las posiciones medias del cuadro.


6- Cristian Pache, OF, Atlanta Braves

Pache tenía cero jonrones a nivel profesional en 2017, a pesar de contar con más de 500 apariciones al plato en la Sally League a los 18 años; sin embargo, todos sabíamos que su poder estaba allí escondido. Ligó nueve cuadrangulares en 2018 y lleva 11 en lo que va de 2019; todos en Doble-A con la edad real de 20 años. También se trata de un defensor a nivel de elite en el jardín central; si no le damos a su rango y guante una puntuación de 80, argumentaría entonces que no se le puede otorgar ese puntaje al resto de los jardineros centrales en Ligas Menores. Su reconocimiento de bolas lentas aún necesita pulirse, pero ha mejorado de forma sustancial durante los últimos 18 meses y probablemente está listo para jugar en Triple-A a la edad en la cual típicamente se juega en el segundo año de universidad. Va a repercutir en los partidos con su bate y su guante por largo tiempo, quizás tan pronto como finales del presente año.

7- Adley Rutschman, C, Baltimore Orioles

A fines de establecer una comparación, Rutschman, el mejor pelotero en la clase del draft de este año y primer elegido, es 286 días mayor que Pache. No lo decimos con la intención de desmejorar a Rutschman, quien aún no ha hecho su debut profesional después de una larga y agotadora primavera en la cual asumió la receptoría para la Universidad de Oregon State y bateó más de la tercera parte de los cuadrangulares de su equipo, aparte de un OBP de .575 que raya en la hilaridad. Se trata de un prospecto con muy alto potencial, porque es considerado receptor de élite en todos los aspectos y cuenta con fortaleza a nivel plus en su brazo. Salvo una lesión que lo ponga fuera de dicha posición, el peor escenario posible para él es convertirse en un cátcher suplente en Grandes Ligas durante largo tiempo con suficiente poder para jugar de forma semi regular y sea opción viable como bateador emergente en los tramos finales de los partidos. Esa es la visión pesimista al estilo “el vaso está mitad lleno y contiene benzoato de potasio”; lo positivo es que cuenta con todos esos OBP a nivel plus en el rango entre .350 y .380, 25 cuadrangulares al año y defensiva de élite detrás del plato.


8- Jarred Kelenic, OF, Seattle Mariners

Los aficionados de los New York Mets querrán desviar la atención por un momento, tomando en cuenta que el principal prospecto negociado por el gerente general Brodie Van Wagenen para hacerse con la peor mitad de temporada de la carrera de Edwin Díaz y la peor mitad del contrato de Robinson Canó ha tenido un tremendo debut en su primera campaña completa. Kelenic no fue retado por pitchers, bateando para .309/.394/.586 antes de ser promovido a Clase A alta, donde ha seguido haciendo mucho contacto de calidad e hiló una seguidilla de seis partidos con hits antes del receso del Juego de Estrellas. Se trata de un corredor a nivel plus que podría permanecer defendiendo el jardín central, aunque puedo verle ser superado por un defensor a nivel plus en dicha posición y, en consecuencia, pasaría al right field gracias a la calidad de su brazo. Tiene potencial para alcanzar un OBP alto y 30 cuadrangulares y siendo capaz de patrullar cualquier puesto en las praderas.


9- Luis Robert, OF, Chicago White Sox

Robert está ligando para .349/.401/.618 esta temporada entre Clase-A alta y Doble-A (ha sido ascendido al Triple-A Charlotte pero aún no ha jugado allí); sin embargo, cuando he estado presente en el estadio, se ha ido de 9-0, además de ausentado en tres otros partidos que he presenciado, debido a lesiones. Intento no tomar estas cosas de forma personal, pero creo que quizás Lou Bob me esté diciendo algo. Contaba con condiciones demasiado avanzadas para jugar en Clase A: es realmente grande, con acciones explosivas y veloces y excelente velocidad con el bate. Y parece que a los pitchers en Doble-A no les fue muy bien contra él. Podíamos constatar en el Juego de Estrellas del Futuro que es vulnerable a los pitcheos con velocidad por la esquina de adentro e intenta trabajar sus manos por dentro para ajustarse. Pienso que ese será el factor que definirá si se convierte en estrella o un jugador regular de calidad sólida que logre mostrar destellos que le harán creer a uno que podría convertirse en algo más.


