Chivas: renovarse o morir...

play
"Hoy si hay un momento histórico en el cual Jorge Vergara se aleja de Chivas" (2:30)

Faitelson asegura que el Club del Guadalajara necesita un dueño que actue y renueve al equipo. (2:30)

La reestructuración ha comenzado por la cúpula, ni más ni menos --que por Don Jorge Vergara quien hoy, oficialmente ha entregado las ‘llaves del club’ a su hijo Amaury. Quizá la última decisión de Jorge Vergara o la primera de Amaury Vergara como el posicionado dueño del llamado Rebaño Sagrado ha sido destituir también a José Luis Higuera como director general del club. Camino libre para reformar, cambiar, revolucionar a Chivas en todos sus niveles. Está claro que el equipo ha tocado fondo. Renovarse o morir… Chivas no tiene de otra.

SAN DIEGO, California.- Se fueron dos de Chivas este día, pero al que realmente van a extrañar es a Jorge Vergara.

Lo de José Luis Higuera ha sido una consecuencia casi natural, un daño colateral con el que tenía que arribar Amaury Vergara, el nuevo propietario del Club Deportivo Guadalajara. Una decisión poderosamente popular para despedir a alguien que había sido, igualmente, impopular.

Pero a quien realmente añorará Chivas es a Jorge Vergara, el personaje más trascedente en la historia reciente del club. Un tipo que transformó el entorno del tradicional club y lo condujo a los tiempos modernos, de independencia económica, de marcas, patrocinadores, contratos por derechos de televisión, una nueva plataforma de comunicación, un estadio moderno y acorde a los tiempos de la industria futbolística mundial. Lo que quizá no alcanzó la administración Vergara fueron los mejores niveles de regularidad en la parte deportiva, en el sustento y continuidad de los proyectos y de las personas con la que se rodeaba para manejar los temas de la cancha. Pero Chivas vivía y sobrevivía casi siempre de su ímpetu, inteligencia y formas para motivar al equipo. Vergara fue, para Chivas, un personaje único y trascendente, imposible de repetir.

Higuera fue un instrumento que el propio Jorge Vergara utilizó en momentos cruciales de la vida económica de Chivas. Quizá, el error de Higuera fue meterse demasiado en temas deportivos --que en apariencia no le correspondían. El escándalo en la salida de Matías Almeyda no lo dejó bien parado. Pero no olviden que participó directamente en el tema que, para muchos, fue el detonante del descontrol en Chivas: el fallido matrimonio entre Vergara y la señora Angélica Fuentes. Higuera tuvo tantas cosas buenas como malas. No es el culpable de todo.

Hasta ahora o al menos en los últimos 15 años, Chivas ha vivido de la gracia de Jorge Vergara. Su personalidad, su audacia, su temeridad, en ocasiones insensatez y por supuesto su inteligencia y gran capacidad para hacer las cosas. Por temas personales, Vergara está cada vez más alejado de la escena. Le ha confiado la empresa y a Chivas a su hijo para que tome las riendas definitivas en un momento muy delicado de la historia deportiva del club. Para mí, la herencia, el traspaso del Guadalajara se ha oficializado este lunes 24 de junio del año 2019. Higuera ha sido una consecuencia --una víctima, si usted quiere-- necesaria de esa transferencia de poderes.

Chivas afronta una gran reestructuración. La familia Vergara sabe que es el momento de renovarse o morir. Un dueño, que es Amaury, con la inexperiencia como menoscabo y la juventud y la fuerza como ventajas. Un Director Deportivo, donde tendrán que estudiar si Mariano Varela es el tipo adecuado. Un nuevo director comercial, que continúe con la labor más importante que ha logrado José Luis Higuera; tienen un entrenador de experiencia y gran personalidad como Tomás Boy que puede devolverle al equipo una condición futbolística que ha perdido en las últimas cuatro temporadas. Luego, tendrá que venir irremediablemente un estudio sobre las fuerzas básicas, la situación de Marcelo Michel Leaño, porque ahí está el presente y el futuro del club.

Chivas ha perdido a su figura más trascendental del siglo: a Jorge Vergara. Se ha apartado del club dándole un espaldarazo a su hijo Amaury, quien tomará, para bien o para mal, las decisiones que vengan por delante. La primera, y quizá la última que en la que Jorge Vergara haya participado es, quitarle del camino a Higuera.

Chivas y la familia Vergara entienden de qué se trata: renovarse o morir. Esa renovación está en marcha…

@Faitelson_ESPN