Las olas comienzan a ir en la dirección correcta para 'El Tsunami'

En el duelo de lanzadores ante Scherzer, el dominicano finalizó con una buena labor. Patrick McDermott / Getty.

Carlos Martínez tuvo su mejor actuación de la temporada ante Max Scherzer y los Nationals, pero este es solo el inicio para recuperar a aquel lanzador estelar de los Cardinals

Las últimas temporadas de Carlos ‘El Tsunami’ Martínez han estado caracterizadas por la inestabilidad. El lanzador dominicano ha jugado varios roles desde 2017, su última temporada donde fue seleccionado al Juego de Estrellas.

Debido a las circunstancias en momentos tuvo que hacer las veces de cerrador, preparador, relevista intermedio o abridor.

Luego de esa extraña temporada de 2019 donde estuvo en el tramo final de 38 partidos y consiguió 24 salvamentos, la campaña de 2020 fue una para el olvido.

El dominicano vio acción en cinco partidos, todos como abridor, y no pudo sacar una sola victoria, cayendo derrotado en tres ocasiones con una efectividad de 9.90 y un WHIP de 2.100.

Entrando a su novena temporada en las Grandes Ligas ya con 29 años, ‘El Tsunami’ busca recobrar la forma que lo había colocado como uno de los mejores lanzadores dominicanos en MLB.

Pero su inicio en esta campaña no fue como esperaba. Previo al partido del miércoles, Martínez acumulaba una efectividad 7.80 con tres derrotas y solo 10 ponches en 15 entradas lanzadas.

El reto era enfrentar a unos Washington Nationals, que aunque no contaban con Juan Soto, traían a uno de los mejores lanzadores del negocio, Max Scherzer.

Y fue todo un duelo de lanzadores. La falta de ofensiva de los St. Louis Cardinals no ayudó a que las olas del tsunami fueran en la dirección correcta.

Pero para Martínez, fue tal vez el punto de inflexión en la temporada que lo lleve a tener actuaciones como las que acostumbraban y esperan los fanáticos de su equipo.

Y a pesar de que el dominicano fue el lanzador que cargó con la derrota, la misma le puede saber a victoria porque fue su mejor salida de la temporada con seis entradas lanzadas, solo permitiendo cuatro imparables, tres ponches y la única carrera del partido que al final fue la diferencia para los Nats.

Así que aunque no se logró ganar, St. Louis debe estar un poco más tranquilo con lo que pueda ofrecer Carlos Martínez de ahora en adelante.