¡Faltan dos semanas! Lo que más nos entusiasma en los últimos 14 días de temporada

play
Max Scherzer, rumbo a un nuevo Cy Young (1:17)

Enrique Rojas conversó con Carlina Guillén sobre las posibilidades del lanzador de Los Angeles Dodgers de llevarse el premio al mejor pitcher de la Liga Nacional. (1:17)

Apenas faltan dos semanas para terminar la temporada regular 2021 del béisbol de Grandes Ligas y no podemos sentirnos más entusiasmados por ello.

Tenemos una emocionante carrera en la División Oeste de la Liga Nacional entre los dos mejores equipos de todo el béisbol: San Francisco Giants y Los Angeles Dodgers. Las peleas por el comodín están repletas de candidatos en ambas ligas, con tres novenas en el Este de la Liga Americana (Boston Red Sox, New York Yankees y Toronto Blue Jays) asumiendo pleno protagonismo. También se encuentran los peloteros que buscan hacer los toques finales (o un último esfuerzo) para ganar los premios que se entregan en postemporada, desde el Jugador Más Valioso, pasando por el Cy Young, hasta el Novato del Año.

Entonces, ¿qué nos emociona más de estos últimos 14 días de temporada? ¿Cuáles son los equipos que tienen más en juego? ¿Qué historias de este final de campaña no reciben toda la atención que se merecen? En pocas palabras: ¿Cómo se definirá todo, a medida que el mes de septiembre da paso a octubre?

Le pedimos a nuestros expertos de béisbol de ESPN Ligas (Bradford Doolittle, Alden González, Jesse Rogers y David Schoenfield) que respondieran estas preguntas y muchas más, como una forma de prepararnos para disfrutar de algunos de los juegos de béisbol más importantes en lo que va de año. Nuestra próxima parada: ¡los playoffs!


¿Qué te emociona más de las dos semanas finales de temporada regular?

Doolittle: Tenemos algunas carreras divertidas en pos de cupos y sembrados a los playoffs. Sin embargo, lo que me emociona más que todo, es la recta final por los lideratos de bateo en la Liga Americana. ¿Podrá Salvador Pérez convertirse en el primer receptor titular y pelotero de los Kansas City Royals en ligar 50 cuadrangulares? ¿Podrá Vladimir Guerrero Jr. alcanzar a Pérez y José Abreu en la columna de carreras empujadas y alzar la Triple Corona? ¿Podrá Shohei Ohtani convertirse en el primer legítimo pelotero versátil (pitcher y lanzador) en asumir el liderato de jonrones desde Babe Ruth? Me doy cuenta de que esos son los datos que sigo revisando tras la conclusión de los partidos de cada noche.

González: La pelea por el comodín en la Liga Americana. Básicamente era un triple empate entre Yankees, Red Sox y Blue Jays antes de los juegos del viernes, y quedan algunos enfrentamientos directos cruciales. Los Red Sox se enfrentan este fin de semana a los Yankees, mientras que los Blue Jays se verán las caras con los del Bronx la próxima semana. Sin embargo, cada uno de los partidos disputados por estos equipos con miras al futuro tendrán mucho en juego. Vladimir Guerrero Jr., Aaron Judge, Xander Bogaerts, Chris Sale, Gerrit Cole, Robbie Ray y tantas otras estrellas que conforman estos rosters supremamente talentosos jugarán en momentos llenos de presión durante esta recta final, y no hay nada más divertido. El Este de la Americana es una división llena de potencias; por ello, será apropiado que tres de los equipos que la conforman clasifiquen a la postemporada. La pregunta es: ¿Qué equipo se quedará fuera?

Rogers: La carrera por el comodín en la Liga Nacional. Si los St. Louis Cardinals se imponen a San Diego Padres y Cincinnati Reds, será algo muy notorio. Y le debería costar el puesto a Jayce Tingler. El cuerpo de abridores de los Cardinals ha sufrido múltiples lesiones, al igual que los Padres; sin embargo, lograron mantenerse a flote mientras recuperaban la salud. La única forma de seguir adelante, cuando se cuenta con un roster menos talentoso debido a las lesiones, es venciendo a equipos malos. Antes del fin de semana, los Padres apenas tenían récord 40-39 contra rivales con registros inferiores a .500. Los Cardinals tenían marca 50-31. Dichos números no tienen nada que ver con la diferencia entre las dos divisiones en las que residen ambas novenas.

