Los sueños olímpicos del boxeo argentino

La selección argentina de boxeo se concentra en pos de su sueño olímpico y recibe la visita del Chino Maidana. ESPN.com

Los Juegos Olímpicos de Tokio están cerca o lejos, según se tome. Para muchos, se cumplirá con la nueva fecha; otras versiones sostienen que, quizás, no sean realidad.

Pero para los competidores que quieren estar allí, representando a sus países, solamente queda una salida: entrenar, trabajar, soñar.

El equipo argentino de boxeo se prepara, porque el torneo preolímpico está programado para mayo en Buenos Aires, con la participación de toda América, lo que significa un número estimado de 50 países.

Cuando comenzó a extenderse la amenaza del Covid 19, una de las primeras decisiones drásticas que se tomaron en Argentina fue, precisamente, cancelar la disputa del Preolímpico, que estaba programada a partir del 26 de marzo hasta el 3 de abril.

Fabricio Nieva, Jefe Técnico del Seleccionado argentino, define la situación con pocas palabras: “Esto es como cuando se está peleando y se sufre una caída. Hay que levantarse y seguir, sea como sea. Nosotros continuamos con el trabajo pensando en positivo, porque la situación cambia, pero también cambia para todos los demás participantes”.

Nieva, hoy a los 46 años, comenzó en el boxeo en los años 90, cuando su familia vivía en Suecia, país al que llegó a representar igual que su hermano, Santiago Daniel, quien a su vez es el técnico de la Selección de la India, que ya tiene 9 clasificados para los Juegos.

Fabricio nació en la Argentina el 30 de julio de 1974 y casi un año más tarde, Santiago nació en Estocolmo, el 7 de julio de 1975. Ambos siempre compartieron la pasión por el boxeo y su enseñanza.

“Llevo gran parte de mi vida en el boxeo, porque como competidor, realicé 133 peleas a lo largo de diez años: visité veinte países y tuve rivales de treinta nacionalidades diferentes. Y hoy, estar en la Selección junto a técnicos como Mariano Carrera, Javier Alvarez, Daniel González o Víctor Hugo Castro por ejemplo, es algo único para nosotros, porque somos amigos y compartimos el mismo gusto por el boxeo desde siempre…”

Imposible no mencionar al cubano Sarbelio Fuentes, quien durante muchos años a partir de 1995, cuando fue puesto a cargo de la Selección –incluyendo los Juegos Olímpicos de Munich, 2000- dejó su sello en boxeadores como Omar Narváez, Mariano Carrera, Pablo Chacón, Hugo Garay, Walter Crücce y tantos otros…

“Cuando se declaró la cuarentena fue un tremendo golpe para todos”, dice Mariano Carrera. “Claro que tampoco en ese momento podíamos saber que estábamos frente al comienzo de una época jamás vivida por nosotros, que iba a afectar a todo el mundo”.

Mariano Carrera logró el campeonato mundial WBA de los medianos ante el español Javier Castillejo en 2006, pero luego se comprobó que había ingerido clembuterol. El boxeador expresó que se sentía totalmente ajeno a ese procedimiento, pero la corona igual quedó vacante. Hubo una revancha en 2007 y esta vez el ganador fue Castillejo por nocaut técnico.

Fabricio Nieva, de larga y extensa campaña amateur en todo el mundo, es un estudioso del tema. Fue campeón del preolímpico de Atlanta 98, logró una medalla de bronce en el Mundial de China 98 y fue campeón nacional en el 90.

Javier Alvarez, a su vez, supo ser campeón sudamericano, Latino WBO y mundial WBU. Se retiró con 36 ganadas (16 antes del límite) y 9 derrotas. Cuando andaba por los 20 años, se midió con un Miguel Cotto de 16 y perdió por puntos en 5 asaltos (eran amateurs, se entiende) en Medellín, 1997.

Daniel Rafael González, por su parte, también lleva el boxeo en la sangre, pues su padre Rafael, conocido como “Cacharro” por todos, fue representante olímpico en México 68. A los 21, Daniel viajó a La Habana y cursó estudios que involucraron más de 50 materias relacionadas con el boxeo. Con medalla de oro en las maletas, volvió tras una intensa preparación y hoy es uno de los técnicos más experimentados del boxeo olímpico.

