Siboldi, "el cazafantamas"...

play
América no puede permitirse un futbol vulgar (2:08)

Hacía ello podría estar dirigido el legado de Miguel Herrera. (2:08)

El entrenador uruguayo ha logrado apaciguar “los demonios” que acompañaban a Cruz Azul cada vez que enfrentaba al América. Siboldi no sólo ha elevado el nivel futbolístico de “La Máquina”, también ha fungido como un gran “intermediario” entre los problemas judiciales que enfrentan los líderes de la cooperativa y el club de futbol. Lo que son las cosas: en medio del caos --Garcés despedía a Ricardo Peláez en un programa de TV-- y “Bily” afrontaba una orden aprehensión, apareció Siboldi, el personaje que se ha convertido en la esperanza celeste más poderosa de la última época...

SAN DIEGO, California.- Parece imposible que Cruz Azul no evoque momentos amargos cuando tiene enfrente la camiseta del América, pero, habrá que decir, en su defensa y en su ventaja que ha encontrado al personaje idóneo para empezar a domar “los demonios” que le han acompañado en la ultima época ante el vecino de Coapa.

Ese hombre se llama Robert Dante Siboldi.

Desde el mismo momento --que por cierto fue atropellado-- en que llegó para convertirse en entrenador de Cruz Azul, entendió que uno de los problemas más complejos de este club radicaba en los “fantasmas” que le merodeaban en su historia particular con el América. El ex portero uruguayo comprendió que debía atacar la cuestión desde dos ángulos. Una era el futbolístico --que siempre es fundamental-- y el otro es el mental que, para efectos de Cruz Azul, adquiría una connotación diferente.

Los resultados son evidentes. Desde el arribo de Siboldi, en tres enfrentamientos, dos de ellos en juegos de temporada regular y el otro en un torneo de exhibición antes del Guardianes 2020, Cruz Azul registra tres victorias sobre el América, en algunos casos con marcadores holgados y contundentes. ¿Hay una transformación en Cruz Azul en lo particular en los duelos ante el América? Puede ser, pero yo creo que Cruz Azul no puede cantar victoria ni darse por “curado” --si acaso es una enfermedad-- hasta que los duelos adquieran una posición de “matar o morir”, cuando sea una liguilla o quizá cuando hasta el escenario imponga una final.

Siboldi ha mejorado este Cruz Azul incluso por encima del nivel que llegó a presumir con su antecesor, Pedro Caixinha, quien en el 2018 encabezó a un equipo líder general y a una final perdida ante el América. Este Cruz Azul no solo parece más solido en lo futbolístico, un cuadro que puede jugar con diferentes variantes, que ha solidificado su aparato defensivo y que tiene al mejor jugador de la Liga MX en el uruguayo Jonathan Rodríguez, también es un equipo que maneja mejor los tiempos, las decisiones y las consecuencias y que es mucho más responsable en los momentos más delicados del juego y del resultado.

Hay otro aspecto fundamental para reconocer en la labor de Siboldi: la forma en que ha apaciguado el impacto de los problemas de la Cooperativa hacia el equipo de futbol. No ha sido nada sencillo, supongo, enfocarse en medio de las noticias que rodean a la empresa cementera que controla al club. Y la realidad es que ello no ha evitado que Cruz Azul levante los hombros como el mejor equipo del año en el futbol mexicano.

Cruz Azul ha dado señales claras de una recuperación, pero debido a lo que ha sucedido en el pasado reciente, hay quien tiene sus reservas y parece estar en todo su derecho. Habrá que esperar. Por lo pronto, este domingo tiene otra buena ocasión para demostrar que, con Siboldi, los “fantasmas” se están alejando…

@Faitelson_ESPN