Repechaje: el desfile de los indigentes

play
'Chelís' explota contra rotaciones de Solari: "Fueron una falta de respeto" (3:15)

El especialista de ESN considera que América debió presentar a sus mejores jugadores contra Pumas por lo que estaba en juego. (3:15)

LOS ÁNGELES -- De ellos no se habla de proezas, ni de épicas, ni de heroicidades, ni con fanfarrias. Al Repechaje sólo acuden almas en pena. Unas más penosas que otras.

Pumas se tropezó con el América B (0-1), y se quedó con la caterva de fracasados: Tijuana, Mazatlán, Juárez, Necaxa y San Luis. ¿Habría un duelo nacional en el futbol mexicano si estos seis equipos desaparecieran en un chasquido de Thanos?

En tanto, la reclasificación llama más a la resignación que a la esperanza. El campeón León enfrenta a Toluca; Santos recibe a Querétaro; a Chivas le alcanzó para visitar a Pachuca, y Tigres puede consumar el adiós del Tuca en casa del Atlas.

Mire Usted: seis de los ocho clasificados al Repechaje tuvieron un rendimiento por debajo del 50 por ciento. Y Atlas y León sumaron apenas el 50.1% de los puntos. Y luego las plañideras de la Liga Mx se escandalizan cuando se le estampa en rojo, en la frente, el código de barras de ¡mediocre!

Pero, es lo que hay. El Repechaje fue creado como una medida desesperada para alargar en terapia intensiva la vida artificial de los muertos, cuando lo que mejor les vendría sería la eutanasia.

¿Grandes expectativas en esta fase de clemencia innecesaria? Llámele, mejor, grandes morbosidades. Y enlistémoslas, más por su resonancia que por merecimientos.

1.- Chivas y su resurrección. Ganó diez de los últimos 12 puntos. Se impuso a un Xolos rendido y a un Monterrey con un hombre menos; venció a un Atlas en pánico, y en duelo ratonero y vehicular, empató con Tigres, al enfrentarse el ‘BUSetich’ y el ‘TUCAmión’.

2.- Tigres y su autopsia. ¿Dejarán ir los jugadores a Ricardo Ferretti con un sepelio en el Repechaje? Hoy, más allá de lo que diga Tuca, hay más traición de parte de sus hombres en la cancha, que de su directiva en el escritorio. Esta, le paga bien, aquellos, le están pagando muy mal.

3.- El León abandonado. Eliminado en Concachampions por Toronto B, carga además con la renuncia anticipada de Nacho Ambriz, y la ausencia de su mejor hombre: Fernando Navarro. No sería el primer campeón en irse en la deshonra de la respesca. Pero, el bicampeonato lo consiguió entrando de carambola a la Liguilla.

4.- Santos dejó de ser Guerrero. El equipo lagunero de repente generaba admiración. Pero ha exhibido miserias ante Chivas, Querétaro y Pachuca. Le habían quitado al goleador, y sin Julio Furch aprendió a sobrevivir. Ha debutado jugadores, pero es inconsistente.

5.- Atlas, la doble infelicidad de los 70. La misma semana en que el Atlas conmemoró 70 años de su único título de Liga, celebró también que sólo pagaría 70 millones de pesos como multa por permanecer en Primera División. Luto sobre luto. ¿La repesca? Va con Tigres que es sólo, ligeramente, menos peor que los Zorros.

6.- Seamos ecológicos y piadosos. No desperdiciemos espacio: un Pachuca fortalecido con refuerzos; un Toluca tan viejo y voluble como Rubens Sambueza, y un Querétaro hijo de la caridad pública, complementan el museo del horror. Tendrán que ser muy malos Chivas, León y Santos, para tropezar ante semejantes esperpentos de equipos.


Escucha el blog de Rafa Ramos

Como puede verse, no hay espacio para reclamarles proezas, épicas o heroicidades a estos ocho pasajeros del Repechaje.

Son, estos ocho, accidentes de un sistema de competencia. Apéndices. Lastres. Algunos con alcurnia, algunos con historia, algunos con títulos, pero, traidores irreconciliables con su pasado, aunque hay alguno como Gallos Blancos que ni eso tiene, ni pasado ni sombra dónde caerse muerto.

Cabe, sin embargo, que en un arrebato, en un acto inesperado, en una epifanía casi milagrosa, estos ocho se decidan a dignificar su propio sepelio, y que por ahí, de entre esos cuatro enfrentamientos a matar y morir, y a matar o morir, sus jugadores terminen recordando el privilegio del que gozan: ser futbolistas profesionales.

Pero, ya tuvieron 17 jornadas para ello y poco, muy poco, les importó…