Schoenfield: La racha de cuatro victorias al hilo de los Phillies llegó a su final este domingo, al igual que la cadena de cuatro derrotas de los Braves. A pesar de ello, la ventaja de cinco juegos de Atlanta se ha visto súbitamente reducida a dos juegos. Eso es emocionante; sin embargo, mi preferencia se mantiene en la carrera por el Oeste de la Liga Nacional, donde Giants y Dodgers siguen jugando a un nivel increíblemente alto. Ya no volverán a enfrentarse entre ellos; por eso, ésta será una clásica carrera en la que nos mantendremos pendientes de la tabla de posiciones. Cierto, el perdedor se quedará con el comodín; pero ambos equipos quieren evitar disputar ese encuentro de eliminación directa. Todos tienen una opinión relativa a si les gusta el comodín o lo detestan; no obstante, esto nos sirve de recordatorio del por qué es tan importante quedar primero, y por qué una gran carrera por el título divisional sigue siendo lo mejor que nos puede ofrecer el béisbol.

¿Qué equipo tiene más en juego?

Doolittle: Los Yankees. Se trata de una combinación de factores: sequía de títulos, nómina, agresividad en la fecha límite de canjes, expectativas impuestas en la pretemporada y el resplandor de New York. Incluso si fuera una pelea por el comodín, jugar la postemporada le restaría mucho dolor a esa organización. No jugar en octubre provocaría múltiples clamores por cambios radicales en el Bronx, considerando que probablemente quedar fuera del comodín signifique terminar la actual temporada en el cuarto puesto del Este de la Americana.

González: Los Yankees, equipo con la segunda nómina más alta de este deporte y que constantemente carga con las mayores expectativas. Duplicaron la apuesta en julio pasado, despachando prospectos para adquirir a Anthony Rizzo en los últimos meses previos a su agencia libre. Quedar eliminados de la postemporada no solo sería una decepción; sino que también plantearía serias interrogantes con respecto a la conformación de su roster y cómo necesita evolucionar para volver a ser serios contendores. Y esa pregunta no tiene respuestas fáciles.

Rogers: Los Padres. Jayce Tingler y sus peloteros se han concentrado demasiado en mantener una prolongada cadena de triunfos, en vez de asumir las cosas un juego a la vez. Quizás perdieron el ánimo, una vez que la división se les escapó de las manos. Deberían deprimirse de verdad si terminan viendo la postemporada en casa, mientras los Dodgers se enfrentan a Reds o Cardinals en el partido por el comodín. El último equipo estaba listo para poner punto final a su temporada cuando negoció a los abridores Jon Lester y J.A. Happ. No obstante, el tiempo estuvo del lado de los Cardinals y éstos lo han aprovechado bien. Si los Padres no clasifican, deberían rodar cabezas en San Diego. No podemos decir lo mismo de Cincinnati o St. Louis. Los Yankees deben ser el primer y principal tópico de este debate.

Schoenfield: Otro voto por los Yankees. Existen niños que acaban de terminar sus carreras en Pequeñas Ligas sin haber visto a los Yankees jugar la Serie Mundial. Considerando las expectativas de pretemporada y el reciente ciclo de desalentadoras decepciones en playoffs (la derrota en el Juego 5 de la Serie Divisional de la Liga Americana de 2020 ante los Rays con Gerrit Cole en la loma, el cuadrangular de José Altuve en la Serie de Campeonato de 2019, la derrota 4-0 en el séptimo juego de la Serie de Campeonato), una temporada sin jugar en Serie Mundial; ni hablar de una campaña sin disputar los playoffs, podría motivar a Brian Cashman a reajustar su roster y cuerpo técnico, aparte de un cambio de mánager.

¿Qué noticia no recibe la atención que se merece?

Doolittle: No diría que esto no ha llamado la atención; sin embargo, la que ha recibido no basta: lo hecho por Max Scherzer a favor de la causa de los Dodgers va más allá de la realidad. Con sus siete innings en blanco contra Cincinnati del pasado 18 de septiembre, Scherzer ostenta efectividad de 0.78 en nueve aperturas con los Dodgers. Esa es la mejor cadena de nueve aperturas de su carrera en Grandes Ligas, superando un ciclo con los Nationals que terminó el 6 de julio de 2019. Antes de su llegada a Los Angeles, Scherzer era seguro exaltado al Salón de la Fama en primera votación, afirmación que no creo que muchos estén dispuestos a refutar. A pesar de ese hecho, Scherzer se vio repentinamente involucrado en una carrera de alto calibre por un título divisional, y respondió hilando el periodo de mayor dominio de su carrera como pitcher. Su calidad ha sido tan excepcional que es casi espeluznante verle laborar. Es así de dominante.

