Ringside: Deontay Wilder y Dominic Breazeale no se gustan, de verdad

El campeón mundial de peso pesado Deontay Wilder y Dominic Breazeale no se quieren mucho. Amanda Westcott/Showtime

Luego de que el campeón mundial del peso completo Deontay Wilder empatara con el titular lineal Tyson Fury, en un clásico encuentro celebrado en diciembre, la rueda se puso en marcha inmediatamente para la revancha que ambos peleadores reclamaron.

Con los términos ya acordados y cerca de firmar la parte contractual, Fury repentinamente cambió de dirección. Junto al promotor Frank Warren descartaron la revancha y firmaron un acuerdo de co-promoción con Top Rank para unirse a ESPN.

Así, con la revancha fuera de la discusión por el momento y también excluido a corto plazo un choque por el título mundial pesado indiscutido frente al triple campeón Anthony Joshua, Wilder tuvo que reorganizar los planes para su próximo combate. Eso implica una defense mandatoria ante Dominic Breazeale en una pelea repleta de animosidad – más de eso más adelante- que se efectuará el sábado 18 (Showtime, 9pm ET) en el Barclays Center en Brooklyn, NY.

La pelea presenta un encuentro de dos peleadores de 6’7”, ambos ex olímpicos con poder, que planifican usar a su favor.

"Dominic Breazeale será noqueado de forma dramática el sábado. Ya no puedo esperar más”, dijo Wilder. “Es como una mosca en mi oreja. Voy a sacarlo de ahi de una manera jamás vista antes. Este es mi momento. Momento del castigo. Día del juicio, y yo soy el juez”.

Breazeale coincide en que habrá KO.

“No hay forma de que esta pelea se vaya a la distancia. Sé de seguro que habrá fuegos artificiales desde el comienzo, y el desenlace será fantástico”, dijo Breazeale. “La gente habla de su ponderosa mano derecho, pero esto es boxeo de pesos pesados. Yo también tengo un gran derecho. He puesto a mucha gente en el suelo. Lo único que Wilder hace es hablar. Ya veremos quien coloca su mano derecho primero el sábado. He estado entrenando como un perro enjaulado. Me siento confiado en lo que puedo lograr y lo que traeré a la mesa el sábado. Será divertido”.

Este es su asiento de ‘ringside’ para la pelea.


Un asunto personal

Este si es personal. Wilder y Breazeale se profesan un disgusto mutuo y total.

“Creo que esta es la vez que más entusiasmado he estado y con más deseos de lastimar a alguien desde el 2015 frente a Bermane Stiverne”, dijo Wilder. “Con todo lo que está pasando aquí, la gente tiene que entender que cuando estan trabajando con Deontay Wilder, respaldo mis palabras con mi pasión. Soy apasionado en lo que hago”.

La mala sangre entre ambos se remonta a un incidente que ocurrió en febrero de 2017, cuando Wilder retuvo su título por nocaut en cinco asaltos frente a Gerald Washington y Breazeale noqueó a Izuagbe Ugonoh en igual número de asaltos en el programa de respaldo.

Más tarde, esa misma noche, en el vestíbulo del hotel en Birmingham, Alabama, hubo un altercado entre Wilder, su hermano menor Marsellos Wilder, Breazeale y sus equipos. Breazeale, quien estaba junto a su esposa e hijos, alegadamente fue golpeado por detrás por Marsellos.

Más temprano ese día, Marsellos yBreazeale habían tenido un altercado en la arena, que luego se trasladó al hotel. La Policía fue llamada a intervenir luego del incidente en el hotel pero no hubo arrestos. Breazeale luego radicó una querella contra Marsellos Wilder, que fue desestimada pocos meses después.

El incidente dejó a ambos con un profundo desprecio mutuo, tanto que cuando Marsellos Wilder, un peso crucero con marca de 3-1, sufrió una derrota por KO en enero ante William Deets, quien tenía marca de 6-12 y se anticipaba fuera un rival fácil, Breazeala envió a Deets un regalo de felicitaciones.

“No es un secreto que existe una rivalidad personal entre estos dos individuos, asi que no estamos cortos de motivaciones”, dijo Stephen Espinoza, presidente de Showtime Sports.

Wilder (40-0-1, 39 KO’s), de Tuscaloosa, Alabama, está tan deseoso de poner sus manos sobre Breazeale que esta semana, tras un entrenamiento abierto a los medios, confesó que no le importaría matarlo en el cuadrilátero.

“Dominic Breazeale se lo buscó. No fui a buscarlo. El (vino donde) mi”, dijo Wilder. “Este no es un deporte de caballeros. No pedimos permiso para golpear al otro en la cara, pero lo hacemos. Si le pregunta a cualquier médico alrededor del mundo, le dirá que la cabeza no está hecha para recibir golpes. Este es el único deportee n el que se puede matar a otro hombre y a la vez recibir paga por ello. Es legal. Asi que, por qué no usar mi derecho a hacerlo?”

Breazeale (20-1, 18 KOs), de 33 y de Eastvale, California, dijo que la animosidad haría que una victoria –y un nocaut- sean aun más satisfactorios para él.

“Dormiré mucho mejor la noche que gane el título si logro hacerlo por KO”, dijo Breazeale. “No me malinterprete. Un triunfo es un triunfo, pero al mismo tiempo quiero impresionar al mundo. Quiero impresionar a la comunidad boxística con un gran KO. Cuando digo un “gran KO’ me refiero a uno en que mi derecho o mi izquierda hagan contacto y él quede fuera. Que no se levante”.

