¿Cómo van los diez jugadores a seguir en MLB en el 2019?

play
Memo Celis: 'Este fue el mejor HR Derby de la historia' (1:18)

Pete Alonso se llevó el título en el Festival de Cuadrangulares, pero Vladimir Guerrero Jr. fue la gran figura de la noche, con 91 vuelacercas, imponiendo marca de jonrones para una competencia. (1:18)

Cada año, antes de que abran los campos de entrenamientos primaverales, escogemos diez peloteros que por diferentes razones, serían interesantes de seguir en la temporada.

En la lista deberían aparecer Bryce Harper y el dominicano Manny Machado, pero al momento de elaborar esta selección, ni se sabía que el primero firmaría con los Philadelphia Phillies y el segundo terminaría con el uniforme de los San Diego Padres.

1.- Vladimir Guerrero Jr: C

No se recuerda un pelotero que haya llegado a las Grandes Ligas con tanta fanfarria.

Quizás por ser hijo del miembro del Salón de la Fama Vladimir Guerrero, pero lo cierto es que el prospecto número uno de todo el béisbol no ha sido en sus primeros 61 juegos en Las Mayores el súper fenómeno que se esperaba.

Average de .249, OBP de .328, slugging de .413, ocho cuadrangulares y 25 impulsadas son cifras que no deslumbran a nadie.

Hasta ahora, el despliegue de poder en el Derby de Jonrones le viene salvando la temporada a Vlad Jr.

2.- Fernando Tatis Jr: A

Si Fernando Tatis Jr. no se hubiera lesionado y perdido todo el mes de mayo y parte de junio, posiblemente Pete Alonso no tuviera tan fácil en el bolsillo el premio de Novato del Año de la Liga Nacional.

Desde que puso un pie en un terreno de Grandes Ligas, sin tantos focos como Vladimir Guerrero, el hijo de Fernando Tatis fue una estrella inmediata.

No se trata sólo de números, muy buenos por cierto, sino de la energía que aporta, ese intangible que no se mide en cifras y que consigue con un atleticismo envidiable.

Mientras que con el bate suma average, OBP y slugging de .327-.393-.620, con 14 jonrones y 33 carreras impulsadas en 55 partidos, también es velocísimo y ya acumula 13 bases robadas en 16 intentos, mientras que con el guante nos regala jugadas espectaculares.

3.- Shohei Ohtani: A

Sabíamos que no va a lanzar hasta el 2020, pero queríamos ver a Ohtani como bateador más o menos a tiempo completo, después que le regalaran el Novato del Año que merecía el dominicano Miguel Andujar.

El bateador designado japonés de Los Angeles Angels ha demostrado que puede batear y bastante en el mejor béisbol del mundo.

Hasta ahora, en 53 juegos, lo hace para .303-.353-.571, con 14 jonrones y 38 carreras empujadas y debería superar los números que consiguió el año pasado en 104 partidos.

4.- Willians Astudillo: C

Las lesiones han limitado el tiempo de juego de Astudillo, receptor de los Minnesota Twins que parece sacado de un videojuego.

Antes de empezar la temporada del 2019, Astudillo había disputado 638 juegos como profesional en diferentes niveles de las Menores, la LVBP y con los Mellizos, con los que hizo su debut en Grandes Ligas en el 2018.

En total sumaba 2.981 turnos al bate, con apenas 99 ponches, con un promedio de un abanicado cada 30 veces.

Por ahora, en 133 ocasiones se ha tomado cinco chocolates, uno cada 26.6, pero salvo esa habilidad para chocar con la pelota, no ha sido nada atractivo, con su average de .263, tres jonrones y OBP de .282.

5.- Blake Snell: F

Decepcionante ha sido la labor del zurdo de los Tampa Bay Rays, quien fue el mejor lanzador de todas las Grandes Ligas en el 2018 y una de las principales razones por las que su equipo, débil en el papel, tuviera una sorprendente temporada ganadora de 90-72.

En 18 aperturas, Snell presenta récord de 5-7, con una efectividad de 4.70, números que contrastan demasiado con sus 21 victorias con sólo cinco derrotas y promedio de 1.89 del año pasado.

6.- Miles Mikolas: F

El derecho de los St. Louis Cardinals ha vuelto a ser el mismo que era antes de irse a jugar tres años a Japón: cinco victorias, nueve derrotas y efectividad de 4.53.

Mikolas escribió una de las páginas más interesantes de la temporada pasada, tras pasar tres campañas con los Gigantes de Yomiuri, en la liga profesional nipona.

Regresó a las Grandes Ligas por la puerta ancha, con récord de 18-4 y efectividad de 2.83, mientras que en su estancia anterior a su aventura japonesa, sus números con los Padres y los Texas Rangers siempre fueron de mediocres para malos.

Al parecer, lo del 2018 fue una casualidad, un golpe de suerte o como quieran llamarlo.

7.- Miguel Cabrera: D

El venezolano ha sido, desde su debut en el 2003 con los Florida Marlins, uno de los mejores bateadores de todo el béisbol en lo que va de siglo XXI, pero a los 35 años de edad ha entrado en su declive natural.

Su coordinación ojos-brazos para darle a la pelota la mantiene y de ahí el average de .304 que exhibe en 80 partidos, pero ha perdido velocidad en el swing y por ende, han disminuido drásticamente los batazos de largometraje.

Cinco vuelacercas en 283 turnos son muy pocos para quien promedia 32 bambinazos por temporada en una carrera gloriosa de 17 años.

8.- Aaron Judge: C

El Juez tiene calidad de estrella, pero salud de cristal. Sus números en 33 partidos son bastante buenos, con average de .271, nueve cuadrangulares y 20 remolcadas, pero se ha perdido por lesiones 55 juegos.

Si sus ausencias no se han hecho notar tanto, es por el histórico desempeño de sus compañeros menos encumbrados, que contra viento y marea han mantenido a los New York Yankees en el tope del Este de la Liga Americana.

9.- Yusei Kikuchi: D

El lanzador zurdo de 27 años estaba llamado a ser la próxima estrella japonesa en las Grandes Ligas. Al menos eso creían los Seattle Mariners cuando lo firmaron por tres temporadas y 43 millones de dólares.

Hasta ahora, está más cerca de Hideki Irabu y Kei Igawa, que de Hideo Nomo o Masahiro Tanaka.

En 19 aperturas tiene récord de 4-6 y efectividad de 4.94. En 98.1 entradas ha permitido 19 cuadrangulares.

10.- Yasiel Puig: B

Puig sigue siendo divertido de ver. Da lo mismo que tenga el uniforme azul de los Dodgers o el rojo de Cincinnati. Sin tantos focos sobre sí como en Los Angeles, el cubano empezó lento el año, pero cerró la primera parte de la temporada a todo vapor, aunque sin llegar a esa explosión de todo su potencial que ya no sabemos si algún día sucederá.

Por primera vez en su carrera llegó a 20 cuadrangulares antes del Juego de las Estrellas y su proyección lo pone en camino de 37 bambinazos y 97 impulsadas, números nada despreciables para quien entrará con 28 años a la agencia libre.