Playoffs MLB 2020: ¿Podrán los Astros de 2020 unirse a los Red Sox de 2004? La anatomía de una remontada 3-0

play
El crucial robo de base de Dave Roberts en la SCLA 2004 (0:29)

En el Juego 4 de la SCLA de 2004, Dave Roberts se robó la segunda base para los Red Sox, que preparó el escenario para que se empatara el juego y la posterior recuperación de Boston en la serie. (0:29)

Los Boston Red Sox de 2004 inspiraron una cantidad de libros, revistas especiales y documentales del tamaño de una biblioteca, que relatan su milagrosa carrera hacia los campeones de la Serie Mundial. Ese equipo, conocido cariñosamente como "Los Idiotas", puso fin a la sequía de 86 años de la franquicia en la Serie Mundial. Romper la maldición los convirtió en uno de los equipos más famosos y queridos de la historia del béisbol.

Ahora los Houston Astros del 2020 están tratando de igualar uno de los logros históricos de Boston: los Medias Rojas son el único equipo en la historia de la postemporada de las Grandes Ligas en ganar una serie al mejor de siete después de perder los primeros tres juegos. Los Astros forzaron el séptimo partido del sábado con una victoria 7-4 sobre los Tampa Bay Rays el viernes en Petco Park en San Diego.

Los Astros, por supuesto, no tienen un apodo lindo. Los fanáticos del béisbol de todo el país pueden tener otro sobrenombre para ellos, pero definitivamente no es lindo. Los Red Sox se unieron para vencer a los New York Yankees, no sólo su enemigo mortal, sino un equipo que había jugado en seis de las ocho Series Mundiales anteriores. Los Astros están tratando de derrotar a los Rays, una franquicia con 27 títulos de Serie Mundial menos que los Yankees.

Los Astros conocen la historia que persiguen. Alex Bregman hizo que sus compañeros miraran el Documental "Cuatro días en octubre" sobre los Medias Rojas antes del Juego 5. Bueno, a algunos de sus compañeros de equipo; Michael Brantley dijo que no había oído hablar de eso. Aún así, con los Astros a punto de igualar la hazaña de Boston, veamos qué tipo de comparaciones podemos encontrar entre lo que sucedió en 2004 y lo que están haciendo los Astros en 2020.

Los primeros tres juegos

Piensen en todo el bagaje mental con el que tuvieron que lidiar los Medias Rojas: estaban luchando contra la maldición casi centenaria; habían perdido una desgarradora Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2003 ante los Yankees en siete juegos; y luego los Yankees los derrotaron en los primeros tres juegos en 2004 con pizarrones de 10-7, 3-1 y 19-8. Además de eso, el as del cuerpo de abridores Curt Schilling estaba luchando contra una lesión en el tobillo y había sido bombardeado en el Juego 1. Los Medias Rojas no sabían si lanzaría de nuevo en la serie.

Los Astros tienen su propio bagaje con la revelación del esquema de trampas en la temporada baja que los convirtió en el equipo más odiado de las mayores (y su propio as, Justin Verlander, ha estado fuera desde agosto después de la cirugía Tommy John). Una gran diferencia aquí es que estuvieron cerca en los primeros tres juegos. José Altuve cometió dos errores cruciales en tiros, y los Rays tuvieron una excelente defensa, especialmente en el Juego 3; pero los Astros lanzaron bien, y no solo superaron en hits a los Rays 26-18 sino que golpearon la pelota con más fuerza y con mayor frecuencia.

Los Red Sox tenían una actitud despreocupada, y quizás estar abajo 3-0 les puso menos presión. También sabían que eran tan buenos como los Yankees, después de terminar con marca de 11-8 contra ellos en la temporada regular.

Los Astros sabían que solo necesitaban un par de oportunidades para comenzar a seguir su camino y que, si bien la suerte no siempre se balancea en una serie corta, si seguían golpeando la pelota con fuerza, seguramente obtendrían buenos resultados.

"Hasta ahora, las cosas realmente no han ido como queremos", dijo el manager de Houston, Dusty Baker, después del Juego 3. "Realmente tenemos la espalda contra la pared. Es una montaña empinada para escalar, pero no es imposible. Solo tenemos que apretarnos el cinturón, ponernos nuestros pantalones de niño grande y salir a pelear mañana".

Juego 4

A pesar de la actitud positiva de cara al juego, los Red Sox se encontraban abajo 4-3 en la parte baja de la novena con el invencible Mariano Rivera en el juego. Sabes lo que pasó. Kevin Millar abrió con una base por bolas de cinco lanzamientos. El corredor emergente Dave Roberts se robó la segunda base, en jugada muy cerrada, y Bill Mueller lo trajo al plato con un sencillo. Detalle olvidado: David Ortiz conectó elevado al cuadro con las bases llenas para finalizar la entrada. Pero Ortiz respondió tres entradas más tarde con un jonrón de dos carreras ante Paul Quantrill.

