Mookie Betts será el jugador con más presión en la temporada de MLB

Getty

Uno de los movimientos más importantes que se dieron durante la temporada muerta fue el cambio entre Los Angeles Dodgers y Boston Red Sox que envió a Mookie Betts al equipo californiano, luego de que las conversaciones para una posible extensión contractual entre el jugador y el equipo de Massachusetts no llegaran a ningún lado.

Las expectativas con la llegada de Betts a los Dodgers se elevaron de manera considerable, tanto para el conjunto como para el jugador, por lo que las responsabilidades que el pelotero tendría de ayudar al club a ganar y de poner buenas estadísticas en la temporada.

Ante la realidad provocada por la pandemia del COVID-19 y el largo período de discusión entre propietarios de equipos y jugadores para poder establecer el inicio de la temporada, Betts tendrá una carga mucho más pesada sobre sus hombros y tendrá que jugar su mejor béisbol durante cada uno de los 60 partidos de este año.

Betts tendrá la oportunidad de llegar a la agencia libre por primera vez en su carrera en un escenario complejo, debido a que con temporada corta y un mercado directamente afectado por la pandemia, los equipos podrían tener reservas en otorgar un contrato de mucho dinero y por mucho tiempo. Esto prácticamente obliga al jardinero a tener un año excelente.

Un reto adicional para Betts será jugar fuera del paraíso para bateadores que es Fenway Park y llamar hogar al Dodger Stadium, un estadio con reputación de ser beneficioso para los lanzadores, situación que podría afectar los números generales del pelotero.

Sin embargo, Betts ha probado su valía y su talento con un premio de Jugador Más Valioso en 2018, un anillo de Serie Mundial, tres premios de Bate de Plata, un título de bateo y cuatro Guantes de Oro. Esto sumado a un promedio de bateo de por vida de .301, un porcentaje de embasarse (OBP) de .