Hoy hace 14 años: La noche en que La Volpe cambió mi vida

Han pasado 14 años, Ricardo, justo hoy te puedo confesar que cambiaste mi vida como reportero. Para mí fue el antes y después de aquella Copa del Mundo, mi primera en Alemania 2006.

He cubierto cuatro, pero jamás voy olvidar lo vivido esa noche en Noordwijk, Holanda y tampoco la de Herzogenaurach, Alemania, rumbo a Sudáfrica 2010 por la dichosa fiesta tricolor en una noche de cervezas, cigarros y calzón azteca.

Justo esta madrugada navegaba por internet y precisamente encontré un artículo con el recuerdo de un 29 de mayo. Miré la fecha en que hoy estamos... 29 de mayo. Puede ser o no casualidad, pero decidí escribir este artículo para aclarar lo que no debería, pero me libera de muchas tonterías que se han dicho.

Me llamó la atención el artículo porque se titula: La Volpe y el 'me la pelan' que habla de la 'traición' de un periodista (parece que soy yo jijijiji) y el carácter explosivo de Ricardo La Volpe provocaron una de las escenas más impensadas de un entrenador de la Selección Nacional al mostrar su pene a los integrantes de la prensa gritándoles "me la pelan".

¿Traición? ¿De qué hablan? ¿Por qué me han tachado a lo largo de los años como el reportero que entrevistó borracho a Ricardo?, ¿acaso esa plática que dio la vuelta al mundo la inventé? ¿quién de los que me acusa estaba ahí para corroborar esa madrugada que La Volpe estaba alcoholizado para ofrecer una entrevista?

Saben, no he sido, no soy, ni quiero ni pretendo agradar a nadie en esta profesión tan minada por las envidias. Fue una exclusiva que logré con más de seis horas de espera en la recepción del hotel junto a mi compañera fotógrafa Eva Becerra.

Lo sabe Jorge Campos, otro testigo presencial que estuvo en aquella charla donde La Volpe fue La Volpe y habló de lo que quería hablar sin cortapisas. El Ricardo verdadero. El técnico que libraba sus batallas internas por liberar esos demonios, esos demonios que terminó de soltar en aquella noche fría de Noordwijk en medio de un bombardeo periodístico que tuvo durante su ciclo mundialista

Porque al paso del tiempo, cuando un colega y me llega a preguntar por esa entrevista lo primero que suelta es saber qué tan alcoholizado estaba La Volpe... Jaja es de risa como inventan para manchar lo que se logra con trabajo y dedicación.

Curioso hoy se cumplen 14 años que estuvieron a punto de regresar a un periodista del Mundial porque se le había ido la nota. ¿Mi culpa? ¡No!

No lo entiendo y nunca lo entenderé...

Sí, es verdad que fue atípica la plática. Ricardo me había prometido una entrevista tiempo atrás que me negaba y me negaba. Fue previo a Noordwijk que me acerqué para decirle que me debía esa charla. Su respuesta fue afirmativa. "Búscame más tarde", me dijo.

Eva Becerra, una extraordinaria fotógrafa y compañera preparamos la famosa entrevista cerca de las 7 de la noche. Puntuales llegamos a la cita. Me topé con Ricardo, quien me dijo espérame después de cenar te la doy... lo cual respeté afuera del restaurante sede del equipo mexicano.

Cual vigilantes, soportamos las horas en aquél lugar. 1 hora, 2 horas, 3 horas... me asomaba al comedor y Ricardo me veía levantando la copa en señal de salud con una sonrisa de complicidad con Jorge Campos, el 'Inmortal', que también echaba a reír.

Es verdad que me sentí humillado. Molesto. Encabronado, vaya. Mi compañera Eva de plano se acostaba en el sillón cansada de esperar y por momentos dormitaba mientras me preguntaba ¿ya?, situación que me generaba ira y rabia.

Una llamada cambio todo. Cansado de esperar marqué a México enfadado para decirles ¡no más! Se acabó. Nadie me va humillar de esta manera después de casi cuatro horas de espera y paciencia. José Antonio Cortés, amigo entrañable y jefe en ese entonces, calmó mi cólera...

"Tranquilo... Necesitamos la entrevista porque no hay nada. No te enojes. Calmado. Espera un poco más", me sugirió mientras yo regañadientes esperé unas horas más hasta que por fin salió La Volpe con una gran sonrisa "¿todavía por aquí?", me preguntó burlonamente, cuya respuesta fue paciente "me dijiste que me Ibas a dar la entrevista y no me he ido", le respondí, soltó otra sonrisa y me indicó finalmente el lugar para platicar...