10- Casey Mize, PZ, Detroit Tigers

Mize fue el seleccionado número 1 del draft 2018, dominó en Clase A alta durante algunas semanas irrelevantes, luego se encontró arrollando en Doble-A (incluyendo un partido sin hits) antes de ser removido de su apertura del pasado 13 de junio tras sufrir molestias en su hombro. Acaba de regresar pitcheando un partido simulado la semana pasada; por ende, deberíamos verlo una vez más sobre la loma muy pronto. Antes de su receso forzado, se había convertido en la figura de la Universidad de Auburn durante la pasada primavera, mostrando control plus-plus (concedió boletos apenas al 4.2% de los bateadores) con un pitcheo destacado como lo es su splitter, una slider que oscila entre encima del promedio y plus, aparte de contar con velocidad por encima del promedio. Tiene potencial para convertirse en as de una rotación siempre y cuando se mantenga sano, lo cual, después de este susto, podría convertirse en motivo de preocupación un poco mayor de lo que era apenas dos meses atrás.

Más latinos en la lista

16. Luis Patiño, RHP, San Diego Padres

Si viste los Future Games, espero que te hayas quedado hasta el final para ver a Patiño robarse el show, terminando su salida con un ponche en una recta de 98 mph que estaba tan seguro de que terminaría la entrada que ya estaba caminando hacia el dugout antes de que el bateador, Jo Adell, hubiera completado su swing. (Patiño tenía razón; nadie lo olfateó el domingo). El colombiano, un tanto diminuto, tiene un brazo muy veloz, lanza a 96-100 mph con un slider con una potencia que toca las 90 y buena sensación de cambio, y este año él ha mantenido su propia habilidad como un joven de 19 años en la Liga de California, muy amigable para el bateador. A pesar de la velocidad de su brazo, repite su envío lo suficientemente bien como para tener un control superior al promedio y, con el tiempo, debe llegar allí con su comando. El riesgo es su juventud y un cuadro relativamente pequeño, pequeño en términos de béisbol, ya que mide 6 pies y pesa 192 libras, lo que podría hacer que sea más propenso que otros lanzadores a lastimarse con el tiempo. O tal vez no lo hará. De cualquier manera, apostaría por el brazo y el jugador.


23. Vidal Brujan, 2B, Tampa Bay Rays

Brujan cumplió 21 años en febrero, pero ya está en Doble A después de llegar a todos los niveles, desde la liga del Golfo hasta la Clase A alta. Es un bateador ambidextro pero mucho mejor desde el lado izquierdo, donde su swing es más compacto y su bate es un poco más rápido; con la mano derecha todavía tiene la fuerte coordinación mano-ojo para llevar el bat a la bola, pero no ha tenido mucha producción al contacto. También es un corredor positivo y se ha convertido en un gran defensor en la segunda base, capaz de recuperarse rápidamente en una emergencia. Creo que es un jugador regular por encima del promedio con una pequeña pero significativa oportunidad de convertirse en una estrella debido al valor que aportará más allá de la caja de bateo.


27. Luis Urías, 2B, San Diego Padres

Urías tuvo problemas en Las Mayores en abril y ha estado destruyendo a Triple-A desde entonces, lo que podría ser un poco acerca del juego de Triple-A y el amigable parque de El Paso, pero Urías siempre podría batear, y si los Padres lo atrapan. para volver a enfatizar el contacto de calidad sobre el poder, será el jugador que fue el año pasado antes de su primer llamado. Todo está ahí para que él sea un titular promedio en la segunda base en este momento, pero necesita la oportunidad de probarlo.


29. Deivi Garcia, RHP, New York Yankees

García solo mide 5’9”, y no es de un cuadro muy físico o ancho, pero lo he visto tres veces este verano, y siempre tiene 90-96 con tres lanzamientos viables de menos velocidad, generalmente al menos dos de ellos mostrando más, y los bateadores cortan su bola rápida como si lanzara 105 con giro. Hay un montón de engaños en su envío —desde detrás del plato, no puedo divisar la bola hasta el último segundo posible que sale de su mano— y lanza en la zona de strike con la confianza de un jugador de Grandes Ligas. No puedo ponerle un techo enorme a un chico tan pequeño, pero me gusta tanto como me gusta un lanzador de este tamaño y peso.


