¡Tú, sí, Tú! ¿Te atreverás a traicionar a Raúl y al Chucky?

play
¿Jugar con público aumenta la presión al 'Tata'? (4:47)

Análisis contrarreloj del regreso de la Selección Mexicana al estadio Azteca luego de 723 días del último juego del Tri en ese inmueble. (4:47)

LOS ÁNGELES -- Raúl Jiménez estará en la cancha ante Canadá. Estará, después de esa larga rehabilitación tras la fractura en el cráneo. “Ha sido un milagro (que esté con vida)”, le dijeron los médicos. “Lo primero que pensé fue que se murió”, revela su esposa Daniela Basso.

Pero Raúl Jiménez estará, estará ahí en la cancha del Estadio Azteca ante Canadá.

Hirving Lozano estará también, ahí, en la cancha, ante Canadá. Estará, luego de una penosa rehabilitación, tras el doble choque ante Trinidad & Tobago en Copa Oro. “Un poquito más, menos, izquierda o derecha, me pude quedar paralítico o perder el ojo porque se abrió todo. Pude morir. Tuve mucho miedo”, reveló El Chucky a Daniel Martínez, corresponsal de ESPN en Italia.

Y, sin embargo, Hirving Lozano estará, estará ahí en la cancha del Estadio Azteca ante Canadá.

Ellos estarán ahí. Estarán con todos sus temores, sus reminiscencias, sus cicatrices, sus dramas, sus dudas, escoltados por una nueva e inusual angustia entre sus familiares. El temor se ha aposentado en sus hogares.

Estarán ahí, en la cancha del Estadio Azteca. Porque tienen un poderoso sueño mundialista: Catar 2022. Y porque también saben que Tú, aficionado, albergas una poderosa ilusión mundialista hacia Catar 2022.

play
2:02

Raúl Jiménez apunta a la titularidad en el ataque del Tri ante Canadá

El atacante volverá a comandar la ofensiva azteca cuando se reanude la actividad del Octagonal Final de la Concacaf rumbo a Catar 2022.

Ellos no te abandonan. ¿Tú los abandonarás? Raúl Jiménez y Chucky Lozano no te traicionan, estarán ahí, en la cancha, con todos los resabios y las secuelas de sus tremendas lesiones. Pero regresan a la cancha del Estadio Azteca para que Tú regreses a la tribuna y Tú avives el fogón de tus fantasías mundialistas.

¿A qué se debe este preámbulo? Debido a #ElGrito, México ya recibió veto de dos juegos oficiales en el Estadio Azteca. A base de súplicas, argumentos, y el peso de Yon de Luisa ante FIFA, el castigo se redujo a un partido, pero la advertencia quedó muy clara.

Si #ElGrito se presenta nuevamente ante Canadá y Honduras, este jueves y el próximo domingo, la sanción de FIFA tomaría un rumbo drástico: quitar puntos. De tres en tres. México ha sido apercibido. E incluso, podría ser despojado de la sede mundialista de 2026.

Y hay riesgo de que #ElGrito, ese que le genera sudoraciones y escalofríos de madrugada a Yon de Luisa, pueda reaparecer en estos dos juegos. El Estadio Azteca contempla albergar 65 mil 200 aficionados para ambos partidos, y sólo es necesario que uno, diez, cien, mil, empiecen con ese coro, para que en Zurich se incomoden y la guillotina aparezca.

play
1:43

Roberto Gómez Junco ve a Canadá como un fuerte candidato a avanzar a Qatar 2022

Gómez Junco señaló que ve al equipo canadiense avanzando de manera directa junto a México y Estados Unidos en el octagonal.

Y no, aún bajo el riesgo de aquello de “explicación no pedida, acusación manifiesta”, este texto no tiene patrocinio ni pretende proteger los aviesos y mezquinos intereses de la Federación Mexicana de Futbol, ni de uno que otro bandolero infiltrado como propietario de equipo.

Los tres o cuatro recurrentes visitantes a este espacio, con menos sobrevivientes que El Juego del Calamar (Squid Game) en Netflix, saben que en este balcón hay una trinchera contra la plaga federativa y sus calamidades.

Por eso, no se trata de ser un cómplice en engordarles las finanzas a la FMF, sino de contemplar ese escenario colectivo, el de los futbolistas y los aficionados, que sin negociarlo ni consensuarlo, sino de manera tácita, se ilusionan con una aventura en Catar 2022.

