Rey del Gambito... Jugada maestra del América

play
América pierde en la mesa los puntos ante Atlas (1:40)

El marcador es de 3-0 en favor de los rojinegros (1:40)

LOS ÁNGELES -- Tres-mi-se-ra-bles-pun-ti-tos. Y las fanfarrias suenan.

Una jugada maestra del América. El rey del gambito. Entregó tres miserables peones a cambio de la inmortalidad. Jaque mate a los abanderados del complot.

Este lunes por la noche, El Nido de las Águilas se convirtió en el recinto universal de la justicia y del justiciero. ¡Que nadie blasfeme nunca más contra el paladín de Coapa! Salomón y su ejemplar filosofía de la justicia, han vuelto.

Fue tan magnífica la jugada de entregar tres puntos al Atlas, que hasta algunos bobalicones detractores del América saludaron la madrugada del martes bebiendo sidra, porque no la distinguen del champaña.

Jugada maestra. El América ofrendó tres puntos. A cambio, pasó de verdugo a mártir; de divinidad, a terrenal; de intocable, a vulnerable; del bravucón #ÓdiameMás al epítome supremo de la compasión y la justicia.

Nadie, absolutamente nadie en sus cabales, en plena función de sus entendederas, puede negar que una decisión mayúscula, histórica, como quitarle tres puntos al América, debió ser consultada y aprobada, antes de ser ejecutada.

En la Oficina Oval de Televisa confluyen cerebros maestros, émulos de Maquiavelo, quienes vieron una oportunidad histórica de lavar el rostro del América y de sus conocidísimos súbditos: la FMF y su hoy tan hidalga Comisión Disciplinaria.

¿El precio? Una baratija. ¡Tres puntos! Ya los irá recuperando el equipo a lo largo de las próximas semanas. Ya se volvió un hábito que expulsen un jugador del equipo rival.

Entiéndase bien: el América consiguió en una jugada maestra, algo que ni con millones de dólares de propaganda –que no publicidad–, habría conseguido: erigirse como la magnánima dama de la justicia, con una túnica blanca, alba, argenta.

Insisto: el América decidió su propia crucifixión. Decidió su inmolación pública como la forma perfecta de perdonarse sus propios pecados. ¿Hay algo más magnánimo en el mundo?

Me atrevo a decir que el mismísimo Emilio Azcárraga Jean eligió este vía crucis, este camino del martirio, ad hoc en estos tiempos de Cuaresma. Y resucitará al tercer día recibiendo al Pachuca, según el calendario, y después visitando en Tijuana, a los míticos perros aztecas, lazarillos de la muerte.

¡Dios mío, qué belleza de analogía y de estampa! El forajido de las 13 estrellas es indultado de todo su pasado, entregando tres puntos. ¿Pueden comprarse de manera más barata la libertad, la inmunidad y la impunidad?

E, insisto, la sagacidad de este gambito de entregar tres puntitos a cambio de la credibilidad histórica, es tan magistral, tan imponentemente perfecto, que algunos zoquetes se gastaron sus centavitos bebiendo sidra adulterada, sin saber que Emilio derramaba champaña sobre los cadáveres de su credibilidad.

¡América, el rey del gambito! Además, termina beneficiando a su mejor socio, Alejandro Irarragorri, quien se ha desprendido históricamente de jugadores que han dado títulos a la nutrida sala de trofeos de Coapa: Chucho Benítez, Oribe Peralta, Andrés Marchesín, entre otros.

¿Y a cambio? El América había encontrado el vertedero de sus desechos tóxicos: Renato Ibarra y Andrés Ibargüen, recientemente, quienes lo único que han hecho para el Grupo Orlegi de Irarragorri es desfalcarlo con sus generosos salarios.

play
1:54

Joserra: 'Hay que destapar el champagne... esto es histórico'

Joserra se sorprende al ver la sanción al América por la Comisión Disciplinaria

¿Hay una forma más generosa de agradecimiento en el futbol, con quien bien te sirve, que darle tres mendrugos de pan para que el Atlas sobreviva? Imposible.