La mayoría de los equipos ni siquiera llegan al Juego 5. De las 39 series al mejor de siete que se colocaron 3-0, 28 terminaron en barridas. La mayoría de los equipos, después de una larga temporada, están físicamente cansados y mentalmente agotados, y ganar cuatro seguidos contra un buen equipo puede parecer inútil.

Los Astros tomaron una ventaja temprana de 2-0, los Rays lo empataron, pero luego George Springer conectó un jonrón de dos carreras contra Tyler Glasnow en la quinta entrada, el golpe ganador en la eventual victoria por 4-3. De hecho, la suerte de Houston finalmente cambió en la novena cuando el doble remolcador de Willy Adames dio contra la pared del jardín central izquierdo a pocos pies de ser el cuadrangular que habría empatado el juego.

Springer se fue de 4-3 en el juego, mientras que Altuve se fue de 4-2 con un jonrón y un doble. Los Medias Rojas tenían a Ortiz, uno de los mejores bateadores de postemporada de todos los tiempos, pero los Astros tienen a Springer y Altuve. Echen un vistazo a los números de postemporada de por vida para los tres (entrando en el Juego 6 para Springer y Altuve):

Springer: .274/.353/.560, 19 HR en 252 turnos al bate
Altuve: .298/.368/.560, 18 HR en 248 turnos al bate
Ortiz: .289/.404/.543, 17 HR en 304 turnos al bate

Los jugadores de los Astros celebraron una reunión previa al juego, pero Baker incluso se rió un poco después del juego. "Creo que nosotros como sociedad, a veces nos reunimos demasiado. Todo lo que hacemos es decir lo obvio", dijo Baker. "Estamos a punto de ser eliminados si perdemos este juego esta noche, nadie está listo para irse a casa, estamos listos para irnos a Dallas". En otras palabras, se trata de hablar con tus bates, y no fue una sorpresa que las versiones de Houston de David Ortiz lograran conectar los hits grandes.

Juego 5

Solo tres de esos 39 equipos que estaban abajo 3-0 habían empujado la serie a seis juegos antes de los Astros. Los Medias Rojas lograron otra victoria dramática, ganando 5-4 en 14 entradas con un sencillo de Ortiz con dos outs. Los Yankees en realidad lideraban 4-2 al entrar en la parte baja de la octava, pero Ortiz le pegó un jonrón a Tom Gordon, Millar recibió boleto y Trot Nixon conectó un sencillo. Solo entonces Rivera entró al juego, permitiendo la carrera del empate con un elevado de sacrificio. Tal vez si Joe Torre traía a Rivera para un salvamento de dos entradas, como solía hacer el mánager, las cosas habrían resultado diferentes. Sin embargo, Rivera había hecho 40 lanzamientos en el Juego 4 y Gordon había estado sobresaliente ese año.

¿La gran diferencia entre los Medias Rojas y los Astros? Los Medias Rojas tuvieron un abridor No. 2 bastante bueno en el Juego 5: Pedro Martínez. Dusty Baker tuvo que improvisar e ir con un juego de bullpen, eligiendo evitar usar al abridor Framber Valdez con poco descanso y manteniendo al abridor número 5 Cristian Javier en relevo. Los primeros cinco lanzadores que utilizó Baker fueron novatos. Los Rays conectaron tres jonrones, pero todos fueron solitarios. Springer conectó un cuadrangular en la primera entrada, y luego Correa fue a la caja de bateo en la parte baja de la novena con el juego empatado.

Correa predijo su batazo: "Cuando entré en ese turno al bate, le dije a Altuve, que venía saliendo del campo [que] 'Voy a terminarlo'. Podía sentir que mi swing estaba sincronizado, podía sentir que mi ritmo era bueno, podía sentir que quería llevar lejos la pelota y sentí que podía hacerlo".

Lo hizo. Y así, todo el impulso ahora estaba a favor de Houston. Todavía estaban vivos, tenían a su mejor abridor listo para el Juego 6, los hits caían y la presión ahora estaba en Tampa Bay.

Juego 6

Al final resultó que, Schilling pudo lanzar de nuevo. Una nota importante, y a menudo olvidada, sobre la serie de 2004 es que el Juego 3 se suspendió inicialmente por lluvia, por lo que los últimos cinco juegos se jugaron durante cinco días, sin ningún día libre antes del Juego 6. Debido a la lluvia, Martínez pudo abrir el Juego 5 con un descanso regular, lo que permitió atrasar a Schilling otro día. Schilling se sometió a un procedimiento temporal en el tobillo, por lo que este fue el famoso juego de la Media Ensangrentada. Permitió una carrera en siete entradas, Mark Bellhorn conectó un jonrón de tres carreras y los Medias Rojas ganaron 4-2.

