Chivas: ¿Mejor sin Vucetich?

No, no lo creo y estoy seguro de que no hay nadie que sea capaz de asegurar que así sería. Los resultados no llegan, es verdad, pero sigo pensando que Chivas tiene al mejor entrenador posible y que el plantel, sobre todo esos futbolistas que llegaron del “exterior” para reforzar al Guadalajara, no han terminado por funcionar ni por entender lo que verdaderamente significa esta camiseta rojiblanca. Chivas sigue inmerso en una irregularidad tanto de funcionamiento como de resultados mientras el calendario avanza, las oportunidades se pierden y el Clásico ante el América se aproxima. Cambiar de entrenador sería la forma tradicional de actuar. Creo que este Chivas va a hacer lo contrario. Veremos hasta donde aguanta ese hilo que, como todos sabemos, suele cortarse por lo más delgado...

SAN DIEGO, California.- No creo que haya alguien que pueda asegurar que sin Víctor Manuel Vucetich, Chivas resolverá todos sus problemas, jugará mejor al futbol, se meterá los puestos más altos de competencia y contenderá por el título de la Liga.

Chivas sigue teniendo al mejor entrenador posible y Chivas sigue inmerso en un marasmo futbolístico que, en gran parte, obedece a la incapacidad de estos futbolistas de rendir de acuerdo a las expectativas, y al precio, que significó su llegada al Club Deportivo Guadalajara. Los futbolistas de Chivas han fallado en la exigencia protagónica de la camiseta. La mayor parte de esos jugadores fueron mejores en sus equipos de origen, prometían mucho más cuando el club decidió contratarlos. Han fallado.

Vucetich no ha encontrado las formas adecuadas para que el equipo tenga mejores resultados, a pesar de que ha buscado por todas partes, modificando las alineaciones y tratando de encontrar los parados y la táctica adecuada. En los dos últimos dos torneos, ha empatado casi el 50 por ciento de sus juegos (47%). Al final, queda la idea de que este equipo no tiene gol. En ese trabajo, han quedado en deuda varios, empezando por JJ Macías, quien se marchó al finalizar la campaña anterior dejando un sendero vacío cuando era una de las grandes “joyas” de la cantera rojiblanca y continuando con nombres como el de Alexis Vega, Uriel Antuna, Ángel Zaldívar, Jesús Godínez y Ronaldo Cisneros. En plena crisis tras la época dorada de Matías Almeyda, Chivas se ha dado el lujo de desprenderse de Macías, a préstamo con el Getafe de España y de vender a Alan Pulido, cuando justo había resultado campeón de goleo.

Este mismo grupo de futbolistas, algunos nombres más, otros menos, han “consumido” ya a tres entrenadores en los últimos años, empezando por José Saturnino Cardozo y siguiendo por Tomás Boy y Luis Fernando Tena. ¿El turno ahora es de Vucetich?

Es una realidad que los tiempos y las maneras competitivas han cambiado en el futbol mexicano. Las nóminas de los clubes se han llenado de futbolistas extranjeros y los equipos más ricos suelen tener dos o tres jugadores de alto nivel por cada posición. Chivas no es un equipo pobre. Está respaldado por una organización donde el dueño, Amaury Vergara, parece haberle dado todo lo que pedían sus aficionados: al mejor director deportivo posible, Ricardo Peláez, al mejor entrenador disponible, Vucetich, y una poderosa inversión, calculada en 40 millones de dólares, para reforzar al plantel. Es verdad que Chivas no tiene a los mejores futbolistas mexicanos posibles. Los mejores que están regados por algunos equipos de la Liga MX que no se los venden o que les colocan precios inaccesibles. Algunos más están en Europa. Pero, al final, permanece la idea de que Chivas tiene un plantel para jugar y ofrecer mejores resultados de lo que ha recabado hasta ahora. El hilo siempre suele cortarse por lo más delgado cuando se trata de una crisis en un club de futbol y Vucetich parece “listo” para ser “el sacrificado”, cuando la realidad es que nadie parece tener una “varita mágica” que resuelva los problemas del Guadalajara.

No hay nadie. No creo que hay alguien que sea capaz de asegurar que sin Vuectich, Chivas estará mejor de lo que está ahora, pero ustedes saben cómo suelen terminar estas historias en el futbol mexicano.

@Faitelson_ESPN