Pumas, a salvar una Liguilla que nació muriéndose

play
¿Qué podemos esperar de los duelos de semifinales del Apertura 2021? (2:37)

La mesa más picante de México analiza los cruces previo a la Gran Final del Apertura 2021. A pesar de las opiniones divididas, nuestros expertos creen que ambas llaves están cerradas. (2:37)

LOS ÁNGELES -- Una Liguilla que nació muriéndose. Una Liguilla que murió naciendo.

No se trata sólo de quiénes son los semifinalistas. Se trata de la miseria futbolística. Acaso Pumas se escabulle, acaso se salva, acaso merece una segunda oportunidad.

Atlas contra Pumas y Tigres contra León. Así la cartelera. Nada que enerve ni que excite. Nada que cautive ni seduzca.

Más de la mitad de la demografía futbolera mexicana se encuentra rumiando y bramando las desdichas de sus equipos. Chivas, América, Cruz Azul y hasta Rayados, recibieron la esquela maloliente de su ominoso fracaso. Y, obvio, indiferente al desenlace.

¿Habrá peor muerte que morirse de nada? Porque, esos cuatro se murieron de nada. Terminaron, pusilánimemente, reclamando la eutanasia.

Cierto, hay detonantes en estas Semifinales del Apertura 2021. Hay cierto morbo. Hay expectación. Inesperadas expectativas. Al menos las cuatro ciudades más futboleras de México tienen un representante. Y hay sólo un técnico mexicano, Miguel Herrera, entre tres argentinos.

1.- Hay un Atlas que arrastra los espíritus chocarreros de 70 años sin asear su sala de trofeos. Hoy, con Diego Cocca, se parece poco a su estirpe. Fue un equipo de futbol educado, entre la magia del barrio y la elegancia de la Academia. Hoy garabatea con la pizarra de pánico de su técnico.

2.- Y el resucitado Pumas. Un equipo rico en historia. Alguna vez una mina de diamantes: Hugo Sánchez, Manuel Negrete, Luis Flores, Luis García, Enrique Borja, y algunos más. Estaba en un sarcófago lapidado a escupitajos de desprecio. Pero, llegó un odontólogo con dotes de psicólogo. Miguel Mejía Barón le dio pasiflora al nervioso técnico y cafeína a sus jugadores. Eliminó al América. La Bestia Negra viste de azul y oro.

3.- Una revolución se armó en Monterrey. Atragantarse de rabia, de revancha, genera proezas. Eso es Tigres. Miguel Herrera, cual pelícano, guarda en el buche su rencor por la forma en que lo echó el América. Y los jugadores de Tigres, tristeando casi dos años, mientras el vecino, Rayados, se pavonea en Mundiales de Clubes, tragan ellos amargo, de ese verde viscoso de la frustración.

4.- Este León no es como el que pintó Nacho Ambriz. Hoy, hace más futbol a pujidos, a escarceos, a pataletas, que con el júbilo y la generosidad de la gestión de Ambriz. Se entiende: Ariel Holan apenas conoce el medio, y dos colosos de otros torneos, como Luis Montes y Fernando Navarro, han arrastrado lesiones. Pero, ha aparecido como figura, el lastre de otros tiempos: el diabólico Ángel Mena, quien aniquiló este domingo a los angelopolitanos de Puebla.

play
0:37

Felipe Ramos Rizo sobre el trabajo de Santander: 'Vi el mejor arbitraje del torneo y de la Liguilla'

El exárbitro mundialista mexicano aplaudió la actuación de Luis Enrique Santander, durante el partido de vuelta entre Tigres y Santos. Por último, nuestro experto cree que el único error del silbante, fue el ser permisivo con la pérdida de tiempo.

Ciertamente, estos semifinalistas, no son equipos que se apoderen de portadas. No sólo por su bajo impacto en la demografía futbolera mexicana, sino porque este torneo, han surfeado en un oleaje de especulación, de futbol pragmático, de aburrimiento, estigmas, a los que sólo escapa un equipo, por lo hecho en las últimas semanas: los Pumas.

Por otra parte, si algo dejó de fascinante la fase de Cuartos de Final, fue a esos héroes inesperados, accidentales casi. Hagamos la cuenta.

1.- Alan Mozo. Estuvo a punto de ser echado de Pumas. Noches de copas, baja de juego, indisciplinas, lo tenían a punto del despido. Ante América, confirmó porqué alguna vez el tarot de las especulaciones lo colocaba en Europa.

2.- Carlos Salcedo. Vetado en la selección mexicana, salvaguarda a los Tigres. Tipo de carácter violento, encarna más a Míster Hyde que al Doctor Jekyll. Pero, a veces, cuando quiere, aparece al rescate de los felinos. Gol de crack, con recepción, recorte y bazucazo, le salva la vida al Piojo Herrera.

play
1:01

Mario Carillo considera que Guillermo Almada se equivocó en los cambios

Nuestro experto recriminó la manera en la que el técnico uruguayo encaró los últimos minutos del partido en el Volcán.

3.- Ángel Mena. Está en deuda con León. Este domingo, en la vuelta ante Puebla, exorcizó sus propios demonios, venció sus propios temores. Marca en jugada y de penalti, tal y como había errado frecuentemente en torneos anteriores.

Así, sin el resplandor suficiente para apoderarse de toda la geografía futbolera de México, ni de un sector importante en Estados Unidos, estas Semifinales espolvorean ingredientes para involucrarse en los partidos, que posiblemente se conviertan en forcejeos densos, más que en vibrantes enfrentamientos

Pero, júrelo, Pumas exigirá a Atlas hacer un mejor futbol que la parsimonia asustadiza de Diego Cocca, y los Tigres tienen en común con el León, que si juegan a defenderse, en el acta de defunción deberá escribirse suicidio como la causal.

Sin embargo, es innegable. Esta Liguilla nació muriéndose. Esta Liguilla murió al nacer.