Te ha dado lo mejor que ha tenido y se ha llevado de lo peorcito que has tenido. Grupo Orlegi es, ha sido, y será, la Madre Teresa de Calcuta... pero sólo de Emilio Azcárraga Jean.

Esos tres puntos pueden ser la diferencia entre pagar, si es que paga, una multa por no descender, que varía entre 120, 70 ó 50 millones de pesos.

Una decisión colosal del América. Una jugada maestra. Y ya se sabe, El Nido siempre juega con las piezas blancas del ajedrez. Y cuando Emilio embiste, hay que refugiarse en el enroque inmediato, y si no, pregúntenle al Grupo Pachuca, sobreviviente exiguo del #PachucaGate.

Hasta el “Gambito Evans”, una de las jugadas prodigiosas en la historia del ajedrez, marca registrada del ruso naturalizado croata Gari Kasparov, rinde pleitesía ante el movimiento ordenado desde la Oficina Oval de Televisa.

Y algunos papanatas, enceguecidos por las burbujas de su sidra, no alcanzan a ver más allá del balcón de sus caprichos. Han caído en la trampa.

La trama fue tan perfecta, que se dieron pasos colaterales para acompañar el desfile de la purificación histórica de El Nido, hoy un nicho de mártires, tras ser visto, por años, como una guarida de trúhanes. ¡Ja!

1.- El América liberó un comunicado apenas minutos después de anunciado el castigo histórico contra el desvalido e indefenso equipo azulcrema. Obviamente había sido notificado mucho antes, y lanzó su indignación por escrito.

Claro, es parte de la misma jugada magistral. Si la víctima no sangra por la herida, no hay víctima ni hay herida... ni hay sacrificio y no hay mártir.

2.- La Liga Mx soltó un trino a través de su cuenta de Twitter felicitando al América por ser el líder del #Guard1anes2021. Según consigna el diario Mural de Guadalajara, el mensaje sería borrado cinco minutos después de publicado.

“¡16 puntos en 7 encuentros! 5 victorias, 1 empate y 10 goles a favor, es el argumento que tiene a Club América como el nuevo líder general”, rezaba el texto que publicó la Liga Mx, hasta que alguien avisó al poco avispado tuitero, que algo grande se venía. Y el tuit, desapareció en el limbo de los arrepentimientos.

¿Alguna otra duda sobre que este sacrificio de El Nido, tirándole tres huesos al perro rojinegro hambriento, es una jugada maestra de Emilio Azcárraga Jean y sus asesores? Insisto: ni con una campaña multimillonaria, conseguiría un efecto de sanación semejante.

Claro, esto traerá consecuencias. Habrá damnificados. Subirán responsables al cadalso. La guillotina está sedienta de pescuezos. La turba americanista reclama al responsable.

Alguien en el club tendrá que pagar por la estulticia de que Federico Viñas pudiera aparecer como el protagonista de una “alineación indebida”. Porque esos tres puntos pueden tener un costo mayor al final del torneo. Lamentablemente alguien perderá la chamba.

¿Le importa a Azcárraga Jean y su entorno sacrificar al América con estos tres puntos? ¡Claro que no! Recuerde Usted que en 2011, el dueño de las Águilas prefirió la música sobre su equipo de futbol.

En esa ocasión, el América de Carlos Reinoso fue evacuado del Estadio Azteca. La banda irlandesa U2, la favorita de Emilio, después de Timbiriche, tenía un concierto programado. Y las Águilas debieron jugar dos partidos clave en La Corregidora. Y los dos con desenlace fatal.

Primero, en la Copa Libertadores, ante el Santos de Neymar. Las Águilas fueron sacadas de su hábitat, los brasileños salieron ilesos ese 3 de mayo de La Corregidora y el América quedó eliminado.

Dos días después, en Liguilla, pierde ante el Morelia por 2-1 en Querétaro en el Juego de Ida. En la vuelta, los michoacanos le dieron el golpe de gracia. La relación entre Reinoso y Azcárraga se deterioró a partir de entonces, pero lo importante fue el majestuoso concierto de la banda irlandesa.

Salve pues, Maquiavelos televisivos, y brinden por quienes creen que brindan por lo que creen que es un acto de justicia. El Rey del Gambito ha dado Jaque Mate.