González: Bryce Harper y Fernando Tatis Jr. parecen caerse a palo limpio en la lucha por el galardón al Más Valioso de la Nacional; no obstante, Juan Soto ha estado increíble en un equipo de los Nationals que sigue tambaleándose. El dominicano suma un absurdo porcentaje de embasado de .525 desde el receso del Juego de Estrellas y es poseedor de OPS de .900 en toda la campaña, sólo superado por Harper y Vladimir Guerrero Jr. Aparte, lo está logrando en la temporada que juega con 22 años, luego de batear para .351/.490/.695 en el abreviado torneo de 2020. Aquellas comparaciones con Ted Williams ya no suenan tan descabelladas.

Rogers: El dominio de los Astros. A pesar de la gran calidad de los Rays, y el encendido bateo de los Blue Jays, Houston es dueño del mejor diferencial de carreras en la Liga Americana. Parecen ocupar el primer puesto de su división desde hace una eternidad, y cada vez que Oakland o hasta Seattle intentan tener un ciclo positivo, los Astros hacen lo mismo. A continuación, les presento la estadística que infunde mayor temor entre sus rivales por cupos en playoffs: antes de los juegos del fin de semana, Houston tenía marca 43-31 contra equipos que juegan sobre .500. Hablamos de un porcentaje de victorias superior a los ostentados por Rays, Giants y Dodgers.

Schoenfield: Los Milwaukee Brewers han pasado tanto tiempo liderando el Centro de la Nacional que, quizás con la excepción de Corbin Burnes, no han recibido toda la atención que se merecen. No, su diferencial de carreras no es tan impresionante como los ostentados por Giants/Dodgers/Astros/Rays/Blue Jays; sin embargo, hablamos de un equipo construido con octubre en mente, conformado por el fabuloso trío de Burnes, Brandon Woodruff y Freddy Peralta; Josh Hader, quien posiblemente sea el cerrador más dominante de todo el béisbol; aparte de la capacidad para combinar a Eric Lauer, Adrian Houser y un bullpen lleno de profundidad. Necesitan conseguir que Willy Adames vuelva en plenitud de condiciones para que juegue en postemporada. De todos modos, este equipo puede ganar la primera Serie Mundial en la historia de la franquicia, amparados en fórmula basada en pitcheo y defensiva.

¿Se definirá alguna carrera en el último día? ¿Habrá algún empate?

Doolittle: Ambas situaciones parecen bastante factibles, aunque solo se deba a la amplia cantidad de equipos compitiendo por plazas de comodín en ambas ligas. Eso sin mencionar la reñida pelea por el título divisional entre Giants y Dodgers junto con la carrera en el Este de la Nacional, que acaba de encenderse con la presencia de Phillies y Braves. En la Liga Americana, tenemos a cinco equipos compitiendo por dos puestos en la pelea por el comodín, y los cinco mantienen un margen de hasta cuatro juegos entre ellos en la columna de derrotas. En la Nacional, contamos con cuatro equipos compitiendo por una plaza, separados por un margen de hasta cuatro juegos. Los Cardinals demostraron este fin de semana la rapidez con la que un equipo puede crear cierta separación. No obstante, en estas dos semanas que quedan, el panorama de todas estas carreras podría verse radicalmente transformado en cuestión de pocos días.

González: Creo que Giants y Dodgers están condenados a pelear hasta el último día, incluso más allá. Desde inicios de agosto, hemos tenido 20 ocasiones en las que los Dodgers han vencido sus respectivos compromisos sin ganar terreno contra los Giants. Es apropiado que estos dos rivales de vieja data terminen decidiendo su suerte en el juego número 163.

Rogers: El comodín de la Liga Americana podría decidirse el día después del último día de la temporada. Pues sí, todo se definirá ese último domingo de la temporada... por lo menos.

Schoenfield: Sí, con cuatro carreras por definir; con tres equipos (y quizás Oakland) luchando por dos comodines en la Americana; el segundo comodín, junto con las Divisiones Este y Oeste de la Liga Nacional, creo que existen probabilidades 50/50 de que veamos algún juego de desempate el lunes. Si de verdad quieren ver caos, tenemos a Braves, Phillies, Cardinals, Reds y Padres terminando todos con el mismo récord, creando un quíntuple empate en el Este de la Nacional y el segundo comodín (¡y quizás hasta un desempate en el Oeste de la Nacional!). Vamos, dioses del béisbol. Lo necesitamos.

¿Qué equipo ganará en el Oeste de la Nacional?

Doolittle: Mientras sigo firme en mi creencia que los Dodgers son mejores que los Giants, y que todos los demás; el simple hecho sigue siendo que San Francisco ostenta actualmente una ventaja, mostrando cero disposiciones a hacer regresión hasta llegar al nivel de expectativa impuesto en pretemporada. Ya no quedan partidos programados entre ambos equipos; por eso, en este momento, las matemáticas favorecen ligeramente a los Giants. ¿Quién soy yo para debatir contra la matemática? Pero... con la ventaja reducida a un solo juego, creo que los Dodgers son mejor equipo. Por eso, me siento algo obligado a optar por ellos.

