Ante Tecatito, Pep Guardiola no quiere brindar con Corona

play
Hugo Sánchez cree que lo que le hace falta al 'Tecatito' Corona es un mejor representante (0:48)

El 'pentapichichi' ve a Jesús Corona con la capacidad de jugar en un club más importante en Europa. (0:48)

LOS ÁNGELES -- La buena noticia para el Porto es la nómina de hospitalizados del Manchester City. La mala noticia para el Porto es que eso no le quita el sueño a Pep Guardiola.

La buena noticia para el mexicano Jesús Manuel Tecatito Corona es que el reducto defensivo de Aymeric Laporte y Benjamín Mendy, con sus ausencias, se fragiliza.

Con cinco bajas sensibles, el Citizen Pep recibe al Porto, equipo con el que el jugador mexicano se metió a la órbita de las jaquecas del técnico catalán, para tratar de organizar el partido de este miércoles, correspondiente a la Champions League.

Los tres portugueses (Cancelo, Rúben Dias, Bernardo Silva), que compartieron cancha y vestuario con Cristiano Ronaldo en la selección portuguesa, dieron negativo y eso restituyó tranquilidad a Guardiola.

Sin embargo, su cuerpo técnico seguramente ha puesto luces de alerta sobre Tecatito Corona, tras las actuaciones notables con el Porto a lo largo de este 2020, y en los amistosos de la selección mexicana ante Los Países Bajos y Argelia.

Cierto, el Porto reacciona como colectivo, pero el mexicano ha aparecido como goleador y como pasador, además de ampliar su rango de acción en trabajos defensivos. Se le considera el extranjero de más impacto de acuerdo a las estadísticas en este 2020, y el defensor del jogo bonito peninsular dentro de la liga portuguesa.

La historia es muy conocida. Tecatito Corona recibió una solicitud para que se enlistara en la lista de desempleados, pero él eligió reinventarse. Su entrenador, Sergio Concençao había desechado a un delantero, y el mexicano le presentó su inesperada y sorpresiva versión de carrilero por derecha. Y a partir de entonces, diría Maluma, felices los cuatro: el jugador, el técnico, el equipo y la afición.

Corona enfrentará a viejos conocidos. Cuando el Leicester le hizo pedazos la cristalería a Guardiola, exigió refuerzos. Unos barriles de petróleo más o menos, no importan. El portugués Rúben Dias se sumó al equipo desde las filas del Benfica.

Y en el relevo, Pep ha encontrado al holandés Nathan Aké, quien tuvo escarceos con Corona en el amistoso en el que México venció a Países Bajos. El cuadro bajo tulipán debió ir a masajes, reumatología y quiroprácticos, después de encarar al mexicano.

Ambos, Dias y Ake, han sido consistentes con sus selecciones nacionales, pero, evidentemente, no alcanzan para aplacarle las taquicardias a Guardiola, quien a pesar de críticas, seguía amparado en su fe hacia Laporte y Mendy.

Sin embargo, los dos, Dias y Aké, sufrieron el fin de semana ante el Arsenal, al grado que el mismo técnico debió salir a su defensa: “Ellos no cometen equivocaciones”, afirmó.

Sin embargo, sin conocer aún el nivel de atrevimiento del Porto en esta primera encerrona, es muy probable que Guardiola decida agregar a Joao Cancelo por izquierda, no sólo para evitar que Tecatito Corona tenga espacio y comodidad en los mano a mano, sino además para organizarle una tormenta por ese costado y reprimirle sus afanes aventureros y obligarlo a más tareas de marcación.

De cualquier manera, para el mexicano será una magnífica oportunidad de respaldar en los territorios sagrados de la Champions League, las travesuras en la Liga de Portugal y en amistosos con la selección mexicana, especialmente ante un fallido, pero consistente favorito, como lo es el equipo del Citizen Pep.

Por lo pronto, Tecatito Corona no corre el riesgo de que pase inadvertido u olvidado, como ocurrió con Raúl Jiménez por parte del holandés Virgil Van Dijk, porque todo el cuadro bajo del Manchester City lo ha sufrido, y de urgirles una referencia inmediata, queda el golazo que le marcó el fin de semana al Sporting de Lisboa.

Habrá que esperar, entonces, para saber si por su gusto o sin él, Pep Guardiola termina brindando con Corona, es decir con Jesús Manuel.