Deja ir vivo El Salvador a México

play
'Chelís': "El Salvador fue una grata sorpresa, jugó de tú a tú a México" (1:20)

El comentarista de 'Futbol Picante' destacó la actuación de La Selecta contra el Tri, a pesar de la derrota. (1:20)

LOS ÁNGELES -- Honduras vela paciente sus armas. Dejará seguramente entre Catar y Panamá la encerrona con México, que se clasifica como líder del Grupo A, a los Cuartos de Final de la Copa Oro. 1-0 sobre El Salvador, en un trámite complicado, embrollado, con penurias en el segundo tiempo.

Como líder del Grupo D, pero aún con una peligrosa cita pendiente ante los cataríes, Honduras seguramente mantendrá la posición de mando tras el último juego de la Fase de Grupos, calibrando la posibilidad de aplazar el que parece inevitable choque ante México, que se daría ya sólo en la Final.

Aunque, después de ver el segundo tiempo de escalofríos de México ante El Salvador, posiblemente el equipo de Fabián Coito, debe haberle bajado en densidad al respeto hacia el Tri de Gerardo Martino.

Aunque, ciertísimo, la figura de la noche fue el arquero Mario González Martínez, quien atajó toda la artillería del Tri, toda vez que el gol se origina de un balón desviado por un compañero.

El Tri resolvió transpirando, sin llegar al sufrimiento extremo en el primer tiempo. El Salvador fue un equipo serio e intenso, decidido. Complicó los primeros minutos a México, a pesar de que Tecatito Corona y Orbelín Pineda se dedicaron a hacer travesuras.

Sin embargo, un enorme trabajo de sacrificio físico --no futbolístico--, y recorridos en las marcas, entre Joaquín Rivas y Joshua Pérez, desde el frente, para hacer marcación alterna sobre Héctor Herrera, principalmente, impedían la organización en media cancha de México.

Con 45,792 mil apasionados en la tribuna del Cotton Bowl, con un aparente dominio salvadoreño en la festiva jornada, el encuentro mantuvo la algidez en la cancha y en el tendido. El encuentro nutría perfectamente las expectativas generadas en el enfrentamiento entre quienes marchaban invictos, y con el pent-house bajo disputa.

Bajo esa implacable intensidad, México encontró el gol que aplacó momentáneamente no sólo a La Selecta sino también a la efervescente multitud en la tribuna.

Desperdicios de Rogelio Funes Mori y Orbelín Pineda, más una noche soberbia del arquero Mario González, mantenían el 0-0 en el marcador, hasta que descuidos en la marca de Larín y Gómez, con un desplazamiento de engaño del mismo Orbelín, permitieron a Herrera y a Chaka Rodríguez, generar la jugada del gol.

El Zorrillo encuentra una planicie entre la zaga salvadoreña, sirve el balón impecable a la llegada de Chaka, quien amaga, recorta, y define cruzado, con la pierna de un Judas, pues el balón se enreda y rebota en la pierna de un adversario. 1-0.

Los minutos subsiguientes insinuaban un marcador más amplio. El Salvador se vio consternado, perturbado, tras la desventaja, y ese silencio futbolístico encontró eco en la tribuna, cuya fogosidad se vino abajo.

play
2:45

Jared Borgetti inconforme con el Tri: "La preparación no fue la adecuada"

El exjugador de la Selección Mexicana quedó a disgusto con el desempeño del equipo de 'Tata' Martino contra El Salvador, pese a la victoria y liderato de grupo.

La selección de Martino cerró el primer tiempo con el control del juego, asumiendo el mando, el ritmo, y hasta arrimándose a la portería salvadoreña. Pero, sin alterar el 1-0.

Sin embargo, en el complemento, El Salvador sometió a México, espiritual y futbolísticamente. El Tri no tenía capacidad de respuesta. Le robaron el balón, la cancha, las ideas, y el control del partido.

Lejos de reaccionar como el supuesto Gigante de la Concacaf, el enanismo temperamental, táctico y competitivo, hizo presa de México. Y padeció, con balones en los postes o disparos apenas desviados del arco de Alfredo Talavera.

En esa segunda parte, El Salvador lo rebasó, no sólo por la precisión futbolística, sino por una desbordada testosterona, demostrando que se plantaba con más personalidad y hambre que su adversario. Sin embargo, a pesar de ese dominio intenso y abrumador, La Selecta no encontró las redes, y debió cargar con el segundo sitio del Grupo A, a espera del adversario.

¿México? Tal vez el partido en la era del Tata Martino en el que se vio al equipo más apocado, gris, huidizo y atemorizado, tomando como referencia esa segunda mitad, cuando el gato salvadoreño acorraló al roedor tricolor.