Cinco cosas que MLB puede hacer ahora para enfrentar el racismo sistémico

play
Glanville analiza la importancia de los atletas que hablan sobre problemas sociales (2:23)

Doug Glanville explica cuán importante es para los atletas tomar una posición y asumir liderato cuando hablan de las injusticias sociales. (2:23)

Major League Baseball está luchando para poder comenzar la temporada 2020, con considerables preocupaciones sobre viajes, seguridad y logística durante la pandemia de coronavirus. También se cierne sobre el juego la cuestión de cómo enfrentará una nueva sensibilidad sobre la raza en Estados Unidos.

Ser neutral ya no es una opción. El deporte puede establecer el tono si puede cambiar de palabras en una declaración para asumir una postura social completamente nueva. MLB ya ha desarrollado iniciativas hacia prácticas de contratación más inclusivas, pero también se trata de un cambio cultural, un cambio en las normas para elevar la inclusión y responder a la injusticia racial. Dado que la respuesta pública del juego a menudo se ha deslizado hacia el silencio o hacia evitar esos temas, aquí hay cinco cosas que sugeriría en este momento para comenzar ese cambio cultural, sabiendo que estos son solo la punta del iceberg.

1. Actualizar la Regla Selig

La Regla Selig requiere que los equipos entrevisten a diversos candidatos para oportunidades de trabajo dentro y conectados con las Grandes Ligas. Como cualquier regla, necesita ser revisada de vez en cuando. Ahora sería uno de esos momentos.

Hace algunos años, yo escribí que apoyaba la Regla Selig por el poder que tiene de poner buenas intenciones por escrito. Proporciona un punto de referencia. Aumenta la responsabilidad. La regla ha demostrado tener éxito en desenterrar candidatos calificados diversos para ciertos puestos. Sin embargo, hay áreas en el juego que aún están fuera del alcance de su impacto previsto. Por ejemplo, los equipos tienen poder unilateral para traer asistentes especiales fuera de esta regla. Esto pone énfasis en la relación de alguien con el liderazgo del equipo. En el pasado, estos puestos no eran cruciales para contratar, digamos, al próximo mánager del equipo, pero cada vez más, ayudan a determinar quién se convierte en el mejor candidato. Sin que la liga tenga la influencia para liderar a cada equipo hacia el objetivo más amplio de la diversidad, la única forma en que este proceso se vuelve diverso es a través del compromiso de los propietarios de cada equipo de forma individual. Y a menos que usted, como candidato, forme parte de esta vía interna, son remotas tus posibilidades en el proceso de la entrevista. Debido a que estas posiciones han tendido a reflejar la homogeneidad de dueños del béisbol, un poco de supervisión e intercambio de mejores prácticas sería beneficioso para lograr una misión grupal, en lugar de una misión de equipo.

Cómo tomar medidas en este momento: Reúne a todos los equipos para elaborar un documento sólido de mejores prácticas representativo de todos los puntos de vista, pero basado en la experiencia en cómo lograr y proteger la inclusión en todo el deporte.

2. Usar la analítica en una forma nueva

Aunque esto siempre ha sido parte del juego, la última década en el béisbol ha visto una explosión en análisis. Ahora, hay departamentos dentro de cada organización dedicados a calcular números, encontrar patrones y buscar valor debajo de cada roca. Hacen proyecciones y explican la historia, y cada equipo usa su departamento a su manera. La analítica puede convertir la filosofía de una organización en un algoritmo. Los análisis pueden decirle que, si intenta robar la tercera base durante un juego diurno con un lanzador zurdo en el montículo durante un eclipse solar, las posibilidades de éxito aumentan en X puntos porcentuales. Los detalles tienen muchos detalles.

