Tszyu consumó ante Spark un nocaut anunciado

play
¡Tim Tszyu liquidó a Steve Spark en el tercer round! (2:40)

La máquina australiana no tuvo piedad y con dos ganchos tremendos mandó a la lona a su compatriota. (2:40)

Tim Tszyu debía enfrentarse a Michael Zerafa en la pelea de esta noche, pero después de que Zerafa se retirara por las preocupaciones de Covid, Tszyu no tuvo piedad con su compatriota Steve Spark.

El ascendente australiano Tim Tszyu no tuvo contemplaciones para con un rival que aceptó enfrentarlo con apenas una semana de preparación, y logró su quinto nocaut en sus últimas cinco presentaciones.

Tim derrotó este miércoles por la noche en la tercera ronda de un combate programado a 10en el Newcastle Entertainment Center en Nueva Gales del Sur, Australia, a su compatriota Steve Park. Tszyu, quien está clasificado como el número 7 por The Ring en 154 libras, le provocó dos caídas en la tercera vuelta, ambas cortesía de ganchos de izquierda perfectamente colocados al cuerpo. Cuando Spark cayó por segunda vez, el réferi Brad Vocale detuvo la pelea sin administrar un conteo. El tiempo oficial era 2:22.

Tszyu, hijo de la leyenda del boxeo Kostya Tszyu, tiene un récord perfecto19-0, 15 nocauts y es actualmente el retador número uno de la OMB. El titular de esa organización, Brian Castaño, está programado para enfrentarse al titular de la FIB, la AMB y su homólogo del CMB, Jermell Charlo, en una pelea de campeonato indiscutible el 17 de julio en San Antonio.

Si bien Spark puede ser relativamente desconocido, tiene un récord impresionante de 12-1, llevándose 11 de esas victorias por nocaut. Tszyu, de 26 años, estaba originalmente programado para enfrentarse al candente rival Michael Zerafa, pero ese enfrentamiento fracasó la semana pasada cuando este último expresó su preocupación por las restricciones de Covid. Spark, que estaba entrenando para una cita el 24 de julio, intervino obedientemente para salvar el día, pero, como se esperaba, estaba fuera de su alcance.

Spark, a pesar del aviso increíblemente corto, había afirmado que no estaba aquí solo para llenar un lugar. «Estoy aquí para ganar esta pelea y estoy aquí para destronar la cara del boxeo australiano», dijo Spark a los periodistas, antes de la pelea. Se ve que le sobraba confianza, pero que no le alcanzó para mantenerse en pie.