Estigmatizar por ignorancia...

ESPN

Ahora resulta que el futbolista que es positivo por Covid-19 recibe un tratamiento de casi un "delincuente", porque en apariencia ha llegado al contagio debido a su indisciplina e irresponsabilidad y al no respetar las reglas del protocolo establecido. La ignorancia es un problema siempre, más en esta precaria situación donde ni siquiera los expertos científicos se han puesto de acuerdo sobre las formas en las cuales el virus puede acceder a nuestro organismo. El futbolista afronta una situación de "miedo": el "miedo" de enfermarse y el "miedo" de ser señalado...

SAN DIEGO, California.- El "nuevo peligro" del futbol mexicano en la época del Covid-19: la estigmatización sobre el futbolista que es positivo al virus. El jugador sobrevive de "miedo" en "miedo". El "miedo" de contraer el virus y el "miedo" de ser señalado como indisciplinado e irresponsable.

Existe casi una percusión sobre el jugador. Se asume -por ignorancia- que es positivo debido que rompió las reglas de confinamiento o no respeto el protocolo sanitario establecido por la Liga MX. El futbolista es señalado, perseguido, atormentado cuando no hay una certeza científica para probar que es positivo del virus debido a no seguir un comportamiento predeterminado. Hay, insisto, mucha ignorancia en el tema.

"Estamos generando cierto estigma sobre el futbolista", acepta el director médico de las Chivas Rayadas del Guadalajara, el doctor Jaime Figueroa. "No deberíamos señalarlo tan a la ligera".

El futbol mexicano ha reiniciado en medio de la problemática que significa comenzar un torneo cuando las cifras de contagios por la pandemia en el país están en los niveles más altos. Está claro que ello requerirá mucha atención de parte de las autoridades, porque al final del día, podría no estar en juego ni el negocio, ni el bienestar de la industria, ni los tres puntos, ni ninguna condición deportiva. Lo que verdaderamente está en juego es la salud de seres humanos.

La transparencia será fundamental para sacar adelante el futbol en esta época. La transparencia de información sobre resultados de exámenes, sobre el verdadero estado del futbolista y también sobre las decisiones que se tomen de postergar un juego. El futbolista que es, finalmente, quien toma más riesgos, debe entender que nadie puede, dadas las condiciones que vivimos, acusarle de estar enfermo por un tema de irresponsabilidad. Nadie sabe cómo el virus puede llegar hasta nosotros. Lo que necesita el jugador es apoyo para recuperarse y para que ello no termine afectando a sus seres queridos. Después de todo, es muy complicado que un futbolista -por la edad y sus condiciones físicas- recaiga en las condiciones más criticas de esta enfermedad, pero a su alrededor puede existir un sector, ciertamente, vulnerable.

No podemos estigmatizar al futbolista, tampoco perseguirlo. Eso equivale a ignorancia y eso es lo último que debe existir en una situación de emergencia como la que estamos viviendo en el futbol y en nuestra vida misma.

@Faitelson_ESPN