Aaron Rodgers de cuerpo entero

play
Aaron Rodgers ve en llegada de Jordan Love una alteración de sus planes (1:10)

El dos veces 'Jugador Más Valioso' afirmó que no sabe si llevará a cabo su plan de jugar en Green Bay a los 40 años. (1:10)

Pocas veces he escuchado a Aaron Rodgers confesarse con la apertura que lo hizo esta semana. Dos cosas quedaron más que claras, no le hizo gracia que los Green Bay Packers reclutaran a Jordan Love en la primera ronda, y que su carrera la terminará con un uniforme distinto.

Muchas veces se le ha criticado a Rodgers por no hablar con esa claridad. Se sabían sus diferencias con Mike McCarthy y jamás las externó. Hoy también se le critica por lo que dijo, porque no es un buen líder. No voy a defenderlo, cada año hay pretextos para disculpar el por qué Green Bay no regresa al Super Bowl. "Nunca es culpa de Rodgers", mal diagnóstico. Sin embargo, esta vez le doy la razón.

Rodgers se enteró por su agente que Packers reclutaría un quarterback en la primera ronda. Cuando lo supo, confesó: "fui a la barra y me tomé cuatro dedos de tequila... No me encantó la selección, sobre todo porque estuvimos a un partido de llegar al Super Bowl y creía que estábamos a un par de piezas de hacerlo", declaró a The Ringer.

Pongámonos en su lugar. Pedía a gritos un receptor para hacer pareja con Davante Adams, en el draft con más talento en esa posición en mucho tiempo, ¡no reclutaron a un solo receptor! San Francisco los eliminó en el juego de campeonato corriéndoles para 285 yardas, ¡y no tomaron un solo tackle defensivo! Quarterback, corredor y ala cerrada fueron sus tres primeras selecciones. Yo mismo lo habría acompañado con un tequila.

Rodgers había dicho que quería ser Packer toda su vida. Hoy más que nunca apunta a un destino semejante al de Joe Montana, Peyton Manning, Brett Favre y Tom Brady, cerrando su carrera en otro equipo. ¡Puro Salón de la Fama! No es extraño que ocurra este esquema.

¿Qué creo que va a pasar? Que Rodgers va a elevar su juego. Jamás había tenido en el mismo vestidor al que apunta para ser su sucesor. No crean que le va a poner alfombra roja para que le quite el puesto. Sería un suicidio financiero para Packers desprenderse de Rodgers en los dos siguientes años por la estructura de su contrato. Esa sucesión, de darse, no será en el futuro inmediato. Me dio gusto escuchar a Rodgers con esa honestidad. De esa misma forma espero verlo en la cancha el tiempo que le quede jugando para Green Bay.