Pero cuando preguntamos a las organizaciones sobre la falta de diversidad en ciertas posiciones o por qué persiste una cultura impactada por un prejuicio significativo tanto abierto como en las sombras, hay pocas respuestas. Sí, es un problema emocional, arraigado en prejuicios sistémicos de larga tradición que pueden ser difíciles de cuantificar, pero hemos desarrollado muchos modelos sociales para una gran cantidad de otras circunstancias. ¿Por qué no dirigir esas mentes analíticas hacia este objetivo de diversidad? ¿O utilizar el análisis para comprender cómo el sistema puede perpetuar la disparidad? Después de todo, hay aspectos que son, de hecho, ecuaciones. El prejuicio es medible cuando se trata de resultados. Tenemos puntos de datos estadísticos. Pasamos tanto tiempo en el valor económico y en el valor del resultado en el campo que tendemos a pensar que nuestras prioridades humanas no declaradas se cumplirán a través de la magia. Quizás la analítica pueda ayudarnos a plantear preguntas como: ¿Por qué los candidatos minoritarios no avanzan al mismo ritmo que los candidatos blancos? ¿Por qué contrato personas que se parecen a mí? ¿Cuál es el impacto de un jugador que juega en un ambiente cultural que es hostil o, peor aún, abiertamente hostil? ¿Los jugadores de color tienen a alguien con quien hablar sobre las experiencias con el racismo en algún lugar dentro de la organización? ¿Qué se hace sobre el racismo? ¿Es más difícil ser un jugador de rol cuando eres afroamericano? En la fuerza policiaca, hay datos sobre tasas de arresto desproporcionadas, uso de la fuerza, etc. Muchos de estos puntos de datos se rastrean a lo largo de las líneas de raza. Las empresas inclusivas exitosas se diseñan para controlar el prejuicio. Si alguna industria puede hacer las inmersiones más profundas, es el béisbol. ¿Por qué no usarlo para un bien mayor?

Cómo tomar medidas en este momento: Traer un experto, como Iris Bohnet de la Escuela Kennedy en Harvard University, cuyos estudios en los campos de análisis de personas y diseño de comportamiento son insuperables, y pónganse a trabajar.

3. Ser un puente entre jugadores, fanáticos y agentes de la ley

Hablando de las fuerzas policiacas, esta es una asociación que debería expandirse. La policía y el béisbol comparten mucha cultura común, incluida la historia sindical y el alcance a las comunidades de todo el país. Las pequeñas ligas están en todas partes, y los equipos de liga menor y Grandes Ligas tienen presencia local fuerte. El béisbol puede ayudar a desarrollar y compartir recursos con la policía para ayudar a reinventar la vigilancia a través del mejor espíritu del juego. Dondequiera que yo jugaba, tenía una relación directa con la policía local. Los jugadores conocen bien esa experiencia, ya sea un oficial que busca a los jugadores para garantizar su seguridad o una amistad de trabajo unida por organizaciones benéficas u oficiales voluntarios en la vida de los jugadores como entrenadores cuando eran más jóvenes, como ocurrió en mi caso.

El béisbol puede ser parte de esta solución porque el juego comprende la apasionada comunidad de fanáticos de sus equipos. Esta es una gran pérdida a medida que las ligas menores se contraen. Los intangibles del alcance de los equipos permitieron a los jugadores hacer mucho con su influencia para mejorar las relaciones. Este es un momento en el que necesitamos involucrarnos más, sentarnos juntos en la mesa y permitir que el lenguaje del béisbol rompa el hielo. La policía está en todas partes, y también el béisbol, y los dos tienen una conexión de larga historia. Hay alrededor de 700,000 policías en los Estados Unidos en aproximadamente 18,000 departamentos. Hay 180,000 escuadrones de Pequeñas Ligas y millones de jugadores. Hay 30 equipos de Grandes Ligas y más de 250 equipos de ligas menores. Juntos, representan una asociación infrautilizada.

Cómo tomar medidas en este momento: Yo serví en el el Consejo de Estándares y Entrenamiento para Oficiales de Policía de Connecticut, y es sorprendente lo que puede suceder cuando las personas trabajan constantemente juntas con un objetivo común. El consejo tiene civiles y agentes de la ley trabajando juntos para establecer políticas. Muchos estados tienen una estructura similar pero no tienen civiles en la sala. Hay que ayudar a que esto se convierta en el estándar.

