La meta más importante para Miguel Cabrera es jugar 140 partidos

play
Miguel Cabrera: 'No cambiaré mi swing' (3:03)

El veterano venezolano de los Tigers, aspirante a sumar los 500 jonrones de por vida esta temporada, dice que 'tratará de reaccionar a la pelota de manera natural'. (3:03)

LAKELAND, Florida -- El venezolano Miguel Cabrera necesita 185 hits y 23 cuadrangulares para convertirse en el séptimo jugador con tres mil imparables y 500 cuadrangulares en la historia de las Grandes Ligas, pero para el astro de los Detroit Tigers, el número más importante del 2020 es el 140.

"La primera meta es estar saludable y tratar de jugar más de 140 partidos esta temporada", dijo Cabrera a ESPN Digital el martes en Tigertown, el complejo de entrenamientos primaverales de los Tigres en Lakeland, Florida.

"Mi meta principal es estar sano. Si estoy sano y en el campo de juego, cosas buenas pueden suceder", dijo Cabrera.

Cabrera, quien cumplirá 37 años en el primer mes de la próxima temporada, se reportó al campo de entrenamientos en una gran forma física y sin los dolores en su rodilla derecha que afectaron notablemente su producción en el 2019, cuando bateó .282 con 12 jonrones y 21 dobles en 136 partidos.

"El año pasado pude jugar esa cantidad de juegos con una rodilla lastimada. Este año me siento mucho mejor, he descansado bien la rodilla, he fortalecido mi rodilla derecha y creo que podré jugar más partidos este año", dijo Cabrera, quien además trabajó duro en el invierno para quitarse más de 20 libras del cuerpo.

Cabrera, un 11 veces Todos Estrellas y doble Jugador Más Valioso de la Liga Americana, batea .315 con 577 dobles y 477 jonrones en 17 temporadas con Miami Marlins y Detroit. En una carrera que muy probablemente terminará con una placa en el Salón de la Fama de Cooperstown, Cabrera promedia 32 jonrones y 39 dobles por cada 162 partidos.

Jugar con una rodilla lastimada, afectó notablemente su capacidad para batear la pelota por las zonas más alejadas del parque.

"Me afectó mucho", dijo Cabrera, quien no había bateado tan pocos jonrones en una temporada de al menos 80 partidos desde su año de debut, en el 2003. "Fue una batalla de hacer ajustes todos los días [por la rodilla] cuando estaba al bate", agregó.

"Otra de las cosas que tengo planeado este año es no tratar de cambiar mi swing, ir con mi swing natural, reaccionar con el lanzamiento y no tratar de cambiarlo para que no moleste la rodilla", dijo Cabrera.

Si Cabrera logra mantenerse en el campo al menos 140 partidos y luce al menos el 80% de efectividad en el swing que le ayudó a ganar la Triple Corona ofensiva del joven circuito en el 2012, el gran bateador derecho podría conseguir o acercarse a una de las combinaciones más selectas de las ligas mayores: 500 jonrones y 3,000 hits.

En la historia, 32 bateadores han pegado tres mil hits y 27 superaron los 500 jonrones, pero solamente seis lograron ambas hazañas. Ninguno es venezolano.

En mayo del 2018, el dominicano Albert Pujols, de los Los Angeles Angels, se unió a Hank Aaron, Alex Rodríguez, Willie Mays, Rafael Palmeiro y Eddie Murray en el club. Del grupo, Aaron, A-Rod, Mays y Pujols superaron los 600 jonrones.

Para lograr esas y otras metas, Cabrera sabe que mantenerse fresco será lo más importante. Por eso es que planea dividir su tiempo de juego entre primera base y el rol de bateador designado, dependiendo de las circunstancias, los planes del manager Ron Gardenhire y las necesidades de los Tigres.

"A esta altura de mi carrera, tengo que ser inteligente. Tratar de que me combinen entre primera base y bateador designado, así puedo descansar las piernas. Tengo un buen manager que entiende ese tipo de cosas y todo dependerá de cómo me sienta cada día", dijo Cabrera.

"Lo más importante es estar sano, trabajar en eso, tener la responsabilidad de hacer todo lo que sea necesario para estar en un ciento por ciento", agregó.