LaMarr Hoyt, ganador del premio Cy Young LA 1983, muere a los 66 años

CHICAGO - LaMarr Hoyt, quien ganó el premio Cy Young de la Liga Americana en 1983 con los Chicago White Sox, ha muerto. Tenía 66 años.

Los White Sox anunciaron su muerte el miércoles. El equipo dijo que murió el lunes en su ciudad natal de Columbia, Carolina del Sur, luego de una larga enfermedad.

Hoyt tuvo foja de 98-68 con efectividad de 3.99 en ocho años en las mayores. Tuvo 48 juegos completos en su carrera, incluidas ocho blanqueadas y 10 salvamentos.

El derecho de 6 pies 3 pulgadas fue el Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas de 1985, lanzando tres entradas de una carrera en la victoria 6-1 de la Liga Nacional sobre la Liga Americana. Ese año con los San Diego fue la única selección Todos Estrellas de su carrera.

"Mi primera impresión de LaMarr fue, 'Aquí hay un lanzador'. Tenía un material promedio pero un dominio asombroso y una confianza tremenda, y nunca mostró miedo", dijo el manager de los Medias Blancas Tony La Russa, quien regresó la temporada pasada para uns segunda temporada en Chicago. "Lo llevamos a las Grandes Ligas en 1979, y nada lo molestó. Tenía esta genialidad impresionante en la que creía que si hacía sus lanzamientos, sacaría a los bateadores. Se enfrentó a equipos varias veces en una temporada, pero podía cambiar su mirada y mantenerlos fuera de balance. Qué gran competidor".

El ex lanzador de los White Sox, Richard Dotson, llamó a Hoyt "un gran lanzador y un gran compañero de equipo".

"Nos sentábamos y hablábamos de lanzar durante horas", dijo Dotson, quien ganó 22 juegos en 1983 para los White Sox, campeones del Oeste de la Liga Americana. "Él realmente sabía cómo lanzar. Su material nunca fue genial, pero tenía un gran peso y un dominio excepcional. LaMarr, Britt Burns, Harold Baines y yo llegamos a las Grandes Ligas al mismo tiempo y crecimos juntos, lo que eventualmente condujo a esa memorable temporada de 1983. Todos lo extrañaremos".

Hoyt fue seleccionado por los New York Yankees en la quinta ronda del draft amateur de 1973, pero nunca jugó para ellos en las mayores. Fue traspasado a los White Sox en abril de 1977 en un acuerdo de varios jugadores que trasladó a Bucky Dent a Nueva York.

Hizo su debut en las Grandes Ligas dos años después con dos apariciones en blanco como relevista para los Medias Blancas en septiembre.

Hoyt se convirtió en una parte clave de la rotación de Chicago en 1982, liderando la Liga Americana en victorias con marca de 19-15 con efectividad de 3.53 en 39 juegos, incluidas 32 aperturas.

Siguió con el mejor año de su carrera. Tuvo marca de 24-10 con efectividad de 3.66 en 36 aperturas en 1983, ayudando a los Medias Blancas a ganar el título de división. Lideró las mayores en victorias y se llevó a casa el premio Cy Young de la Liga Americana, superando al relevista de los Kansas City Royals, Dan Quisenberry.

Hoyt hizo su única aparición en postemporada, lanzando cinco hits en la victoria por 2-1 sobre Scott McGregor y los Baltimore Orioles en el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Los Orioles siguieron con tres victorias consecutivas, eliminando a los Medias Blancas.

Después de un año más en Chicago, Hoyt fue cambiado a San Diego en un acuerdo multijugador que llevó a Ozzie Guillén con los White Sox.

En 1985, Hoyt tuvo foja de 16-8 con efectividad de 3.47 en 31 aperturas. Jugó un año más para los Padres antes de retirarse.

"Realmente le encantaba ser parte de la organización de los White Sox, y puedo decir sin lugar a dudas que esos fueron los mejores años de su vida", dijo su hijo mayor Matthew Hoyt. "De lo único que habló en sus últimos días fue del béisbol, los Medias Blancas y todos sus excompañeros".