4. Aprovechar al máximo la diversidad existente en el béisbol

El béisbol ya tiene una rica diversidad en el terreno. Cuando jugaba, era un aspecto del juego que realmente amaba. Gente de todo el mundo, de todo el país, con diferentes antecedentes socioeconómicos, todos tratando de resolverlo como un equipo. Vi muchos ejemplos de jugadores reconsiderando sus suposiciones al final de una larga temporada. Una temporada en el béisbol es un momento en el que obtienes mucha más información acerca de una persona que solo su color de piel y su domicilio. A veces, saber que esas suposiciones iniciales eran incorrectas o demasiado simplificadas puede ayudarles a ver el mundo a través de los ojos de otra persona. El juego puede hacer más para mostrar a los jugadores que trabajan juntos. Viajan, comen, juegan, rezan, se alojan, ganan, pierden, lloran, entrenan... todo eso juntos. Es una ventaja sobre lo que es un país bastante segregado, donde las personas generalmente se retiran a sus silos, ya sea involuntariamente o por elección. El béisbol brinda acceso y oportunidad para compartir culturas e ideas de maneras únicas. Eso vale mucho, y el juego debería estar orgulloso de ello. Podemos trabajar juntos porque ya hemos estado trabajando juntos.

Cómo tomar medidas en este momento: Inicie una campaña para mostrar una verdadera diversidad en el trabajo. Llámalo: "Un equipo".

5. No corras y te escondas del racismo

La estrategia típica cuando se trata de temas incómodos que enfrenta un equipo, liga u organización es dejar que el ciclo de los medios lo mate. Hay un cálculo de que la gente se aburrirá, los medios se aburrirán y cualquier verdad incómoda se desvanecerá. Hasta la fecha, el racismo ciertamente ha sido empujado a esa categoría. Si el enfoque se basa en la falsa creencia de que el racismo existe solo cuando las personas que lo experimentan lo mencionan, entonces el béisbol no será parte de la solución. El problema con esta estrategia de ignorarlo hasta que desaparezca es que disminuye el impacto del racismo o al menos hace que parezca que todos tenemos el privilegio de seguir adelante. Muchos no lo hacen. La línea corporativa, la cita sobre la unidad, el "esto no es lo que somos" solo tiene sentido cuando se defienden esas palabras todos los días. Es mejor reconocer esto es lo que hemos sido o hemos estado en silencio durante demasiado tiempo.

Los programas de diversidad pueden fallar en parte porque aquellos que están en posición de abordar la diversidad no tienen poder real a menos que apaguen incendios, pero el béisbol puede hacer un mejor trabajo para liderar la carga, especialmente cuando beneficia a la sociedad. Es algo difícil de evaluar, pero alcanzable. A veces será incómodo, y los intereses comerciales pueden necesitar adaptarse, pero estos son momentos para que un gran liderazgo sea intransigente con los valores centrales. Tampoco puede ser una reacción instintiva. El béisbol tiene que tener cuidado con cancelar la cultura. Eso ha sido utilizado por las corporaciones como algo para esconderse y una forma de evitar tener una mirada más profunda sobre sí mismas. El riesgo es que tendemos a cancelar las lecciones también. Debemos recordar que el racismo no es un ciclo de noticias de 24 horas en la vida de las personas. No se tratar de esa manera.

En su mayor parte a lo largo de su historia, el béisbol ha guardado silencio sobre el racismo. A Jackie Robinson le dijeron que necesitaba resistir el impulso de contraatacar, y contuvo el aliento hasta que ganó tiempo. Luego luchó, vehementemente, por la igualdad más allá del juego de béisbol, frente al odio, las amenazas de muerte y el peligro familiar. Esa es la necesidad que el béisbol de Robinson debe aprovechar en este momento: el legislador, orador, manifestante, debatidor, columnista, activista, activista y espejo de un país que necesita mejorar. No tenemos excusa para nuestro silencio o nuestra ignorancia selectiva de cómo el último deseo público de béisbol de Robinson fue ver el poder de la diversidad entretejido en el liderazgo del juego.

Cómo tomar medidas en este momento: Hay que revisar todo el legado de Jackie Robinson. Da vida a sus otros objetivos para la igualdad, los que persiguió en su vida después del béisbol. Use su ejemplo de cómo responder a la injusticia, tanto en público como en privado.