Claro que los protagonistas son los competidores. Esta es la lista de las jóvenes esperanzas olímpicas de Argentina.

El equipo femenino está compuesto por Florencia López y Sofía Robles (51 Kg.), Milagros Herrera (57) y Lucia Pérez (69).

A su vez, el equipo masculino que se encuentra concentrado se integra con Ramón Quiroga (52), Mirco Cuello (57), Agustin Vergara (63), Francisco Verón (75), Juan Coria (81), Yamil Peralta (91) y Luciano Sánchez (+ 91).

Algunos ya son profesionales ya que las nuevas reglas lo admiten. Así Mirco Cuello –bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires 2018- a los 20 años ya tiene 2 peleas profesionales en los Estados Unidos, ambas ganadas.

Francisco “Bebu” Verón, a los 22, también tiene 2 encuentros profesionales, efectuados ambos en el ciclo de ESPN KNOCK OUT.

Yamil Peralta, que participó en dos Juegos Olímpicos (Londres y Rio) a los 29, ya es campeón Latino WBO y sudamericano de los cruceros y suma 8 peleas todas ganadas con 3 KO.

Brian Arregui –medalla de oro en los Juegos de la Juventud de Buenos Aires- también hizo su debut en ESPN KNOCK OUT,

La Selección ya está trabajando en lo que es su tercera concentración. Se hicieron dos en Santa Teresita, en la Costa Atlántica de la provincia de Buenos Aires y hoy están en Las Clavelinas, cuartel general de Chino Maidana Promotions, en Ingeniero Maschwitz, Buenos Aires.

“Fueron dos concentraciones de unas seis semanas cada una y acá, en el gimnasio del Chino estamos muy bien, con ganas y con entusiasmo, aunque cuesta trabajo pensar que no hay nada seguro”, dice Carrera. “Todas las concentraciones cumplieron con los protocolos reglamentarios y aunque les ha faltado competencia internacional, esto también afecta a los demás participantes, así que lo importante es mantener bien alto el espíritu y los deseos de clasificar”.

“Trabajamos hasta los domingos y descansamos los lunes. No están todos concentrados, ya que Brian Arregui (medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, que ya debutó como profesional) hace sus propios entrenamientos, porque va directo a eliminatorias. Y lo mismo pasa con dos boxeadoras de la talla de Yésica Bopp, no solamente campeona mundial mini mosca de la Asociación, sino de gran experiencia amateur, lo mismo que Érica “La Pantera” Farías, dos veces campeona mundial, que se reincorporarán luego. No hay que olvidar que en estos Juegos, si Brian Castaño quisiera participar, por dar un ejemplo, podría hacerlo”, afirma Nieva.

Se trabaja durante la semana en doble turno, incluyendo la preparación física de Ruperto Ruiz. A la tarde se hace mucho énfasis en el aspecto boxístico. “Acá los guanteos son duros, incluyendo un referí: son 3 rounds con todo, porque no hay que olvidar que, con lo que se ha vivido, no pudieron competir con otros equipos”, indica Nieva. “En tres asaltos no hay tiempo para estudios, hay que hacer un tren de pelea de alta exigencia y mucho nivel de rendimiento…”

Nieva agradece también a Marcos Maidana, El Chino, por las comodidades que ofreció con su moderno gimnasio. “Pero hay algo más, porque tanto él, que ha sido un extraordinario representante en el mundo del boxeo argentino, y su hermano, Fabián, también pasaron por la competencia amateur. Y que los dos vengan al gimnasio, vean a las chicas y chicos, que hablen con ellos, les levanta el ánimo y también les sirve de mucho”.

“Creo que la gran ventaja que tenemos es que todos llevamos muchos años en el boxeo y podemos charlar de igual a igual con los muchachos y las chicas”, dice Carrera. “Hablamos el mismo idioma, hemos tenido los mismos sueños, las mismas esperanzas, las mismas ganas”.

“Y todo este tiempo de concentración sirvió mucho para que cada uno fuera mejorando y se pudieran corregir defectos y puntualizar en las virtudes”, cierra Nieva.

La Selección Argentina sueña con Tokio y sus corazones laten con más fuerza que nunca cuando suena la campana y empieza un nuevo asalto…