Cruz Azul ganó de "milagro"

play
Para Álvaro Morales, la 'Máquina' como equipo chico y al borde la Cruzazuleada (1:42)

Nuestro experto analiza el partido y el triunfo de Cruz Azul sobre Pachuca. (1:42)

Y nadie que entienda la historia del club azul puede aplaudir su actuación del lunes en Pachuca. Cruz Azul tiene la obligación de cuidar las formas, las maneras, el estilo. Su primera victoria del año ha llegado en medio del sufrimiento y la incapacidad de presentar un futbol atractivo, patogénico y acorde con lo que ha sido su pasado glorioso y lo que significa su presente con uno de los planteles más caros y poderosos de la Liga MX. Cruz Azul no puede ni jugar ni ganar así. Juan Reynoso lo sabe, sabe que no esta más en el Puebla y que si no mejora, estará lejos, muy lejos de los estándares que exige un “equipo grande” del futbol mexicano...

SAN DIEGO, California.- Los “equipos grandes” o que se jacten de ser “grandes” de acuerdo a su historia y a sus éxitos tienen la obligación de comportarse siempre como lo que son, ”grandes”, y salir a jugar de la mejor manera posible al futbol. Invariablemente, se les exigirá que, además del resultado, cuiden la formas, las maneras, el estilo...

Cruz Azul ganó por primera vez en el torneo y por primera vez desde aquella “noche trágica” de diciembre en el Estadio Olímpico Universitario, pero lo hizo alejado, casi por completo, de la condición que dicta su pasado en el juego. Lo hizo agazapado en la cancha, con pocas propuestas ofensivas, carente de protagonismo y dependiendo de su veterano portero, José de Jesús Corona y de cierta fortuna, la que falló el argentino Mauro Quiroga al final el partido es realmente increíble. Cruz Azul, la verdad, ganó sus primeros tres puntos de milagro.

“Vamos a jugar mejor”, promete el entrenador Juan Reynoso y tenemos que creerle porque suponemos que él entiende que ya no está más en un club de los tamaños del Puebla, donde sacar resultados como lo ha hecho el lunes en Pachuca eran “el pan de cada día”. Hoy, el peruano dirige a Cruz Azul, el mismo equipo que durante algunas temporadas gloriosas él encabezó con mucha elegancia desde la zaga central. Cruz Azul no puede jugar así ni ganar partidos de esa forma por más premura o urgencia que tenga. Aunque es verdad que tenía ausencias destacables, ” Cabecita” Rodríguez, Romo y Pablo Aguilar, Reynoso paro cuadro con una línea de cinco, seis y hasta siete defensores, un mediocampo poblado y un delantero como Santiago Giménez, perdido, solitario, en el horizonte. Jugó al contragolpe, aprovechó un tiro de esquina y un portentoso salto del paraguayo Juan Escobar y sufrió en demasía en los últimos minutos con Corona y los postes como figuras. Así obtuvo Cruz Azul su primer triunfo del año.

El problema no es Cruz Azul, que supongo que no esta cómodo bajo esa clase de actuaciones, el problema real esta en un ambiente donde hay quienes creen que los resultados son la parte más sagrada de un equipo de futbol y puede, insisto, que, en muchos otros casos, ese tipo de acciones alcancen un nivel de proeza, pero en Cruz Azul, no. Más si cuenta con el material humano, un plantel reconocido entre los más caros y completos que existen en la Liga MX. Habrá que exigirle de acuerdo a lo que fue, es y significa la marca Cruz Azul en la historia del futbol mexicano. ¡Por lo pronto, el primer éxito del torneo llegó... ¡de milagro!

@Faitelson_ESPN