Restricciones de viaje podrían afectar el enfrentamiento anticipado de Berchelt-Valdez

Óscar Valdez espera con ansias una pelea contra el campeón mundial de peso junior ligero Miguel Berchelt en duelo de mexicanos. Christian Petersen/Getty Images

Una de las peleas más esperadas que se planificó tentativamente para la primavera fue el enfrentamiento entre el campeón mundial junior ligero del CMB Miguel Berchelt (que vive en México) y su retador obligatorio Óscar Valdez (que vive en California). La pelea era fácil de pactar ya que ambos boxeadores están alineados con Top Rank, pero ahora Bob Arum dice que los desafíos con las visas pueden obstaculizarla.

"Tenemos problemas que no podemos resolver solos", dijo Arum. "Por ejemplo, Berchelt tiene una visa perfectamente aceptable, pero la pregunta es: ¿se le permitirá ingresar a los Estados Unidos? No sé, la respuesta es … es una política gubernamental".

"No se pueden tomar muchas de estas decisiones simplemente como decisiones de boxeo. Muchas de ellas, si no todas, deben ser tomadas en cuenta de la situación actual, en términos de lo que permita el gobierno".

Valdez recientemente subió a las 130 después de tener el título de peso pluma de la OMB de 2016 a 2019, donde realizó seis defensas exitosas. El fin de semana de Acción de Gracias, Valdez hizo su debut en el peso junior ligero en Las Vegas, pero en lugar de enfrentarse a Andrés Gutiérrez (quien pesó 11 libras por encima del límite de peso), se enfrentó al advenedizo Adán López. López derribó a Valdez en el segundo round, pero finalmente Valdez lo detuvo en el séptimo.

La victoria convirtió a Valdez en el retador obligatorio de Berchelt, una pelea que quiere desesperadamente.

"Es una pelea obligatoria, y hubo rumores de que iba a ser el 9 de mayo", comentó Valdez. "Ya estaba de regreso en el campamento de entrenamiento en San Diego, pero luego recibimos la noticia de que [el 9 de mayo] eran José Ramírez y Viktor Postol. Simplemente continuamos entrenando. No nos iba a hacer daño permanecer en el campamento".

“De nuestro lado, estamos listos para firmar el contrato porque voy tras mi sueño. Quiero ese cinturón. Queremos hacerlo oficial, y ya estaba entrenando para esa pelea. En este momento, solo tenemos que entrenar de vuelta en casa. Es lo que es".

Berchelt también está buscando el desafío, uno que cree que definirá aún más su carrera.

play
1:19

Berchelt: "La pelea contra Valdez es la que la gente quiere ver"

El campeón Superpluma del CMB aseguró que con dos mexicanos sobre el ring el espectáculo está garantizado.

"Oscar es un gran boxeador", dijo Berchelt (37-1, 33 KO), quien en su última pelea en noviembre detuvo a Jason Sosa en cuatro asaltos. "Lo respeto mucho, pero ahora debemos enfrentarnos. Creo que [el entrenador] Eddy Reynoso ha venido a agregar muchas cosas buenas a su esquina. También ha hecho un buen trabajo con Canelo Álvarez y Ryan García. Ahora lo está haciendo con Óscar Valdez. Es un equipo excelente, pero por mi parte, soy el campeón y también tengo un gran entrenador en Alfredo Caballero. Será una gran pelea entre boxeadores mexicanos y entrenadores mexicanos ".

Incluso si la situación de la visa se resuelve, dado el estado de la pandemia de coronavirus, es probable que esta pelea pueda ocurrir sin fanáticos. Una pelea como la de Berchelt-Valdez es buena que haría buen negocio en la taquilla en el sur de California.

"Obviamente hay muchas peleas que venderían boletos, pero si esperamos hasta cuando todo esté abierto, creo que tendremos una larga, larga espera", opinó Arum. "No creo que [la multitud] realmente sea un factor. Hay muchas peleas grandes que estamos buscando hacer, que veremos si podremos hacerlo".

Hay algunos boxeadores, especialmente el campeón mundial de peso ligero de la FIB, Teófimo López Jr., que han expresado que preferirían no pelear en un entorno sin fanáticos. Es una decisión que todos los peleadores y sus campamentos tendrán que tomar.

"Entiendo la situación, pero los boxeadores necesitan pelear", dijo Frank Espinoza, manejador de Valdez. "Sé que los fanáticos traen la adrenalina, la energía a los boxeadores, pero personalmente creo que los luchadores necesitan pelear. Donde sea que sea, con o sin fanáticos, todavía tienen que pelear".