Red Sox enfrentarán problemas por su débil cuerpo de lanzadores

Getty Images

Boston Red Sox se encuentra frente a una situación sumamente complicada, debido a que no cuentan con un cuerpo de lanzadores que pueda ser considerado como competitivo para mantenerlos disputando una posición clasificatoria a la postemporada del 2020.

El haber perdido a Chris Sale a causa de una lesión en su codo de lanzar, junto al cambio de David Price a Los Angeles Dodgers y la partida de Rick Porcello, quien ahora es miembro de los New York Mets, los ha dejado en una posición sumamente comprometida en cuanto a lanzadores abridores se refiere. El equipo tampoco hizo mejoras a un cuerpo de relevistas que no pudo cumplir con el trabajo durante la pasada temporada.

Para la próxima temporada la rotación abridora del equipo de Boston será encabezada por Eduardo Rodríguez, quien viene de lanzar su mejor temporada al haber registrado un récord de 19 victorias y 6 derrotas en 34 salidas, colocando un promedio de carreras limpias permitidas de 3.81 y ponchando a 213 contrincantes, la mayor cifra de su carrera.

Luego de Rodríguez, una de las contrataciones realizadas por el equipo durante la temporada muerta, Martín Pérez, podría ser el abridor número dos. Pérez no tuvo una buena temporada junto a Minnesota Twins en el 2019 ya que compiló un promedio de carreras limpias permitidas de 5.12, permitió 23 cuadrangulares y 94 carreras en contra en tan solo 165 entradas lanzadas.

A partir de ahí las cosas se complican para Boston Red Sox. El equipo contrató los servicios del lanzador derecho Collin McHugh, quien militaba en Houston Astros, pero este viene de sufrir una lesión en su codo y las posibilidades reales de que pueda lanzar en el 2019 o, si lo logra, en qué capacidad podría hacerlo, continúan siendo un misterio.

Sin McHugh, Red Sox tendría que recurrir a Nathan Eovaldi, Ryan Weber y Brian Johnson, quienes en 2019 se combinaron para un récord de 6 victorias y 13 derrotas, con un promedio de carreras limpias permitidas de 5.58.

El cuerpo de relevistas de los Red Sox no muestra muchas mejoras ni roles definidos para la temporada del 2020. Matt Barnes, Heath Hembree, Darwinzon Hernádez, Marcus Walden y Ryan Brasier regresan como los encargados de las entradas finales para cada partido del conjunto, sin saberse quién fungirá como cerrador. Los cinco lanzadores se combinaron para un promedio de carreras limpias permitidas de 4.15 y 15 salvamentos, así como 250 ponches en 268 entradas, en general fueron uno de los peores grupos de relevistas del 2019.

La realidad de Boston Red Sox es que se encuentran en serios problemas ya que no pueden darse el lujo de que su cuerpo de lanzadores les cueste muchos partidos, como ocurrió en el 2019, por lo corta que será el 2020 para Grandes Ligas. Los equipos se enfrentan a la posibilidad de que cualquier racha negativa podría resultar en perder la oportunidad de llegar a la postemporada.