Atlas, finalista en una Liga 'sinVARgüenza'

play
Ramos Rizo: "Sería vergonzoso que César Ramos estuviera en la Final" (3:27)

El experto en arbitraje critica fuertemente el trabajo del silbante designado para asistir a la Copa del Mundo. (3:27)

LOS ÁNGELES -- ¡Vaya tragicomedia! ¡Vaya aquelarre! Lo sublime y lo ridículo. De héroes y villanos. De hazañas y de trampas. De atletas y de payasos. De artistas y de ladrones. De genios y de ineptos. Y al final, Atlas es finalista del Clausura 2022.

4-2, goleó Tigres. 5-4 para Atlas en el global. El marcador narra el dramatismo, la histeria, el orfeón demencial de la tribuna durante los casi 60 minutos que se vivieron en el segundo tiempo. Aldo Rocha, el mariscal silencioso de los Zorros, al minuto 101, de penalti, dejó sólo humareda y cenizas en el Volcán extinguido.

Pero tanto que contar, tanto que revisar, tanto que dudar...

1.- Tigres estuvo cerca de ganar en la cancha, pero, también, por alineación indebida, de perder en la mesa. Cuando ingresa Florián Thauvin por Hugo Ayala ('46), tenía nueve jugadores no formados en México en el terreno. Otra vez ante el Atlas. Había sido el #ViñasGate y ahora el #ThauvinGate. "Fue culpa mía", la piojosa excusa de Miguel Herrera.

2.- El recién ungido mundialista César R. Palazuelos, y el siempre denostado VAR, se adueñan del protagonismo perverso y promiscuo. Perdonan una roja a André Pierre Gignac, y árbitro y VAR se contradicen en su forma de legislar en la cancha. Doble moral en los penaltis. El árbitro hizo lo necesario para ser segregado de Qatar 2022. Sí, son unos sinVARgüenzas.

play
3:29

¿Alineación indebida de Tigres en la Semifinal?

Los analistas de Futbol Picante revisan el reglamento de la Liga MX para saber si Miguel Herrera incumplió con este o no.

3.- André Pierre Gignac despierta, tarde e inútilmente, pero despierta con un hat-trick. Un penalti en el que un trabajo de proctólogo con la nariz de Hugo Nervo, terminó marcado como falta contra el francés, quien antes, al minuto 48 debió irse expulsado por un codazo sobre Gaddi Aguirre. Después marcaría a su estilo y con un penalti más.

4.- Y el aluvión felino. Atlas estaba sumido en el desorden, el desconcierto, el desamparo. Cuando Tigres estaba 4-1, los Zorros repelían desesperadamente los ataques. Y vinieron los excesos. Luis Quiñones, Thauvin y el Diente López, sintiéndose clasificados, quieren jugar como exquisitos, como malabaristas, como mimos del balón, y perdonan en el área. La soberbia es un veneno inmediato.

5.- Penalti para el Atlas. Carga del ex rojinegro Jesús Angulo sobre Aldo Rocha. Sin embargo, en jugada previa, hay una mano de Julián Quiñones que árbitro y VAR, coludidos con la estulticia y el dolo, no marcan. El capitán no falla. Serio, sobrio, seguro, se olvida del ridículo comediante, se olvida del bufón que tenía enfrente, y cobra abajo a la derecha del arquero guiñol de Tigres.

play
0:17

Miguel Herrera acepta que fue su error la alineación indebida

El entrenador de Tigres aceptó abiertamente la equivocación en el cambio que produjo la falta al reglamento de la Liga MX.

6.- Y claro, el Patón haría su show. Antes del cobro del penalti por Rocha, Nahuel Guzmán rompe en llanto, se convulsiona, se estremece, se asfixia, se colapsa, y como plañidera de su propia desgracia llora su Noche Triste. Después, al minuto 104', se hace expulsar, deliberadamente, por conducta antideportiva. Sí, el Titanic felino empezaba a quedarse sin roedores.

Encomiable, sin duda la reacción de Tigres. Lamentable que cuando había consumado --aparentemente--, su clasificación a la Final, se dedicó a ese futbol desagradable de los fantoches. Arriesgó y perdió. El futbol castiga a los patiños que lo ofenden.

Atlas, en tanto, pudo resolver antes el juego, pero erró. Cayó en desconcierto, en temores, en dudas, pero, para su fortuna, en los minutos finales, encontró de nuevo un desliz, delincuencial o de estupidez, por parte de los sinVARgüenzas, a los que seguramente Arturo Brizio, premiará con honores.

Ahora, los Zorros a esperar este domingo al otro finalista. Y que alguien cuide a Pachuca y a América, de los embajadores de caos, enviados por Brizio Carter, y comandados por Jorge Pérez Durán.