Bates de Tampa Bay Rays despertaron justo a tiempo

play
Despertaron los Rays, pero aún hay serie para rato (2:04)

La novena de Tampa Bay superó 6-4 a los LA Dodgers en el juego 2. (2:04)

ARLINGTON -- Brandon Lowe salió de un slump de forma espectacular, liderando el despertar de una somnolienta ofensiva de postemporada de los Tampa Bay Rays, que derrotaron 6-4 a los Los Angeles Dodgers, el miércoles, para empatar 1-1 la Serie Mundial de Grandes Ligas.

Lowe, quien comenzó la noche bateando .107 (56-6) con un jonrón, dos carreras impulsadas y 19 ponches en la postemporada, conectó dos cuadrangulares a la banda opuesta y empujó tres carreras. El antesalista Joe Wendle bateó un doble y empujó tres carreras, el dominicano Manuel Margot conectó dos incogibles y el cubano Randy Arozarena empató la marca de hits (22) para novatos en una postemporada, que tiene Derek Jeter desde 1996.

El relevista Nick Anderson (1-0) se anotó la victoria y el “opener” Tony Gonsolin (0-1) fue el derrotado. El cerrador dominicano Diego Castillo retiró el último bateador del encuentro para anotarse el salvamento. Encabezado por el abridor Blake Snell (9 ponches, 1 carrera en 4.2 innings), el pitcheo de los Rays tuvo 15 ponches, la segunda mayor cantidad en un choque de nueve entradas en la Serie Mundial.

Los Dodgers, que lideraron las Grandes Ligas en jonrones en la campaña regular, sacaron tres pelotas del parque para producir sus cuatro vueltas. El jardinero e intermedista Chris Taylor bateó jonrón de dos carreras en el quinto, mientras que el bateador designado Will Smith y el torpedero Core Seager agregaron tetrabases solitarios en los innings seis y ocho.

Tampa Bay puso su foja en 30-12 en partidos decididos por dos o menos carreras para un porcentaje de .714, el mejor de la historia. Los Pittsburgh Pirates de 1909 jugaron para .707 (53-22), los Cleveland Indians de 1954 para .706 (48-20) y los Chicago Cubs de 1907 para .701 (61-26) en esa situación.

Tampa Bay consiguió el segundo triunfo de su historia en el clásico. El otro (en el 2008 contra los Philadelphia Phillies) también fue en el segundo juego de la serie. Para conseguirlo, sus bates tuvieron que despertar de una larga siesta.

“Puedes ser un gran jugador y de vez en cuando pasarás por malos momentos y nosotros estábamos pasando por uno de esos momentos”, dijo el manager Kevin Cash. “Muy alentador, fue una gran noche para nosotros. Lowe tuvo una gran noche, Wendle nos dio un gran colchón, Manny Margot tuvo muy buenos turnos”, agregó el dirigente.

“Fue muy bueno ver nuestra ofensiva revivir”, dijo Cash.

Los Rays no anotaban seis carreras desde el 7 de octubre, cuando vencieron 8-4 a los New York Yankees en el tercer juego de las Series Divisionales de la Liga Americana. El día anterior habían ganado 7-5 para empatar una serie que terminarían ganando en un quinto y decisivo encuentro.

En sentido general, Tampa Bay solamente ha pisado el plato seis o más veces en tres ocasiones en 16 partidos de playoffs. También marcaron ocho vueltas el 30 de septiembre en un triunfo 8-2 sobre los Toronto Blue Jays en las Series de Comodines.

Sus 10 hits del miércoles representan la tercera mayor cantidad en un juego. Tuvieron 13 el 7 de octubre y 12 el 30 de septiembre.

“No voy a mentirles, mi cabeza estaba en diferentes lugares en medio de este slump. No me sentía bien, pero eso es lo grandioso de este equipo, cuando estás cayendo, siempre aparece alguien que te levanta”, dijo Lowe, el tercer jugador con múltiples jonrones en un partido en las últimas cinco ediciones de la Serie Mundial (Steve Pearce en el 2018 con los Boston Red Sox y Roberto Pérez para los Cleveland Indians en 2016) y el sexto intermedista de todos los tiempos.

Desde que la Serie Mundial fue creada en 1903 se han pegado 85 jonrones al lado opuesto. Lowe es el primero con dos en un juego. Wendle tenía de 7-1 con dos empujadas en la postemporada.

La Serie Mundial descansa el jueves, para jugar tres partidos consecutivos, con los Rays como dueños de casa, desde el viernes. Para el tercer encuentro, se espera un duelo entre los derechos Walker Buehler y Charlie Morton.

Esta es la ocasión número 60 en que la Serie Mundial está empatada 1-1 después de dos cotejos. De las 59 veces anteriores, el conjunto que ganó el tercer juego terminó ganando en el 64.4% de las ocasiones. Ese fue el caso en cinco de las últimas ocho y en 12 de las pasadas 16.