¿La 'revolución' prometida...?

play
La Mirada: ¿La "revolución" prometida? (2:33)

David Faitelson analiza el actuar de la Asociación Mexicana de Futbolistas a partir del escandalo en los Tiburones Rojos de Veracruz. (2:33)

Un raro, inusual síntoma de solidaridad ha aparecido en el nuevo escándalo que afronta el futbol mexicano: la amenaza de los futbolistas del Veracruz de no jugar este viernes ha propiciado una insólita ola de solidaridad y camaradería en el gremio. ¿Será este, finalmente, el paso que tanto han esperado los futbolistas en México? ¿Lo darán? ¿Estarán realmente unidos? Que exista hoy una mayor consciencia no significa que el movimiento vaya a fructificar. La hora límite, la 'hora cero', las 9 de la noche de este viernes...

VERACRUZ -- Dicen -y dicen bien- que no hay mal que por bien no venga y la situación del Veracruz y la amenaza de la Asociación de Futbolistas han generado un extraño, sorpresivo y alentador sentimiento de solidaridad en el futbol mexicano.

Futbolistas, entrenadores y hasta algunos dirigentes han levantado la mano para expresar su simpatía y camaradería para con la situación de los futbolistas del Tiburones Rojos. Está claro que el apoyo moral ayuda, pero no resuelve las necesidades primarias de los jugadores. No hay en México un contrato colectivo que le de el cuerpo formal y jurídico a esa Asociación para ejercer una presión más poderosa, pero algo es algo y el hecho de que haya generado y despertado la atención del gremio futbolístico supone ya un avance considerable.

Esta claro que los Federativos están en una encrucijada. Por un lado, entienden el desorden administrativo que ha generado Veracruz y hasta que ellos mismos permitieron que la situación continuará al aceptar que el club se mantuviera tras el descenso y el pago de 6 millones de dólares. Y por el otro, saben que un eventual “triunfo” del movimiento puede marcar un precedente para otros muchos casos y anomalías que arrastra ya el futbol de México.

Pero al final del día, no parece existir nada nuevo bajo el viento del norte que agita las palmeras del malecón en el cuatro veces heroico Puerto de Veracruz. El futbol aquí siempre ha tenido espacio para la incertidumbre y la zozobra. Desde las administraciones gubernamentales y hasta las privadas.

El futbol en Veracruz está por generar -sino es que ya lo ha hecho- un escándalo de proporciones mayúsculas y una muy poco valerosa imagen de lo que pretende ser el futbol mexicano.

La pregunta ahora mismo radica en si habrá o no futbol el viernes por la noche en el Luis de la Fuente. La Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales ha dicho que no mientras no se den intenciones claras y directas de cumplir con los adeudos y los dirigentes -Fidel Kuri, dueño y Raúl Arias, vicepresidente- del equipo aseguran que todo marcha bajo lo planeado. La Liga MX y la FMF se mantienen en la posición de que los jugadores deben elevar su demanda ante la Comisión de Controversias, pero los jugadores no acuden a esa instancia porqué se presume que la mayor parte de ellos tienen 'dobles contratos', y el más bajo, obviamente, es el reconocido por las autoridades futbolísticas.

El nuevo escándalo que rodea al futbol de México y al de Veracruz han generado una atisbo de esperanza en la unión y solidaridad de los futbolistas que juegan en México. Y sin embargo, ya hemos atravesado por muchos otros parajes que suponen ser el movimiento que transforme para siempre los derechos del futbolista en México. Intentos han ido y venido, la mayoría se han extinguido con más pena que gloria. ¿Será este 'el despertar' tan anhelado? ¿Tendrán el valor de hacerlo? ¿Soportarán las presiones externas? Tendremos que esperar a que el reloj marque las nueve de la noche del viernes y suene el silbatazo inicial. Ahí veremos si, finalmente, es la 'revolución' prometida y esperada.

@Faitelson_ESPN