Seguramente, Raúl Jiménez y El Chucky Lozano, disfrutarían quedarse en Inglaterra e Italia, con sus familias, lejos de los eventuales riesgos de jugar en una eliminatoria mundialista, bajo el grado de rudeza y aspereza con las que se juega en la Concacaf.

Pero, insisto, ambos estarán ahí, porque el desafío máximo de un futbolista es jugar una Copa del Mundo, o dos, o tres, o cinco. Y claro, recibir todos los beneficios que representa poder hacerlo. Hay riesgos, pero hay recompensas.

Desde hace años he sostenido, y el tiempo lo ha corroborado, que #ElGrito no pretende ya ser un insulto, ni ser una increpación homofóbica, porque el portero no se siente ni sobajado ni intimidado, y además grupos mexicanos afiliados a la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas, han asegurado que no se sienten ofendidos, y que lo entienden como un folclor muy nacional.

play
1:41

Paco Gabriel de Anda pide terminar con el mote de 'Gigante de Concacaf' para México

El especialista de SportsCenter asegura que los descalabros históricos en el área certifican que ese sobrenombre expiró.

#ElGrito es hoy un reclamo estentóreo hacia el rendimiento de la selección mexicana. Si juega mal, no anota y no va ganando durante el partido, la tribuna bufa el descontento a través de él. Si el Tri juega bien y gana, el alarido no aparece en el estadio. Quedó más que evidente en la Copa Oro.

#ElGrito es la única moneda de recriminación que sabe el aficionado que sí genera un impacto, que sí da escalofríos a la Selección Mexicana y sus jugadores. Es un brutal chantaje emocional. La decepción genera ese bramido en la tribuna.

Ya hemos explicado en este espacio que precisamente Canadá es la que ha estado más insistente ante FIFA y Concacaf para que se asedie al aficionado mexicano. Víctor Montagliani, entre motivos personales y empresariales, ha dejado en claro, como presidente –que preside pero no manda– de Concacaf, que “esto (#ElGrito) no es folklórico, es un insulto homofóbico”.

Por eso, si el chillido, si el refunfuño sonoro se escucha en la tribuna del Estadio Azteca este jueves y el próximo domingo, la FIFA se brincará el párrafo del veto al estadio, para ir de inmediato a la hurta de puntos, insisto, de tres en tres.

¿Qué hará la FMF para controlar estos zafarranchos verbales? Obviamente no puede obligar a que la Selección Mexicana gane, guste y golee desde el primer tiempo, y menos aún en estos momentos catatónicamente futbolísticos del Tri de Gerardo Martino, más allá de que sume siete de nueve puntos posibles.

La FMF recomendó en la Copa Oro algunos protocolos particulares en los estadios. Por lo pronto, todos ellos se implementarán en estos dos juegos ante Canadá y Honduras.

Hay algo que la FMF aún no entiende. Son de la misma raza, de la misma sangre, de la misma idiosincrasia, pero aún así, en un estadio de futbol, son muy diferentes los aficionados mexicanos en Estados Unidos (más de 30 millones), de los aficionados mexicanos en México. Haber cubierto bajo las bendiciones de este oficio, más de 200 juegos de la Selección Mexicana desde 1982, desde amistosos a Copas del Mundo, ha permitido detectar que son los mismos, pero no son lo mismo.

Sin embargo, entre los protocolos a seguir por parte de la FMF, bajo el acecho y el escrutinio severos de FIFA y Concacaf, más la advertencia de que las sanciones serán cada vez más rigoristas y rígidas, es muy probable que el aficionado que acuda a estos dos encuentros en el Azteca sea capaz de controlarse.

Además, ya es tiempo de que el mexicano, de ambos lados de la frontera, encuentre nuevas formas de manifestarse. Maestros en el arte del albur y el doble sentido, e hijos epónimos del ingenio, el humor de todos colores, y con el sarcasmo como lengua nativa, los mexicanos ya deberían haber descubierto una forma más alegre y alegórica para incomodar al adversario.

Al final, sobrevive la pregunta que titula este Blog: ¡Tú, sí, Tú! ¿Te atreverás a traicionar a Raúl y al Chucky?