Los fans de los Dodgers obtienen 'lo mejor dentro de lo posible' con el autocine de la Serie Mundial

Los residente de Los Angeles aman sus autos, aman a sus equipos deportivos y ciertamente les encanta ser ruidosos. Para animar a los Los Angeles Dodgers en la Serie Mundial, se pueden combinar los tres.

Puede que no sean 56,000 fanáticos gritando dentro del Dodger Stadium, pero en una oda a los autocines del pasado, recuerden que los Dodgers ganaron la Serie Mundial por última vez en 1988, entre 850 y 950 autos, que resulta en un total de poco más de 2,000 personas, es la mejor opción. La gente toca la bocina, anima y grita para apoyar a los Dodgers.

Angie Gee nació y se crió en Los Ángeles y es una fan incondicional. Ella le dijo a ESPN que, aunque la experiencia no se parece en nada a un juego en persona, "todavía me da esa sensación saber que el estadio todavía está un poco abierto al público. Así que todavía podemos tener esa sensación, esa vibra, que los Dodgers están en casa".

La pandemia de coronavirus ha trasladado todos los juegos de la Serie Mundial al Globe Life Field en Arlington, Texas, donde puede asistir un número limitado de fanáticos. Pero los Dodgers habrían podido albergar a miles más en casa, por lo que se creó el drive-in (autocine) del Dodger Stadium para llenar el vacío.

Es el último renacimiento del entretenimiento al aire libre durante el encerramiento por el coronavirus. La estrella de la música country Garth Brooks ofreció un concierto que se mostró en autocines en todo el país durante el verano. Charlotte Motor Speedway, Hard Rock Stadium en Miami y el Rose Bowl convirtieron sus lugares en autocines.

En Los Ángeles, los fanáticos han pagado $75 por automóvil para ver los juegos de la Serie Mundial en dos pantallas HD de 60 pies instaladas consecutivamente en dos lotes. El audio del juego se transmite por radio FM. El domingo, los fanáticos vieron a los Dodgers ganar el Juego 5 , al lograr la victoria 4-2 para tomar una ventaja de 3-2 contra los Tampa Bay Rays. Ningún equipo ha ganado dos juegos consecutivos en esta Serie Mundial.

Los aficionados pueden llegar hasta 90 minutos antes del primer lanzamiento y ningún coche puede transportar más de seis pasajeros. No se sirven alimentos ni bebidas, y se prohíbe el alcohol y las fiestas fuera de su automóvil.

"Algunos fanáticos están intentando entrar desde el mediodía, esperando un lugar en la primera fila y han sido rechazados", dijo Jon Clapper, director asistente de relaciones públicas de los Dodgers.

Gee estuvo allí para el Juego 2 el miércoles y el Juego 5 el domingo.

E incluso sin la atmósfera de cerveza, perros calientes, bocadillos derramados y chocar las manos con tu vecino al azar, la experiencia para los fanáticos de los Dodgers ciertamente ha estado presente en el estacionamiento en el vecindario de Elysian Park. Los fanáticos de esos vecindarios pueden ver el juego desde las colinas que rodean Chavez Ravine.

Gee dijo que era "la segunda mejor opción", y volverá al lugar en lo que podría ser el posible decisivo Juego 6 el martes . Probablemente será el lote de estacionamiento más salvaje de Estados Unidos.

"Espero que no vuelvan a romper mi corazón. Cada octubre durante los últimos tres años", dijo Gee riendo.

Además de tocar la bocina durante las jugadas, Quincii Paxton, también nativo de Los Ángeles, le dijo a ESPN que los oficiales de policía en el lugar encendían sus sirenas durante las jugadas de anotación. "Fue fuerte por todos los bocinazos en todas las buenas jugadas y jugadas anotadoras de los Dodgers. Compensó el cambio de atmósfera de un juego regular. Definitivamente fue divertido, eso es seguro", dijo Paxton. Paxton fue con su madre a los Juegos 3 y 5 y dijo que es "un momento emocionante, al menos si eres fanático de Los Ángeles".