39. Sixto Sanchez, RHP, Miami Marlins

Sánchez se puso fuerte el otoño pasado y se ha mantenido así, así que aunque sigue siendo un derecho de menos de 6 pies que puede alcanzar las 100 millas por hora, al menos ya no es un derecho flaco de menos de 6 pies. Cuando Sánchez se sube al montículo, mostrará una velocidad fácil en la parte superior de los 90 y lanzará todo en la zona del strike. Lanza un slider y una curva, de las cuales ninguna es consistente todavía, y no tiene mucho cambio, pero ha demostrado que al menos puede dominar a los derechos con su recta. Se ha perdido un montón de tiempo con lesiones en los brazos, pero ha evitado el quirófano hasta ahora. Podría ser un iniciador del medio de la rotación, creo que ser el as está probablemente más allá de su proyección, pero también existe un riesgo de alivio aquí.


42. Leody Taveras, OF, Texas Rangers

Taveras ha estado en mi top 50 por más de dos años, pero 2019 es la primera vez que se presenta de esa manera, con una línea de .294/.368 /.376 mientras repite la Clase A alta antes de una reciente promoción a la filial Doble A de Frisco. Es un defensor más en el centro con velocidad para atrapar, ya que marcó un alto en su carrera este año con 28 robos (82%), e incluso en los años malos en el plato, rara vez se ponchó pero luchó por crear un contacto de calidad. Todavía tiene solo 20 años hasta septiembre y solo está comenzando a adquirir la fuerza que debería permitirle alcanzar promedios altos y tener un alto OBP durante mucho tiempo.


43. Keibert Ruiz, C, Los Angeles Dodgers

Ruiz ha sido eclipsado un poco este año por Will Smith y por su temporada decepcionante repitiendo en Doble A, aunque todavía tiene 20 años (hasta la próxima semana) y es cinco meses menor que Adley Rutschman. Ruiz es un receptor ambidiestro con futuro de poder. Mostrará más en poder bruto ahora y tiene más de cuatro jonrones en 69 juegos, pero eso es lo que ha hecho este año. Rara vez se poncha y tiene una buena oportunidad de quedarse detrás del plato a largo plazo. La mitad de una temporada mediocre de un chico adelantado un año no es alarmante, pero debo decir que me sorprende que no mejorara mientras regresaba a Doble A.


48. Ronny Mauricio, SS, New York Mets

Mauricio impresionó a los scouts con 17 años de edad en el GCL el año pasado, a una semana de terminar el verano en Kingsport, pero los Mets eligieron ser agresivos y lo empujaron a la Clase A este año, donde Mauricio se mantuvo firme a pesar de ser el titular más joven en la liga por más de tres meses. Solo se ve joven, con muy poco peso en su cuadro de 6’3” cuando estás acostumbrado a mirar a otros jugadores de béisbol profesional, e incluso corre como si todavía estuviera conociendo su propio cuerpo. Pero tiene una muy buena cobertura de plato y controla el bate mucho mejor de lo que cabría esperar por su edad y apariencia de pandillero. Él es un verdadero campocorto con la oportunidad de ser un defensor de élite allí, y probablemente llevemos tres años sin ver su potencial de poder. Hay buenas noticias en la finca, fanáticos de los Mets, lo prometo.


49. Julio Rodríguez, OF, Seattle Mariners

Rodríguez es el segundo jugador de posición más joven en la Liga del Medio Oeste —es el tipo que le lleva tres meses Mauricio— y aún así ha logrado una línea de .292/.378 /.446 en 148 apariciones al plato entre en una fractura en la mano que sufrió cuando fue golpeado por un lanzamiento. Rodríguez aparece como de 6’3”, 180 libras, y parece estar cerca, menos incómodo que Mauricio y definitivamente más fuerte, aunque a él también le queda un montón de proyección. En el plato, sus manos son rápidas, y parece que tendrá un poder significativo en el camino debido a lo bien que puede pegarle la pelota ahora cuando extiende sus brazos. Ya está en el jardín derecho con mucho brazo para permanecer allí, y con una velocidad extraña, no iba a jugar en el medio. Está muy lejos, pero hay un potencial de del medio de la alineación con su bate.