González: González: Me mantengo en mi pronóstico favorable a los Dodgers, aunque los Giants han mantenido ventaja por tanto tiempo y, de hecho, se impusieron en la serie de temporada regular contra Los Ángeles (por poco margen). Los Dodgers siguen arrollando, con una rotación conformada por Max Scherzer, Walker Buehler, Clayton Kershaw y Julio Urías para estas dos últimas semanas de temporada regular; con una alineación ofensiva que cuenta con Mookie Betts, Trea Turner, Max Muncy, Corey Seager, Justin Turner y Will Smith; aparte de un bullpen que tiene a Kenley Jansen, Blake Treinen, Joe Kelly y Corey Kneibel. Desde el ángulo del talento puro, es un equipo imposible de igualar. Y yo me quedo con el talento.

Rogers: Serán los Dodgers. San Francisco ha resistido todo el tiempo que ha podido, pero Los Angeles es toda una maquinaria en estos momentos. Las resacas de campeonatos usualmente se acaban en la segunda mitad de la temporada, y el caso de los Dodgers no es distinto.

Schoenfield: Seguimos esperando a que los Giants cedan un poco, pero su segundo mejor mes fue agosto (19-9) y su mejor mes fue septiembre (13-5 hasta ahora). Los seis partidos que quedan por jugar contra los Padres ya no parecen ser tan complicados, con un San Diego en estado de autodestrucción. Una pública implosión, además, como lo vimos en la noche del sábado con Manny Machado gritándole a Tatis Jr. Los Giants terminan imponiéndose a los Dodgers, por 106 victorias contra 105.

¿Cuáles son sus pronósticos para el comodín? ¿Por qué?

Doolittle: Los Dodgers... y tres equipos más. ¿Quieren más? Agh. Bien. En la Nacional, sigo creyendo que los Padres es el más talentoso entre los cinco equipos que luchan por la segunda plaza del comodín, incluso a pesar de su rotación improvisada. Pero los Cardinals es el único de esos equipos que juega pelota ganadora en septiembre, y vienen de propinarle un fuerte golpe a los Padres durante todo el fin de semana. En estos momentos, opto por ellos. En la Liga Americana, vaya, elegir un equipo es como tomar sopa con tenedor. Cada vez que crees que empieza a vislumbrarse un vencedor, algún equipo se enciende por ahí, mientras que otro se hunde. Los Yankees vacilan tras ser apaleados en dos partidos de local contra Cleveland disputados el fin de semana. No obstante, aún les quedan series por jugar contra Toronto y Boston para achicar la brecha. Voy por Yankees y Blue Jays.

González: Elegiré a Yankees y Blue Jays en la Liga Americana, y tengo a los Reds alzándose con el segundo cupo del comodín en la Liga Nacional. El calendario de juegos por disputar de los Padres es demasiado complicado, y su rotación está siendo apaleada en el peor momento imaginable. Si los Reds siguen disfrutando de actuaciones de Luis Castillo similares a la del viernes, será un equipo peligroso.

Rogers: St. Louis se impondrá en la Nacional. Jugará sus últimos 13 partidos contra unos Brewers ya clasificados, y unos Cubs de nivel mediocre. Contar con obtener triunfos contra equipos con poco por jugar es siempre peligroso, tal como lo demostraron los Reds al vencer en apenas uno de tres juegos recientes contra los Pirates, pero los Cardinals son los Cardinals. Usualmente, los pájaros rojos logran imponerse cuando están inmersos en una pelea reñida. De alguna forma, por algún motivo, los Yankees lograrán colarse con los Blue Jays. Y de alguna forma, por algún motivo, los Red Sox no lo lograrán.

Schoenfield: Los Yankees terminan su temporada regular con una gira de seis juegos entre Boston y Toronto, para luego disputar tres partidos en casa contra los Rays. Ya no les quedan juegos contra los Orioles. Los Red Sox terminan la campaña con seis partidos contra Orioles y Nationals. Los Blue Jays tienen pendiente una serie a cuatro juegos contra los Twins, para terminar con tres partidos en casa contra los Orioles. Mis pronósticos son Boston y Toronto. En la Nacional, elimino a los Padres. Si Braves, Phillies, Cardinals y Reds quedan todos empatados, la fórmula es sencilla: los Braves jugarán contra los Phillies por el banderín del Este de la Nacional, mientras que Cardinals y Reds juegan por mantenerse en la pelea. El derrotado entre Braves y Phillies se verá las caras con el ganador entre Cardinals y Reds por el comodín. No hay una fórmula actualmente imaginable si los Padres logran meterse en ese enredo. Me duele la cabeza.