Tata Martino convoca de oídas

LOS ÁNGELES -- Gerardo Martino interrumpe su año sabático, como feliz ermitaño en Argentina. Le aguarda un partido que hace malabarismos entre las razonables dudas médicas y sanitarias en Costa Rica.

Es un juego inútil deportivamente, pero las televisoras recaudaban hasta antes de la pandemia, más de dos millones de dólares netos entre anunciantes y patrocinadores. El músculo duerme sólo mientras la ambición descansa.

Este miércoles, Martino reveló su lista de 26 jugadores, quienes, al igual que sus congéneres ticos, tampoco se entusiasman por riesgos agregados en este campo fértil de contagio, especialmente cuando la medicina privada en México insiste en que el gobierno federal falsea las cifras.

La elección de sus 26 futbolistas no debió ser complicada. Martino no tomó en cuenta a los europeos por razones obvias, y en la MLS ha habido una sospechosa pandemia de lesiones súbitas entre los mexicanos, quienes además se han convertido en algunos de los lastres más costosos del torneo estadounidense actual.

Más allá de que el técnico argentino aseverará en su momento que en Argentina vivió apasionadamente y al detalle este Torneo Guard1anes 2020, y que también está enterado de las indisciplinas deleznables de algunos jugadores, y que por lo tanto eligió lo cuerdamente elegible, en una liga donde domina el futbolista extranjero.

En la lista hay de todo, menos imprescindibles, porque de esa categoría escasean en la Liga MX, como Fernando Beltrán y Carlos Rodríguez, y en la lista de necesarios agregue si quiere a jugadores prometedores pero inestables, cono Luis Romo, J.J. Macías, Johan Vásquez, Santiago Giménez y Sebastián Córdova, quien se ha salido del redil y se ha fracturado la responsabilidad, al caerse del ladrillo al que lo había subido el americanismo.

Sin embargo, y seguramente debido a la diferencia de horario entre México y Argentina, Martino se ha perdido todos los partidos del León en 2020. Si hay dos jugadores fundamentales ahí, son Luis Montes y Fernando Navarro, quien ya fue marginado del pasado mundial, sólo porque a Juan Carlos Osorio le gusta el biotipo europeo: grandotes, fuertotes y si se puede guapotes, es decir, versiones masculinas de las visitas clandestinas que presuntamente recibía en el Centro de Alto Rendimiento.

El gran nivel de ambos futbolistas no es sólo en este Torneo Guard1anes 2020. De hecho, en el equipo León fue muy evidente el efecto de no tener a Fernando Navarro, afectado por una severa lesión en el interrumpido Clausura 2020, y después, en julio de este año, cuando dio positivo por COVID-19.

¿Llegarían Montes y Navarro, en la edad correcta, a la Copa del Mundo de Catar, a jugarse en diciembre de 2022? Puede ser una pista para el desdén de Martino o la decisión de sus auxiliares y observadores en México, más allá de que El Tata, tal vez, terminó viendo algunos juegos de manera diferida—muy poco probable--, por esa misma diferencia de horario.

Sin embargo, ciertamente, tanto Montes como Navarro, con más experiencia y futbol que varios de los convocados, podrían ser de ayuda en las eliminatorias mundialistas que comienzan el próximo año.

Sorprende el regreso de Miguel Layún, de inestable año con Rayados, aunque bien se sabe que el tipo se cuida, es generalmente responsable, a menos que se desbalague en algún brunch neoyorquino con repercusiones en San Antonio, Texas, aunque, evidentemente no hay un escenario para ello.

En la MLS había intenciones de colaborar con esta oportunista convocatoria e innecesario juego, pero seguramente Tata Martino tiene claro el panorama de que no necesita ni voltear hacia la liga estadounidense, en la que los que no están lesionados, o los que se fingen lesionados, o los que siguen en una baja de juego, viven su plan de retiro y jubilación cómodamente.

Sin duda, el León le agradece este desaire o menosprecio a Tata Martino, pues podrá disponer mejor de Montes y Navarro, aunque seguramente los jugadores ven con optimismo algún eventual llamado a futuro, ya en partidos oficiales.

Por lo pronto, al técnico argentino le interrumpen su año sabático, sin confirmarse aún si como dijo Yon de Luisa, aceptó que le redujeran su salario debido a la pandemia.