Deontay Wilder: Mi poder es una bendición de Dios

play
Ofensas y empujones en el careo entre Wilder y Fury (2:02)

Ambos fueron separados tras intercambiar fuertes palabras, minutos antes del inicio de una conferencia de prensa. (2:02)

LAS VEGAS -- Para Deontay Wilder, el nocaut es una forma de vida.

Así, el púgil estadounidense ha hecho una carrera que lo tiene como el mejor peso Completo del Consejo Mundial de Boxeo con marca invicta a los 34 años de edad.

De las 43 peleas que tiene como profesional, Wilder ha noqueado en 41 y tiene el mejor porcentaje de combates finiquitados antes de los rounds pactados con 95.3 por ciento, incluidos nueve “cloroformos“ en peleas de campeonato mundial.

“Mi poder es un don de Dios”, afirmó Wilder el miércoles, en la última conferencia de prensa previa a la defensa de su título el sábado contra Tyson Fury en la MGM Grand Garden Arena de Las Vegas.

“No tengo que hacer nada especial. No tengo que levantar pesas o hacer algún tipo de ejercicio cardiovascular especial. El poder nació conmigo. Es un sentimiento increíble tenerlo y estar en la posición que estoy. Dios me puso en este lugar”, agregó.

Wilder aseguró que noqueará a Fury, algo que estuvo a segundos de lograr en la primera confrontación entre ambos, en la que derribó al británico en el duodécimo asalto de una pelea que parecía que perdía por decisión dividida, a pesar de que ya antes había tirado a su rival.

“Yo maximizo el poder que Dios me dio. Sé que puedo acabar todas mis peleas con un solo golpe”, insistió Wilder.

Por su lado, Fury reconoció la pegada de Wilder.

“Es lo único que tiene”, señaló el púgil europeo. “Va a tratar con su mano derecha. Si soy suficientemente estúpido para ser conectado, entonces merezco perder. Si no puede finiquitarme, voy a comérmelo”.

Afirma Fury que dio popularidad a Wilder
Fury aseguró que la popularidad de Wilder creció desde diciembre de 2018, cuando se vieron la cara por primera vez un ring.

El británico aseguró que antes de ese combate, el cual terminó en empate y fue bien calificado por la mayoría de aficionados y analistas, nadie sabía de Wilder fuera de los más enterados del boxeo.

“Le di a Wilder el mayor día de pago de su vida y lo traje al más grande escenario”, insistió Fury. “Deontay me debe todo. Lo traje a este nivel y esta será apenas su segunda pelea hasta arriba”.

Despreocupa peso a esquina de Wilder
El boxeado estadounidense, quien mide 6-6 (2.01 metros), dijo estar en la mejor forma física de su carrera y de acuerdo a diversas fuentes, eso incluye pesar entre 230 y 240 para la pelea ante Fury.

“No nos preocupa el peso”, dijo Jay Deas, coentrenador de Wilder. “Ni siquiera usamos una báscula en el gimnasio. Mientras entrene bien y coma sano, lo que siempre hace, el peso es intrascendente. Es un fenómeno de la naturaleza, así que no estamos preocupados tampoco del peso que traiga el otro muchacho.

“Deontay siempre ha sido el muchacho más delgado. Es normal para nosotros. Usualmente, es una ventaja para nosotros”, agregó Deas.

En la primera pelea entre ambos, Fury, quien mide 6-7 (2.06 metros), pesó 256 libras, pero el británico podría presentarse con mayor peso el sábado.

Es bueno saber que…
- Fury es el único rival al que Deontay Wilder no ha noqueado en su carrera - Las apuestas para la pelea entre Wilder y Fury no tenían favorito en -110 para ambos púgiles el miércoles.