El ambiente de las luces era rojo. La Volpe despeinado, pero NO borracho o alcoholizado comenzó a responder cada una de las preguntas. Habló contra 'Kikín' Fonseca, Hugo Sánchez, el campeonato Mundial obtenido en el 2005 y en cada respuesta explotaba la "bomba". Les sugiero que vayan a la hemeroteca y lean las páginas publicadas en el diario Récord.

No se me olvida un momento en que las respuestas eran tan fuertes que voltee a ver a Campos abriéndole los ojos para decirle que parara al entrenador, pero Jorge asentía y aprobaba cada una de las palabras vertidas por el 'diablo argentino' del que salía lo que pensaba sin filtros...

Fueron más de 30 minutos de cuestionamientos. Confieso, me hervía la sangre. Tenía la nota y lo sabía. Esa especie que buscamos los que siempre hemos querido estar en esta profesión. Eran ya cerca de las 4 de la mañana europeas y el tiempo de cierre en México se agotaba. Terminada la entrevista corrí a mi hotel a escribir apuradamente.

En mi cuarto comencé a bajar la entrevista. Me dieron las 6 de la mañana ya con la luz del día terminaba mi entrevista exhausto, con mucho sueño y listo para irme a dormir.

Se publicó como "Explota La Volpe" porque el director técnico de la selección mexicana que estaba a días de debutar en el Mundial de 2006 se abría para hablar sin filtros de las quejas de sus jugadores, de sus dudas sobre la generación dorada de Giovani dos Santos y muchas cosas más. Crítico y sin cortapisas, mostraba un rostro que sólo se le había visto al referirse a la prensa, no de su entorno y el futbol mexicano.

Compartía el cuarto con un amigo uruguayo que era enviado por Excélsior.... "Pero ¡qué hiciste, hijo de puta! ¡Qué hiciste!", gritaba mi colega --lamentablemente no recuerdo su nombre-- despertándome de un sueño profundo. "¡Te está buscando todo mundo! Todo mundo está hablando de ti y La Volpe y no me dijiste nada! ¡Te volviste loco!", me repetía.

Tomé mis cosas para ir al entrenamiento. Era tarde lo reconozco. Había dormido tres horas y --desmañanado-- encontré un ambiente hostil hacia mi persona. Vi una plática entre La Volpe y 'Kikín', el primero había dicho en la entrevista que estaba "cabrón" que se quejara por no ser titular. Mucha seriedad.

Uno a uno los jugadores tomaron el autobús para irse a la sede del hotel. Jared Borgetti, uno de los últimos seccionados, se acercó a mí --guardamos una relación de respeto-- y me soltó cuchicheando... "La cagaste cabrón, nadie va hablar contigo. Estás vetado", me soltó para de inmediato darse la vuelta e irse.

Asustado por la advertencia hablé a redacción del diario donde sabría años después que la intención era regresarme, pero sé que Alejandro Gómez, decidió jugársela y demostrar que nadie le ponía las reglas al mejor diario deportivo de aquel entonces.

Por la tarde acudí al hotel de concentración del equipo para enfrentar a La Volpe. Debo admitir que me temblaban las piernas. Sabía que se una a poner pesado.

Caras largas de colegas molestos conmigo. Esperaban la presencia del argentino. Apenas un cruce de palabras. Finalmente, como a las 19.00 horas de Holanda apareció Ricardo con los ojos enrojecidos, eran unos puñales. "Amarillista de mierda", me espetaba a la cara una y otra vez "amarillista de mierda", ratificaba mientras la escena era vista por la mayoría de reporteros. "Ricardo lo que dijiste está grabado te lo puedo mostrar", pero más encendía los ánimos. "Entendelo, eres un cagón amarillista", cortó el Bigotón con quien hoy llevo una buena relación. Por cierto, nunca hemos tocado el tema desde aquella ocasión.

Luego de alejarme varios medios destacados en Holanda lo abordaron. Ahí varios periodistas aseguran que Ricardo se bajó el cierre, se sacó el pene y se burló diciéndoles "me la pelan" porque había sido el único que cumplía el ciclo mundialista, una acción que no se había visto en la historia del futbol.

El resto de la historia es conocida. En un entrenamiento nos echó agua mientras reportábamos, algo que indignó a la prensa. Sin duda, lo reconozco, ha sido la selección más importante y con buen futbol que cubrí en los cuatro mundiales.

Hoy La Volpe, a 14 años de aquél incidente, está en el retiro. Un gran personaje de nuestro futbol. Un extraordinario entrenador sin duda. ¿Traición? ¿Aprovechamiento? No, yo diría trabajo, dedicación y vocación. Como diría una famosa artista, esa es mi veldá y ustedes tendrán la última opinión.