Una  "Hermosa" carrera...

David Faitelson ESPN

El gran legado de Oribe Peralta está por encima de sus goles en Santos, sus grandes jornadas con el América e incluso por arriba de aquella inmaculada tarde en Wembley. El verdadero legado de Oribe fue el de ser un futbolista profesional, entregado y que logró imponerse a los grandes obstáculos que representaba ser un delantero, un goleador, en una liga que temporada con temporada copaba esos puestos para futbolistas extranjeros. Oribe no se rindió y terminó, sí, aportándole al futbol mexicano y así mismo una “hermosa” carrera…

SAN DIEGO, California.- Al final, con todo y contra todo, fue, la suya, una “hermosa” carrera…

Cuando cierro los ojos y trato de acordarme de lo primero que se me viene a la mente con su presencia como futbolista, aparecen, enseguida, los rayos del sol que se incrustaban entre los paneles de acero del techo del Estadio de Wembley en aquella tardé del verano del 2012. El máximo triunfo en la historia del futbol mexicano tuvo, indiscutiblemente, un personaje: Oribe Peralta.

Pero Peralta es, también, un claro ejemplo de superación de obstáculos en el futbol mexicano. Su excelente, y podemos llamarle, al final, “hermosa” carrera, estuvo acompañada, al principio, de la zozobra y de la falta de oportunidades, una tendencia clásica en el futbolista mexicano cuando intenta abrirse un espacio entre el creciente números de jugadores extranjeros que ocupan las posiciones de definición en los clubes de la Liga MX.

¿Cuántas y cuántas prometedoras carreras de futbolistas mexicanos se han quedado en el camino? La persistencia de Oribe Peralta y su personalidad lo sacó adelante.

Leyenda en el Santos, portentosas temporadas en el América y uno de los grandes protagonistas del máximo logro en la historia del futbol mexicano. Oribe Peralta se ha ido del futbol y las canchas lo recordarán, sin duda, como uno de los grandes exponentes que ha tenido en el los últimos tiempos.

A Oribe, lo llamaría, además, un auténtico milagro de la naturaleza futbolística mexicana. En una liga donde los jugadores extranjeros ocupan la mayor parte de las posiciones como delantero y puestos de definición, Peralta encontró la forma de subsistir y de “explotar” como uno de los grandes futbolistas de Santos. Luego, cuando subió en el escalón de la presión y de las responsabilidades, mantuvo un gran nivel dentro del América, que le alcanzó para encabezar temporadas exitosas. Pero la tarde que marcó la carrera de Peralta llegó en el verano del 2012, en el mismísimo Wembley, en “La Catedral”, cuando fue el protagonista de la Selección Mexicana con los goles importantes para vencer a Brasil y a Neymar, y así acceder a la medalla de oro en Juegos Olímpicos.

Se fue Oribe, se ha ido Peralta, después, sin duda, de una “hermosa” carrera…

@Faitelson_ESPN