“El asunto personal fuera del ring es lo que da pie al factor revancha. Se acercaron a mi, a mi esposa y mi hijo en una situación no relacionada al boxeo. La gratificación –y el hecho de que sea mi revancha personal, noquear a Deontay Wilder- es mucho mayor que lo que sería solamente una victoria o un nocaut”.


Breazeale y su ruta de regreso; quiere la revancha con Joshua

Breazeale, miembro del equipo olímpico de Estados Unidos en 2012, tuvo una oportunidad de conquistar un título mundial cuando retó a Anthony Joshua en Londres en 2016. No le fue bien. Joshua domino el combate de forma abrumadora, derribando dos veces a Breazeale hasta noquearlo en el séptimo asalto.

Pero desde que sufrió su única derrota como profesional, Breazeale se ha recuperado con tres victorias consecutivas, todas ellas por la via rápida, incluso arriesgando su estatus de retador mandatorio de Wilder en el proceso.

Breazeale sobrevivió a un increíble toma-y-dame frente a Izuagbe Ugonoh para noquearlo en cinco asaltos de una pelea en un programa de respaldo de Wilder. Luego, Breazeale noqueó a la anterior víctima de Wilder, Eric Molina, en ocho asaltos (un asalto más temprano de lo que registró Wilder en una defensa efectuada en el 2015) y al ex olímpico de Puerto Rico Carlos Negrón en el noveno asalto en diciembre, con Wilder como espectador.

Pero la pergunta permanece: si Joshua logró disponer tan fácilmente de él, por qué piensa Breazeale que podrá resistir la pegada de Wilder?

“He crecido mucho en los pasados tiempos. La pelea frente a Joshua me abrió los ojos”, dijo Breazeale. “Fue una buena experiencia. Aprendí que no tengo por qué estar ahi parado resistiendo tanto castigo, al ser un hombre grande. Wilder tiene una gran mano derecha, igual que yo, y también tengo un gran gancho de izquierda. En los pesos pesados, si no tienes poder para noquear, no hace sentido que estés en esta división”.

“Y, si, Wilder lanzará sus golpes y hará algún contacto, naturalmente. Esto es boxeo, y se trata de golpear y que no te golpeen. No pienso recibir mucho golpe, y si ocurre, no es nuevo para mi. He estado ahi antes. Al mismo tiempo, pienso ser yo quien propine el castigo. Y si la derecha viene, que asi sea. Trabajaré con eso. Es parte del boxeo”.

En un mundo perfecto para Breazeale, vencería a Wilder y eventualmente se enfrentaría a Joshua en una revancha por el título mundial indiscutido.

“Voy a poner mi nombre junto al de Joshua en un mismo sombrero, y definitivamente quiero mi revancha con Joshua, asi que haremos algunas cosas juntos en el futuro”, dijo Breazeale, quien subirá al ring con Virgil Hunter por primera vez en su esquina. “De la manera que pienso hacerlo es con mi título del CMB”.

Breazeale admitió que sufrió de depression tras la derrota ante Joshua pero se recompuso y se concentró en corregir sus errores de esa pelea.

“Mi manera de recuperarme de esa oportunidad titular ante Joshua fue estudiar las grabaciones, una y otra vez”, dijo. “La he visto asalto por asalto, minuto a minuto. La he visto en silencio. La he visto junto a otras personas. La he visto a solas. Y creo que esa es mi vena de mariscal de campo (como ex jugador de football collegial). Quiero ver todo lo que hice mal. No quiero ver nada de lo que hice bien, porque entiendo que hubo cosas que hice bien, pero las malas fueron muchas más”.

“Yo y mi (ahora ex) entrenador Manny Robles regresamos a California a reestructurar mis habilidades como boxeador, y crecieron. Y tuvimos la suerte de sumar tres victorias por nocaut, y aquí estamos nuevamente peleando por un título mundial. Aprendí más de esa derrota de lo que había aprendido de todas mis victorias en mi carrera profesional y aficionada. Asi que esa experiencia de vida, en el verano de 2016 ante Joshua, fue lo más grande para mi carrera”.


Pasos históricos

Wilder, quien ganó una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 2008, ha hecho ocho defensas de título y busca la número 9 ante Breazeale. Esa cifra es notable en la historia de la división pesada.

Si Wilder retiene su corona, dará un paso firme en la lista histórica de defensas exitosas en el peso complete, empatado con cuatro icónicos campeones quienes también sumaron nueve defensas: Muhammad Ali (en su primer reinado), Joe Frazier, Mike Tyson (en su primer reinado) y Lennox Lewis (en su segundo reinado).

El récord de todos los tiempos en la división pertenece a Joe Louis, con 25. Otros que también superan a Wilder en la lista son Larry Holmes (20), Wladimir Klitschko (18 en su segundo reinado), Vitali Klitschko (11 en su segundo reinado), Tommy Burns (11) y Ali (10 en su segundo reinado).

La magnitud de los nombres en la lista a la cual Wilder se integraría no pasa desapercibida para él.

“Significa mucho. Es algo grandioso para mí”, dijo Wilder. “Significa mucho ese logro. Implica que he demostrado a muchos que estaban equivocados, y al día de hoy sigo demostrando a muchos que estaban equivocados”.

“Sería un gran logro no solamente por el pasado –tantos grandes peleadores que me precedieron, sino también seguir adelante para ser el Número Uno. Me falta mucho camino por recorrer para lograr lo que quiero alcanzar en este deporte”.

“Voy a lograr todo lo que me propongo. Soy un boxeador maravilloso. Un talento maravilloso, y tengo un equipo maravilloso que me respalda. Y con esa combinación, el cielo es el límite”.

Pronóstico de Rafael: Wilder por nocaut en los asaltos intermedios.