Negarse a entrar en pánico en el Juego 5 significó que Baker pudo abrir con Valdez con un descanso completo. De nuevo, hubo suerte aquí. Si el Juego 5 hubiera llegado a la décima entrada, Baker dijo que Valdez habría entrado. El jonrón de Correa no solo ganó el Juego 5, sino que también ganó el Juego 6. Valdez permitió una carrera en seis entradas y la jugada de Kevin Cash de sacar temprano al abridor Blake Snell en la quinta entrada luego de una base por bolas y un hit de base fracasó mientras los Astros anotaban cuatro carreras para tomar una ventaja 4-1.

Juego 7

Ambos mánagers en 2004 estaban en un aprieto. Terry Francona no tenía una opción clara. Su rotación había sido Schilling, Martínez, Bronson Arroyo, Derek Lowe, Martínez y Schilling. Arroyo había lanzado una entrada de relevo en el Juego 6. Francona se fue con Lowe con dos días de descanso. La rotación de Torre había sido Mike Mussina, Jon Lieber, Kevin Brown, Orlando Hernández, Mussina y Lieber. Javier Vázquez era el quinto abridor sólido, pero había hecho 96 lanzamientos en relevo de Brown en el Juego 3 después de que Brown duró solo dos entradas. El juego finalmente se convirtió en una paliza, pero Torre terminó quemando a dos lanzadores abridores. Brown había hecho solo 57 lanzamientos, por lo que Torre se fue con él con tres días de descanso. Mala elección. Ortiz, sí, de nuevo, conectó un jonrón de dos carreras en la primera entrada; y con las bases llenas en el segundo, Vázquez reemplazó a Brown, y Johnny Damon lo saludó con un grand slam. Los Medias Rojas ganaron 10-3.

Para los Astros y los Rays, ni Baker ni Cash están en el mismo modo de problemas con sus cuerpos de lanzadores. Los abridores del Juego 2 Lance McCullers Jr. y Charlie Morton tendrán su descanso regular. Debido a que el Juego 6 se convirtió en una derrota decisiva, los Rays pudieron salvar a todos sus mejores relevistas, con la excepción de Diego Castillo, quien hizo 14 lanzamientos. El jonrón de dos carreras de Manuel Margot en la octava forzó a Baker a utilizar al cerrador Ryan Pressly por tercer día consecutivo, un problema menor; pero Pressly tuvo una entrada rápida de nueve lanzamientos, y ha hecho 39 lanzamientos en esos tres juegos. Estará listo.

Pero al igual que el juego en el Yankee Stadium en 2004, uno se pregunta si todo se reducirá a las dos primeras entradas y no a la novena. Se podía ver la dicotomía en las emociones en una jugada en la sexta entrada del Juego 6. En ese momento el marcador estaba 5-1, pero los Rays pusieron dos en base con un out contra Valdez, quien acababa de darle boleto a Yandy Díaz, con los dos intercambiando palabras después de que Díaz le ladrara a Valdez después de la cuarta bola. Valdez se acercaba a los 100 lanzamientos y estaba cansado, pero indujo a Brandon Lowe a batear para doble matanza, Lowe lanzó su casco contra el suelo mientras cruzaba por la línea de primera base. Valdez celebró con un puño al aire y celebró con Correa y Altuve mientras salía del campo. Después de esa obra, le envié un mensaje de texto a un amigo: "Esta serie se terminó".

Lo sé. Se supone que el béisbol no es así. El momentum es una palabra utilizada por escritores y expertos, no por jugadores. Pero la frustración de los Rays está ahí. Podemos verla.

"Están frustrados. Todos estamos frustrados", dijo Cash. "No creo que se estén poniendo tensos. Creo que están reconociendo que tenemos la oportunidad por cuarta vez ahora de hacer algo especial. Y tienen confianza en que podemos encontrar formas de competir realmente y poner en marcha los bates, anotar algunas carreras para Charlie y encontrar la manera de ganar ".

El acto de arrogancia de Díaz me recordó el infame incidente de Alex Rodríguez-Bronson Arroyo del Juego 6 en 2004, cuando Rodríguez golpeó la pelota que estaba en el guante de Arroyo y fue cantado out por interferencia. Al igual que con Díaz, el pensamiento fue: "¿Qué estaba pensando? ¿Por qué le gritas al oponente después de recibir un boleto?" De manera similar, cuando Snell fue sacado de juego, pronunció las palabras: "¿Qué cara..os estamos haciendo?" Mike Zunino rompió su bate después de un ponche. Esa ventaja de 3-0 en la serie se siente como que pasó hace mucho tiempo.

"Somos implacables, y cuando decimos que no queremos irnos a casa, lo decimos en serio. Queremos seguir jugando béisbol y no queremos que este sea el final de nuestra temporada", Correa. dijo. "Nos ocupamos de estos tres juegos, y ahora nos ocuparemos de uno más. Si no ganamos ese juego, entonces todo esto no significará nada. Tenemos que salir mañana y conseguir esa victoria".