Rob Manfred no castigará a Justin Turner por no cumplir protocolos tras dar positivo a COVID-19

La oficina del comisionado de las Grandes Ligas (MLB) informó el viernes que concluyó su investigación por las acciones del jugador de los Los Angeles Dodgers, Justin Turner, durante la celebración por el triunfo de su equipo en la Serie Mundial pasada, determinando que no es necesaria una acción disciplinaria.

Turner fue retirado en medio del sexto juego del clásico de otoño contra los Tampa Bay Rays debido a una prueba positiva a coronavirus, pero, ignorando un llamado de la seguridad de MLB, participó en las celebraciones de los Dodgers, que ganaron el encuentro para conquistar su primer título desde 1988. Fue puesto en cuarentena en el consultorio de un médico, dijo el presidente de operaciones de béisbol de los Dodgers, Andrew Friedman.

"No pondré excusas por mi conducta, pero describiré mi estado de ánimo. Ganar la Serie Mundial fue el sueño de mi vida y la culminación de todo por lo que trabajé en mi carrera. Después de esperar en la sala de aislamiento mientras mis compañeros de equipo celebraban en el campo, pregunté si me permitían regresar al campo con mi esposa para tomar una fotografía", dijo Turner en un documento conjunto con la MLB.

"En ese momento supuse que quedaban pocas personas en el campo", dijo. "Sin embargo, lo que pretendía ser una foto que nos capturara a los dos se convirtió en varios saludos y fotos en las que breve e imprudentemente me quité la máscara. En retrospectiva, debería haber esperado hasta que el campo estuviera despejado de otros para tomar esa foto con mi esposa", agregó el pelotero.

"Me disculpo sinceramente con todos en el campo por no apreciar los riesgos de regresar al campo. He hablado con casi todos los compañeros de equipo, entrenadores y miembros del personal, y mis intenciones nunca fueron incomodar a nadie ni poner a nadie en mayor riesgo", dijo Turner.

MLB concluyó con que muchos fallos se combinaron para producir el episodio y que Turner no había violdo una orden expresamente.

"Como suele ser el caso, nuestra investigación reveló información adicional relevante que, aunque no exonera al señor Turner de la responsabilidad por su conducta, ayuda a contextualizar por qué eligió salir de la sala de aislamiento y regresar al campo", dijo el comisionado Rob Manfred.

"Primero, los compañeros de equipo del señor Turner lo alentaron activamente a salir de la sala de aislamiento y regresar al campo para tomarse una fotografía. Muchos compañeros de equipo sintieron que ya habían estado expuestos al señor Turner y estaban preparados para tolerar el riesgo adicional. En segundo lugar, el señor Turner cree que recibió permiso de al menos un empleado de los Dodgers para regresar al campo y participar en la fotografía", agregó.

Manfred dijo que el episodio pudo haber sido producto de una mala comunicación y que al menos dos empleados de los Dodgers no le dijeron nada al Turner mientras se dirigía al terreno de juego.

"Finalmente, MLB podría haber manejado la situación de manera más efectiva. Por ejemplo, en retrospectiva, se debería haber asignado a una persona de seguridad para vigilar a Turner cuando se le pidió que se aislara, y Turner debería haber sido transportado del estadio al hotel más rápidamente", dijo Manfred.

"Turner ha reconocido públicamente que su conducta fue incorrecta y ha expresado remordimiento por esa conducta. He hablado con él personalmente y sé que está extraordinariamente alterado por el incidente. Según todos los informes, Justin es un líder en la casa club, un contribuyente a su comunidad y una persona responsable que fue fundamental para que los Dodgers siguieran diligentemente los protocolos de salud durante toda la temporada", agregó.

Turner, quien es elegible para ser agente libre, ha sido una pieza fundamental en el reciente éxito de Los Angeles, que ha ganado ocho títulos seguidos en la División Oeste de la Liga Nacional y su primer campeonato en casi 32 años.

"Al ganar la Serie Mundial el martes pasado, mis compañeros y yo entregamos un campeonato a la ciudad de Los Ángeles después de una larga espera de 32 años. Realizamos el sueño de todos los niños que son fanáticos de nuestro gran juego", dijo Turner.

"Sin embargo, no salió como yo había soñado o cualquiera de nosotros hubiera esperado. Cuando mis compañeros de equipo y yo estábamos a punto de ganar el título, me sorprendió la noticia de que había dado positivo por COVID-19. Me sacaron rápidamente del juego y notificaron a mi esposa Kourtney y la sacaron de inmediato de la sección de esposas y familiares del estadio. Vimos las dos últimas entradas del juego juntos en el consultorio de un médico en la parte trasera de la casa club", contó el antesalista de 36 años.